Liturgia – San Felipe Neri

SAN FELIPE NERI, presbítero, memoria obligatoria

Misa de la memoria (blanco).

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio común o de la memoria

Leccionario: Vol. II

  • Hch 18, 1-8. Se quedó a vivir y trabajar en su casa, y discutía en la sinagoga.
  • Sal 97.El Señor revela a las naciones su salvación.
  • Jn 16, 16-20.Estaréis triste, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.

O bien: cf. vol. IV.


Antífona de entrada          Cf. Rom 5, 5; 8, 11
El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el mismo Espíritu que habita en nosotros. Aleluya

Monición de entrada y acto penitencial
Celebramos hoy la memoria de san Felipe Neri, presbítero, que, con su estilo de vida evangélico de bondad y alegría, ejerció gran influencia entre la juventud de su tiempo en Roma, donde pasó la mayor parte de su vida. Fruto de su experiencia espiritual, fundó el Oratorio para compartir en común el trato familiar con la Palabra de Dios y la oración, fomentando, entre los fieles, una santidad que puede ser alcanzada en cualquier estado de vida sin separarse del mundo. Murió en Roma el año 1595.

Yo confieso…

Oración colecta
OH, Dios,
que no cesas de enaltecer a tus siervos
con la gloria de la santidad,
concédenos, por tu bondad, que el Espíritu Santo
encienda en nosotros aquel mismo fuego
que atravesó admirablemente el corazón de san Felipe Neri.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos confiados a Dios Padre, que quiso que Cristo fuera la primicia de la resurrección de los hombres.

1.- Para que el Espíritu de Cristo reconforte a la Iglesia con la certeza de su presencia alentadora. Roguemos al Señor.

2.- Para que el Espíritu consolador alivie y consuele a los que lloran en la soledad de sus vidas. Roguemos al Señor.

3.- Para que el Espíritu de Cristo conduzca a los que rigen los destinos de los pueblos a la búsqueda de la justicia y de la paz. Roguemos al Señor.

4.- Para que el Espíritu nos recuerde que Cristo está, de un modo nuevo, vivo entre nosotros hasta el fin de los tiempos. Roguemos al Señor.

Te lo pedimos, Padre, en nombre de tu Hijo Jesucristo, Señor nuestro, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
AL ofrecerte, Señor, este sacrificio de alabanza,
te rogamos que, a ejemplo de san Felipe Neri
nos consagremos siempre con entusiasmo
a glorificar tu nombre y a servir al prójimo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Jn 15, 9
Como el Padre me ha amado, así os he amado yo, dice el Señor; permaneced en mi amor. Aleluya.

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS con las delicias del cielo,
te pedimos, Señor,
que, a imitación de san Felipe Neri,
procuremos siempre aquello que nos asegura vida verdadera.
Por Jesucristo, nuestro Señor.