Liturgia – Sábado I de Adviento

SÁBADO DE LA I SEMANA DE ADVIENTO, feria

Misa de sábado (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio I o III de Adviento.

Leccionario: Vol. II

  • Is 30, 19-21. 23-26. Se apiadará de ti al oír tu gemido.
  • Sal 146.Dichosos los que esperan en el Señor.
  • Mt 9, 35 – 10, 1- 5a. 6-8.Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas.

Antífona de entrada          Cf. Sal 79, 2. 4
Ven, Señor, tú que te sientas sobre querubines, muéstranos tu rostro sálvanos.

Monición de entrada y acto penitencial
Dios es compasivo. No puede permitir que su pueblo sufra. Esta actitud compasiva de Dios se ha hecho visible en la persona de Cristo.

El texto del Antiguo Testamento, que es quizás una elaboración sobre pensamientos de Isaías hecha por algún autor posterior, promete la restauración del pueblo de Dios después de su conversión. Dios tendrá compasión de su pueblo. Promete liberación del mal, de la enfermedad, del hambre, de la violencia, injusticia, a condición de que el pueblo se dé cuenta de su propia pobreza y de su incapacidad para vivir como debería sólo por sus propias fuerzas. Pero Dios obrará todo eso en el pueblo y con el pueblo.

En el Nuevo Testamento Jesús saldrá a nuestro encuentro para ayudarnos. Él envía a la Iglesia, aún hoy, a encontrar al pueblo en sus miserias y a aliviar todo sufrimiento.

• Tú que enseñas el camino a los pecadores. Señor, ten piedad.
• Tú que harás justicia en la tierra. Cristo, ten piedad.
• Tú que vendrás con poder y gloria a liberarnos. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH, Dios,
que para librar a la humanidad
de la antigua esclavitud del pecado
enviaste a tu Unigénito a este mundo,
concede a los que esperamos con fe el don de tu amor,
alcanzar la recompensa de la libertad verdadera.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Roguemos al Señor para que llame a muchos para hacerse pastores en nuestras comunidades cristianas, dispuestos a continuar, con celo y paciencia, la obra y misión de Jesús. 

1.- Para que los líderes de nuestras comunidades sean hermanos y hermanas de corazón grande, pacientes, generosos y compasivos, roguemos al Señor.

2.- Para que proclamen el evangelio como Buena Noticia de salvación, que traiga a todos alegría, justicia y amor, roguemos al Señor.

3.- Para que con su vida sean ejemplos vivos de lo que enseñan y predican, y así el mensaje del evangelio se haga creíble por medio de ellos, roguemos al Señor.

Dios de compasión y misericordia, que sanas los corazones destrozados y vendas sus heridas; escucha nuestras oraciones y vuelve nuestros ojos hacia ti; para que reconciliados contigo seamos mensajeros de la buena noticia de tu Reino, y así lleguemos a ser, todos juntos, el pueblo que vive en tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
HAZ, Señor, que te ofrezcamos siempre este sacrificio
como expresión de nuestra propia entrega,
para que se realice el santo sacramento que tú instituiste
y se lleve a cabo en nosotros eficazmente la obra de tu salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o III de Adviento

Antífona de comunión          Cf. Ap 22, 12
Mira, yo vengo pronto y traeré mi recompensa conmigo, dice el Señor, para dar a cada uno según sus obras.

Oración después de la comunión
IMPLORAMOS tu misericordia, Señor,
para que este divino alimento que hemos recibido,
nos purifique del pecado
y nos prepare a las fiestas que se acercan.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Anuncio publicitario