Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Adviento’ Category

Lunes IV de Adviento

LUNES IV de ADVIENTO

(24 de diciembre)

José era un hombre bueno, un hombre bueno y generoso, por eso Dios se hizo presente en su vida y le enconmendó una misión: cuidar a María y al niño que estaba esperando.
No lo tuvo fácil, pero no le importó fue capaz de olvidarse de todas las dificultades porque sabía que maría le necesitaba. Se f´ió de Dios, como ella y decidió que su vida estaría dedicada a ellos, cuidándolos, protegiéndolos… siempre pendiente de sus necesidades.
José cuidó de María y preparó con cariño la venida del Niño.

Para reflexionar

• ¿Cómo ando de generosidad?

• ¿Soy capaz de descubrir lo que necesitan los demás?

• O ¿Sólo pienso en lo que necesito y quiero yo?

• ¿Estoy atento y disponible para ayudar a los demás?

Oración

Señor ayúdanos a ser generosos
con los demás.
Ayúdanos a descubrir que todos
somos importantes, porque a todos
nos has creado y nos has regalado unas
cualidades que ofrecer a los demás.
No nos dejes ser egoístas y pensar solo en nosotros,
ayúdanos a estar atentos y a salir al paso
de lo que los demás necesiten,
poniendo en juego eso que de especial
e importante tenemos.

Anuncios

Read Full Post »

Domingo IV de Adviento

DOMINGO IV de ADVIENTO

(23 de diciembre)

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y,
antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba
un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era justo y no quería
denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta resolución,
se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
— «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte
a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella
viene dle Espíritu Santo. Dará a luz un hijo,
y tú le pondrás por nombre Jesús,
porque él salvará a su pueblo de los pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliese
lo que había dicho el Señor por el profeta:
Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo
y le pondrá por nombre Emmanuel
que significa “Dios-con-nosotros”.»
Cuando José se despertó,
hizo lo que le había
mandado el ángel del Señor
y se llevó a casa a su mujer.
(Del evangelio según san Mateo. Mt 1, 18-24)

Read Full Post »

CUARTA SEMANA

 
La Navidad está cerca; no, mejor, la Navidad está ya aquí.
Todo parece preparado: ya casi estamos de vacaciones, la televisión -en sus anuncios- sólo habla de Navidad; en nuestra casa ya hemos “montado” el Belén, se escuchan villancicos por las calles, en los comercios… pero, ¿sólo esto va a ser nuestra Navidad?
María, contenta por lo que siente que va a suceder, tiene la necesidad de correr a comunicar a su familia la Buena Noticia de la cercana Salvación.
Al igual que María nosotros los cristianos, que nos hemos ido empapando de cada una de las gotas de la lluvia misericordiosa de Dios en este Adviento, sentimos la necesidad de ser anunciadores del próximo nacimiento del Señor, para que todos puedan vivir la Navidad.
Oración
 
Quisiera, Señor,
correr a anunciar a todos,
la Buena Noticia del nacimiento de Jesús.
Llevarla a mis amigos y conocidos,
a mi familia y a mis vecinos,
a todas las personas y niños
con los que me encuentre.
Como María,
quiero presentarme a los demás,
porque el mundo necesita de Ti,
como la tierra reseca necesita de la lluvia.
En este tiempo de Adviento
he procurado dejarme empapar por tu Palabra;
he recogido en mis manos
parte de la lluvia que Tú nos has regalado;
por eso, quiero ser portador de tu gracia,
de tu misericordia;
ofrecer a los demás mi alegría
y la Buena Noticia de que Tú,
Dios del amor misericordioso,
estás acampado entre nosotros.
Gracias, Señor.

Read Full Post »

Sábado III de Adviento

SÁBADO III de ADVIENTO

(22 de diciembre)

Nuestra oración se transforma en admiración por María. En ella se refleja el amor de Dios a los hombres. Con ella también nosotros queremos vivir nuestra vida diciendo “sí” a Dios. En nuestra oración a María hemos aprendido a llamarla “Madre”, y no sólo a llamarla, sino también a tratarla con confianza, como lo hizo Francisco:

“¡Salve, Señora, Santa Reina, Santa Madre de Dios!
María, virgen hecha iglesia,
y elegida por el santísimo Padre del cielo,
consagrada por Él con su santísimo Hijo amado
y el Espíritu Santo paráclito;
que tuvo y tiene toda la plenitud de la gracia y todo bien.
¡Salve, palacio de Dios!
¡Salve, tabernáculo de Dios!
¡Salve, casa de Dios!
¡Salve, vestidura de Dios!
¡Salve, esclava de Dios!
¡Salve, madre de Dios!

