Liturgia – Lunes II de Adviento

LUNES DE LA II SEMANA DE ADVIENTO, feria

Misa de feria (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias, Prefacio I o III Adviento

Leccionario: Vol. II

  • Is 35, 1-10.Dios viene en persona y os salvará.
  • Sal 84.He aquí nuestro Dios; viene en persona y nos salvará.
  • Lc 5, 17-26.Hoy hemos visto maravillas

Antífona de entrada Cfr Jr 31, 10; Is 35, 4
Escuchad, pueblos, la palabra del Señor; anunciadla en los confines de la tierra: he aquí nuestro Salvador que viene, no temáis.

Monición de entrada y acto penitencial
En tiempo del exilio, en lo que se llama “el pequeño Apocalipsis” (Is 34 y 35),  un discípulo de Isaías describe el regreso de los judíos a Jerusalén y a la Tierra Santa como un retorno del Paraíso: no habrá pecado, ni sufrimiento, incluso ni fatiga, con todas las enfermedades curadas y con la creación participando en la liberación del pueblo, porque Dios habita en medio de su pueblo.

Estas expresiones entusiastas comienzan con mayor plenitud a hacerse realidad cuando Jesús viene, y perdona los pecados y cura las enfermedades, consecuencias y manifestaciones del pecado. Cuando aparece Jesús entre nosotros, viene para traer vida a los pobres. Sí, los cojos saltan de alegría, porque Dios ha tenido compasión de ellos por medio de Jesús. 

• Tú que vienes a despertarnos de nuestra inconsciencia. Señor, ten piedad.
• Tú que nos llamas a vivir en la esperanza. Cristo, ten piedad.
• Tú que eres el Futuro grandioso que nos aguarda. Señor, ten piedad.

Oración colecta
DIRIGE hacia ti nuestras súplicas, Señor,
para que los deseos de servirte con total pureza
nos conduzcan hasta el gran misterio
de la encarnación de tu Unigénito.
Él, que vive y reina contigo.

Oración de los fieles
Roguemos por todos los que están desanimados y se sientes solos, para que nosotros podamos ayudarles a superar sus miedos y restaurar su confianza y esperanza. Y decimos: R/ Señor, escucha nuestra oración.

1.- Por los físicamente discapacitados, para que todos sepamos respetarlos como personas perfectamente humanas, roguemos al Señor.

2.- Por nuestras comunidades cristianas, para que todos nosotros, sus miembros, nos sintamos llenos de la esperanza de que en Cristo podemos construir una Iglesia más evangélica y un mundo mejor, roguemos al Señor. 

3.- Para que todos nosotros seamos personas llenas de alegría y de esperanza cristiana, roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, que traes la paz a tu pueblo y la salvación a tus fieles, escucha la oración que te dirigimos y haz que en tu Hijo encontremos todos el perdón de los pecados y la alegría de una vida renovada. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor, los dones que te ofrecemos,
escogidos de los bienes que hemos recibido de ti,
y lo que nos concedes celebrar con devoción
durante nuestra vida mortal
sea para nosotros premio de tu redención eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o III de Adviento

Antífona de comunión Cf. Sal 105, 4-5; Is 38, 3

Ven, Señor, a visitarnos con tu paz para que nos alegremos delante de ti con un corazón íntegro.

Oración después de la comunión
FRUCTIFIQUE en nosotros, Señor, la celebración de estos sacramentos,
con los que tú nos enseñas, ya en este mundo que pasa,
a descubrir el valor de los bienes del cielo
y a poner en ellos nuestro corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Anuncio publicitario