Liturgia – Sábado XXXIV de Tiempo Ordinario

SÁBADO DE LA XXXIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO o SANTA MARÍA EN SÁBADO, memoria libre o

Misa de sábado (verde) o de la memoria (blanco)

Misal: Para el sábado cualquier formulario permitido / para la memoria de santa María en sábado del común de la bienaventurada Virgen María o de las «Misas de la Virgen María», de un domingo del Tiempo Ordinario. Prefacio común o de la memoria.

Leccionario: Vol. III-par.

  • Ap 22, 1-7. Ya no habrá más noche, porque el Señor los iluminará.
  • Sal 94. Maranatá. ¡Ven, Señor Jesús!
  • Lc 21, 34-36. Estad despiertos, para que podáis escapar de todo lo que está por suceder.

Antífona de entrada
Dichosa eres, santa Virgen María, y digna de toda alabanza: porque de ti nació el sol de justicia, Cristo nuestro Dios, por quien fuimos salvados y redimidos.

Monición de entrada y acto penitencial
Celebramos hoy la memoria de la Virgen María, Madre en la gracia, intercesora nuestra ante Dios, modelo de orante y Virgen de la acogida profunda, la Madre de Dios presenta los rasgos que nos hacen venerarla en la Iglesia, de la que es miembro excelente modelo y Madre.

Yo confieso…

Oración colecta
DIOS todopoderoso, concede a tus fieles,
alegres bajo la protección de la santísima Virgen María,
verse libres, por su intercesión,
de los males de este mundo y alcanzar los gozos eternos del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Dirijamos confiados nuestra oración a Dios Padre, que ha prometido habitar en los corazones de aquellos que, como María, guardan su Palabra.
R. Danos, Padre, tu Espíritu Santo.

1.- Por los pastores de la Iglesia, para que, formados en la escuela de María, reina de los Apóstoles, sean fieles mensajeros de la Palabra de Dios y dispensadores incansables de su misericordia. Oremos. R.

2.- Por los pueblos afligidos a causa de la guerra y las discordias, para que todos se convenzan de que la paz tiene su raíz en la conversión del corazón, que hace pasar del egoísmo a la generosidad y de la violencia al respeto del prójimo. Oremos. R.

3.- Por todos los cristianos, para que, participando en la alegría de María, vivan con autenticidad su propia vocación, dando testimonio de fidelidad radical al mandamiento nuevo del amor. Oremos. R.

4.- Por los enfermos, para que hallen en María ayuda y consuelo, y en los hermanos solidaridad generosa que aliente su esperanza. Oremos. R.

5.- Por nosotros, aquí reunidos, para que, guardando la Palabra que hemos escuchado, seamos servidores fieles y testigos del reino entre los hombres. Oremos. R.

Oh, Dios, por intercesión de María, que nos precede en la peregrinación de la fe, fortalece en nosotros el deseo del bien, refuerza nuestra esperanza y confírmanos en la caridad. Por Jesucristo nuestro Señor

Oración sobre las ofrendas
ACOGE Señor,
las súplicas y ofrendas de los fieles,
que te presentamos en la memoria de santa María, Madre de Dios,
para que te sean agradables y nos obtengan el auxilio de tu protección.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. LC 1, 48
El Señor ha mirado la humildad de su esclava, desde ahora me felicitarán todas las generaciones.

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS con los sacramentos de la salvación
te pedimos con humildad, Señor, que,
al celebrar piadosamente la memoria de la bienaventurada Virgen María, Madre de Dios,
merezcamos gozar siempre del fruto de tu redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Anuncio publicitario