Ellos verán la gloria el Señor,
la belleza de nuestro Dios.
Fortaleced las manos débiles,
robusteced las rodillas vacilantes;
decid a los cobardes de corazón:
«Sed fuertes, no temáis.
Mirad a vuestro Dios,
que trae el desquite;
viene en persona, resarcirá y os salvará.»

(Del Libro de Isaías. Is 35, 2b-4)

“VERÁN LA GLORIA DEL SEÑOR”

Read Full Post »

Viernes III de Adviento

VIERNES III de ADVIENTO

(21 de diciembre)

María, llena de gracia,
nos dirigimos a ti para alabarte,
para alabar a Dios que ha hecho en ti maravillas.

María, pobre y humilde,
enséñanos a vaciarnos de nosotros mismos,
a estar cerca de los pobres,
ellos que son tus hijos más queridos.

María, fiel y obediente,
escuchaste la palabra y la guardaste,
dijiste a Dios “sí” incondicionalmente,
supiste ponerte en sus manos,
ayúdanos a crecer y a confiar.

María, ejemplo de caridad,
te pusiste al servicio de todos,
vives para los demás,
enséñanos a servir, enséñanos a amar.

María, madre de misericordia,
cambia nuestro corazón duro,
que nuestro corazón se parezca al tuyo.

María, mujer de silencio y escucha,
enséñanos a orar, a meditar,
a guardar la Palabra hasta que dé fruto.

María, mujer de esperanza,
Virgen del Adviento,
que adelantaste con tu respuesta la llegada del Mesías,
que sepamos tener nuestro corazón alerta
y nuestras lámparas encendidas.

(De la publicación de Cáritas para el Adviento y la Navidad de 2000. p. 32. Adaptación de J.C.)

Read Full Post »

Jueves III de Adviento

JUEVES III de ADVIENTO

(20 de diciembre)

Dentro de pocos días nos juntaremos con la familia y celebraremos la Navidad, un tiempo de fiesta, felicidad, alegría… un año más de cantar villancicos, de hacer regalos y estar de fiesta.
¿Pero, de verdad es alegría lo que sentimos, o todo se reduce a vacaciones y a olvidarnos de los problemas y preocupaciones de todo el año?
¿Qué pasa con las personas que no pueden celebrar nada estos días?
Porque… también se sufre en Navidad. La gente que pasa hambre también lo pasa en Navidad, la gente que está marginada en nuestra sociedad también lo está en Navidad y muchas otras injusticias que se siguen cometiendo aunque estemos en Navidad.
Nosotros tenemos la última palabra, Dios ya ha bajado para estar con nosotros, pero sólo se quedarán donde se le acepte y donde lo importante sea elhombre y no el poder, donde el compartir se imponga al acumular, donde fraternidad sea la forma de vida en lugar del ansia de subir y escalar puestos.

Nosotros tenemos la decisión de vivir una Navidad sujetos a los clichés sociales de consumismo y despreocupación, donde lo único que vale es ser mejor y vivir el momento. O por el contrario, vivir una Navidad de servicio y de preocupación por los que tenemos más cerca sin esperar nada a cambio.

Read Full Post »

MIÉRCOLES III de ADVIENTO

(19 de diciembre)

TODOS

Me siento atrapado, Señor.
Me siento cautivo de una sociedad que me arrastra.
Me siento condenado a vivir lo que me hace morir.
Me siento apenado y triste porque, aquí y ahora no te encuentro.
Fortalece mis manos para estrechar las de los demás.
Robustece mis rodillas para caminar con firmeza hacia ti.
Alienta mi corazón para salir de mi mundo.
Ilumina mi mente para aceptar tu misión y ser tú con todos los hombres.

Aunque Todos somos diferentes, creemos en una tierra de justicia.
Todos somos diferentes, pero buscamos la Verdad.
Todos somos diferentes, pero queremos crear paz.
Todos somos diferentes, pero te esperamos a ti, Señor.
Y es que, Todos somos importantes para los demás.
Todos somos importantes para transformar calamidades y miserias.
Todos somos importantes para anunciar juntos
tu Reino de los Cielos aquí, en la Tierra.
Y es que, Todos somos importantes para ti, Señor.
Amén.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: