Liturgia – Jueves I de Adviento

JUEVES DE LA I SEMANA DE ADVIENTO, feria

Misa de feria (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio I o III de Adviento.

Leccionario: Vol. II

  • Is 26, 1-6. Que entre un pueblo justo, que observa la lealtad.
  • Sal 117.Bendito el que viene en nombre del Señor.
  • Mt 7, 21. 24-27.El que hace la voluntad del Padre entrará en el reino de los cielos.

Antífona de entrada Cf. Sal 118, 151-152
Tú, Señor, estás cerca y todos tus caminos son verdaderos; hace tiempo comprendí tus preceptos, porque tú eres eterno.

Monición de entrada y acto penitencial
La Primera Lectura procede de un encarte en el libro de Isaías, que seguramente fue escrito en un período posterior. Habla del juicio de Dios y de la victoria de Dios sobre las “ciudades del pecado”. Pero Jerusalén, comunidad de Dios, ciudad de Dios, permanecerá. Los que son fieles a Dios pueden fiarse de él. Él es fiel y sólido como una roca.

Los que aceptan el llamado retador de las palabras de Jesús, viviendo como discípulos, están edificando sobre roca. Esto se realiza tanto en el discípulo individual, como en la comunidad de la Iglesia.

• Tú que vienes con gran poder. Señor, ten piedad.
• Tú que purificas el mundo con el fuego de tu Espíritu. Cristo, ten piedad.
• Tú que vienes para crear un cielo nuevo y una tierra nueva. Señor, ten piedad.

Oración colecta
DESPIERTA tu poder, Señor,
y ven a socorrernos con tu fuerza,
para que la gracia de tu bondad
apresure la salvación que retrasan nuestros pecados.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Confiando plenamente en el Señor, la Roca perpetua que nos salva y da la profundidad, pidámosle ahora confiadamente que nos conceda la salvación que nos trae Jesucristo.

1.- Para que la gente encuentre en la fe y el amor de nuestras comunidades cristianas el apoyo necesario para ser fieles a Dios y entregados solidariamente los unos a los otros, roguemos al Señor.

2.- Para que los que sufren sigan poniendo su confianza en Dios y encuentren fortaleza en Cristo crucificado, roguemos al Señor.

3.- Para que nosotros aprendamos a confiar y a fiarnos los unos de los otros como hermanos en Cristo, roguemos al Señor.

Señor Dios, que eres una roca sólida, segura y fiable, atiende nuestras súplicas, y concédenos que nuestra fe no se tambalee en medio de las tormentas y tensiones de nuestro tiempo, sino que, ardiendo en deseo por cumplir tu voluntad, permanezcamos fieles al mandamiento del amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor,
los dones que te ofrecemos,
escogidos de los bienes que hemos recibido de ti,
y lo que nos concedes celebrar con devoción
durante nuestra vida mortal,
sea para nosotros premio de tu redención eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o III de Adviento

Antífona de comunión Tit 2, 12-13
Llevemos ya desde ahora una vida sobria, justa y piadosa, aguardando la dicha que esperamos y la manifestación de la gloria del gran Dios.

Oración después de la comunión
FRUCTIFIQUE en nosotros, Señor,
la celebración de estos sacramentos,
con los que tú nos enseñas, ya en este mundo que pasa,
a descubrir el valor de los bienes del cielo
y a poner en ellos nuestro corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Anuncio publicitario