Comentario al evangelio – Martes XIII de Tiempo Ordinario

Tormenta en una taza de té

Debatamos:

Yo digo: «¿Quién no tendría miedo en tal tormenta? ¿Acaso los discípulos no eran humanos?»

Tú dices: «Pero Jesús está en el barco con los discípulos. ¿Por qué tener miedo?»

Yo digo: «Pero Él está dormido. ¿Cómo lo sabe?»

Tú dices: ¿No está escrito: «Yo dormía, pero mi corazón estaba despierto»? (Cantar 5:2)

Yo digo: «Entonces debería haber hecho algo».

Tú dices: «¡Él es el Verbo que creó el mundo!»

Yo digo: «Pero en el sueño, ¿no es silenciosa la Palabra

¡Hombres de poca fe! ¿Por qué dudaron? Al final, todo resultó ser una mera tormenta en una taza de té (o una tempestad en una tetera, si lo prefieres). Porque, incluso en su sueño, sabe; incluso en su silencio, manda. Podemos estar tranquilos.

Paulson Veliyannoor, CMF