Liturgia – Lunes XXVII de Tiempo Ordinario

LUNES DE LA XXVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de feria (verde)

Misal: cualquier formulario permitido; Prefacio común.

Leccionario: Vol. III-par

  • Gál 1, 6-12. No he recibido ni aprendido de ningún hombre el Evangelio, sino por revelación de Jesucristo.
  • Sal 110. El Señor recuerda siempre su alianza.
  • Lc 10, 25-37. ¿Quién es mi prójimo?

Antífona de entrada          Sal 118, 137. 124
Señor, tú eres justo, tus mandamientos son rectos. Trata con misericordia a tu siervo.

Monición de entrada y acto penitencial
Según una vieja historia judía, un padre le dice a su hijo pequeño: “Creo que Dios creó al hombre y a la mujer porque le gusta contar historias,  y quería a alguien que las pudiera contar también.”  — Tenemos a Jesús con nosotros hoy para contarnos la historia inmortal del Buen Samaritano. ¿Quién es mi prójimo? Cualquiera que me necesite. Sea quien sea. Y   “anda y haz tú lo mismo.”

• Tú que no has rechazado sufrir por nosotros. Señor, ten piedad.
• Tú que eres el Mesías. Cristo, ten piedad.
• Tú que nos salvas con tu muerte y resurrección. Señor, ten piedad.

Oración colecta
MUÉSTRATE propicio con tus siervos, Señor,
y multiplica compasivo los dones de tu gracia sobre ellos,
para que, encendidos de fe, esperanza y caridad,
perseveren siempre, con observancia atenta,
en tus mandatos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Elevemos, hermanos, fervientes oraciones a Dios nuestro Padre.

1.- Para que proteja y guíe a su Iglesia santa. Roguemos al Señor.

2.- Para que el Señor llene de su gracia a los obispos, sacerdotes y ministros. Roguemos al Señor.

3.- Para que conceda a todo el mundo la justicia y la paz. Roguemos al Señor.

4.- Para que socorra a los que están en algún peligro. Roguemos al Señor.

5.- Para que a nosotros mismos nos conforte y conserve en su servicio. Roguemos al Señor.

Te pedimos, Dios de bondad, que te muestres favorable a las oraciones de los que te suplican. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
OH, Dios,
autor de la piedad sincera y de la paz,
te pedimos que con esta ofrenda veneremos dignamente tu grandeza
y nuestra unión se haga más fuerte
por la participación en este sagrado misterio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Sal 41, 2-3
Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío; mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo.

Oración después de la comunión
ASISTE, Señor,
a tu pueblo y haz que pasemos del antiguo pecado
a la vida nueva a los que hemos sido alimentados
con los sacramentos del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.