Liturgia – Santa Águeda

SANTA ÁGUEDA, virgen y mártir, memoria obligatoria

Misa de la memoria (rojo)

Misal: 1ª oración propia y el resto del común de mártires (para una virgen mártir) o de vírgenes (para una virgen), o de un domingo del Tiempo Ordinario; Prefacio común o de la memoria. Conveniente Plegaria Eucarística I.

Leccionario: Vol. III-impar

  • Heb 13, 15-17. 20-21. Que el Dios de la paz, que hizo retornar de entre los muertos al gran pastor, os confirme en todo bien.
  • Sal 22. El Señor es mi pastor, nada me falta.
  • Mc 6, 30-34. Andaban como ovejas que no tienen pastor.

Antífona de entrada
Esta virgen valiente, ofrenda de pureza y castidad, sigue al Cordero crucificado por nosotros.

Monición de entrada y acto penitencial
Joven siciliana que dio la vida por Cristo en Catania, durante la persecución del emperador Decio (251). Sus conciudadanos la invocan con mucha confianza, especialmente en las erupciones del volcán Etna. Su culto se extendió pronto por el Oriente y el Occidente.

Yo confieso…

Oración colecta
SEÑOR,
que santa Águeda, virgen y mártir,
nos alcance tu perdón,
pues ella te agradó siempre por la fortaleza en el martirio
y por el mérito de su castidad.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Reflexión
Al retorno de su misión, los apóstoles refieren a Jesús –llenos de euforia– lo exitoso de sus actividades. Es conmovedor el solícito comportamiento del Señor, que de inmediato se preocupa por el debido reposo de los «Doce», una vez que han realizado sus fatigas misioneras. Y no menos impresionante es la premura de las multitudes «que no le dejaban tiempo ni para comer». En esta incontenible búsqueda que la gente hace de Jesús, resalta el firme deseo de ir en pos de un auténtico «pastor», el único capaz de compadecerse de ellos.

Oración de los fieles
Dirijamos nuestras preces suplicantes a Dios Padre, pidiéndole que nos transforme en testigos valientes del evangelio.

1.- Para que seamos agradecidos a Dios por toda la misericordia y compasión que nos muestra constantemente,  roguemos al Señor.

2.- Para que el Pueblo de Dios aprenda a ser una comunidad compasiva especialmente para con todos los que sufren y se sienten oprimidos, roguemos al Señor.

3.- Para que nosotros seamos gente de paz, que intentemos sinceramente comprendernos unos a otros y que busquemos reconciliación cuando estemos divididos, roguemos al Señor.

Atiende complacido, Señor, las oraciones de tu pueblo, y haz que, por la fuerza de tu Espíritu, sepamos vivir, como Juan el Bautista, asumiendo los riesgos de nuestra fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR,
que los dones que te presentamos en la fiesta de santa Águeda
sean tan agradables a tu bondad
como lo fue para ti el combate de su martirio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Ap 7, 17
El Cordero que está delante del trono los conducirá hacia fuentes de aguas vivas.

Oración después de la comunión
OH, Dios,
que coronaste a la bienaventurada Águeda entre los santos
con el doble triunfo de la virginidad y del martirio,
concédenos, en virtud de este sacramento,
vencer con fortaleza toda maldad
y alcanzar la gloria del cielo.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Anuncio publicitario