Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Adviento’ Category

por ALBERTO PÉREZ PASTOR, S.J.
y JOSÉ LUIS SABORIDO CURSACH, S.J.

• Siguiendo esta idea de LOS ZAPATOS DEL CAMINANTE, os sugerimos un proyecto concreto que puede asumirse como “Jornada extra”, como simple celebración o como “Misa Familiar”, que podéis encontrar de modo completo en la revista HOMILÉTICA, nº 2018/6.

• El Adviento es un camino de cuatro semanas, que en la práctica quedan reducidas a tres y, si las catequesis o Jornadas las hacemos entre semana, el tiempo se acorta todavía más. En todo caso, reducimos el Adviento a tres semanas, dejando una cuarta como prolongación navideña.

• Aunque las familias sólo se nombran de pasada, estaría muy bien que también ellas pudieran participar.

Temporalización y contenido

Las semanas quedan estructuradas de esta manera:

TEMPORALIZACIÓN CONTENIDO ZAPATOS DEL ADVIENTO
1ª semana (2-8 dic.) “Cumpliré la Promesa” (Jer 33,14-15)
 “¡Estad despiertos!” (Lucas 12:39-40) Con zapatos nuevos
2ª semana (9-15 dic.) “¡Allanad el camino!” (Lc 3, 1-6) Con zapatos ligeros
3ª semana 
(16-22 diciembre) “El que tenga dos túnicas…” (Jn 1,6-8. 19-28) Con dos pares de zapatos
4ª semana (Navidad) “Un Niño envuelto en pañales” Con los patucos del Niño

Materiales

• El mapa del Adviento.
• Los dibujos impresos de los calzados semanales en tamaño adecuado para que puedan ser pegados en el mapa del Adviento.
• La corona del adviento: cada semana comenzamos con un pequeño rito en torno a la corona del Adviento. A la 1ª semana le daremos cierta solemnidad.
• Power Point “Los zapatos del adviento”, que puede solicitarse a la dirección: jlsabo@salterrae.es

page12image3875904

PRIMERA SEMANA
2-8 de diciembre de 2018
CON ZAPATOS NUEVOS
“¡ESTAD DESPIERTOS!”

1. PREGÓN DEL ADVIENTO

(El lugar está poco iluminado, pero con luz suficiente. Lugar especial y céntrico para colocar en su momento la corona del Adviento).

1. Introducción

Hoy inauguramos un tiempo muy especial: el Adviento. Un tiempo muy bonito en el que los cristianos preparamos el cumpleaños de Jesús, la fiesta en que toda la Iglesia se viste de alegría, porque va a nacer el gran vencedor del mal del mundo: Dios encarnado en un Niño. Vencer el mal no es cosa de película de buenos y malos. Vencer el mal más profundo de la humanidad es cosa de Dios. Algo tan grande y tan importante que, en un momento de la historia del mundo, Dios quiso hacerse hombre en Jesús. El Niño Dios y Hombre, que vino a salvarnos. Algo impensable, incomprensible, porque ese Niño encierra toda la sabiduría infinita de Dios.

2. Pregón

Catequista/profesor:

Comenzamos el Adviento.
Tiempo de espera y de ilusión.
Tiempo de anunciar y denunciar muchas cosas,
de pregonar a voz en grito “felicidades”,
de vivir entre luces y sombras.
Tiempo de velar con ojos bien abiertos
de descubrir caminos para no tropezar,
tiempo de acoger y sonreír,
de vivir la alegría de la espera,
niños y mayores, hombres y mujeres.
Tiempo de proclamar a los pobres
y a los que sufren
la Buena Noticia de Jesús.

(Aparecen dos niños llevando despacio la “corona del Adviento” y se colocan en el centro mostrándola a los asistentes)

3. Rito de la Corona del Adviento

Presidente:

Queremos empezar con este gesto solemne, colocando en el centro la corona del Adviento. Pueblos anteriores al cristianismo anunciaban el nacimiento de la primavera con verdes coronas y con hogueras. Los cristianos continuaron utilizando este rito, para anunciar la llegada de Jesús.

(Depositan la corona en un lugar céntrico y vuelven a sus asientos. Se acercan desde el fondo, un niño/a llevando la 1ª vela morada y un catequista/profesor. Se colocan en el centro mirando a los asistentes)

Catequista/profesor:

Hoy este rito está presente en todo el mundo. En casi todas nuestras iglesias se prepara la corona del Adviento con sus cuatro velas. Hoy presentamos al Señor nuestra primera vela, pidiéndole al Señor que venga y que estamos dispuestos a prepararnos para su venida.

Bendición de la Corona (si hay un sacerdote, él sería el más apropiado para hacerlo):

Señor Jesús, queremos hoy encender la primera vela morada de la Corona del Adviento. Sabemos que Tú eres la luz del mundo, que vence la tiniebla y la oscuridad. Sabemos también que Tú eres la esperanza de la humanidad, y por eso traemos la vela teñida de morado, que significa preparación y vigilancia. Hoy, para inaugurar nuestro Adviento, te pedimos que derrames tu bendición sobre esta corona. Ella nos recordará que tenemos que estar bien despiertos esperando tu venida. Ayúdanos a cambiar el mal que nos rodea y convertirlo en bien. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Niño/a: Encendemos, Señor, esta luz, para salir de la oscuridad, a tu encuentro. Queremos despertar y levantarnos para caminar alegres hacia ti a lo largo del Adviento. ¡Ven Señor Jesús!

Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
(Se le ayuda a encender la vela y la coloca en la corona. Es el momento de encender todas las luces)
Sacerdote: Y oramos todos juntos. Para que el mundo vea
Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
Sacerdote: Para que seamos más hermanos
Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
Sacerdote: Para que no haya gente sin esperanza
Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
Sacerdote: Para vencer el mal del mundo
Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
Sacerdote: Para que nos repartamos mejor los bienes de la tierra.
Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
Sacerdote: Para que cambiar el egoísmo por el amor.
Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
Sacerdote: Para que nos preparemos a vivir bien la Navidad como a Ti te gusta,Todos: ¡Ven, Señor Jesús!

4. Lecturas y comentario

Evangelio: Lucas 12:39-40 Comentario

• Siempre hay que estar preparado para cuando venga Jesús.

• ¿Qué significa estar preparados y no estar preparados?… (con ilusión, rezando, sin despistarse con la falsa Navidad, etc.)

• Hoy, como en una carrera, damos “la salida” del Adviento. Ahí delante tenemos el mapa del Adviento, con un recorrido de cuatro semanas. Pero, para recorrerlo, necesitaremos un buen calzado: cada semana unos zapatos diferentes, dependiendo de qué camino haya que recorrer. Nos ayudarán para caminar alegres, ligeros y sin ampollas hasta el portal, donde nos espera el Niño recién nacido En esta celebración, pues, inauguramos “LOS ZAPATOS DEL ADVIENTO”

5. Un gesto

Esta semana vamos a comenzarla calzando unos zapatos nuevos, y tirar los viejos al cubo de la basura. Porque necesitamos mirar bien atentos y de una manera nueva, sin fijar nuestra mirada en las cosas que nos separan de Jesús. Por eso, vamos a colocarnos junto (alrededor de) a la corona del Adviento y nos sentamos en el suelo. Allí le vamos a decir a Jesús que estamos dispuestos a estrenar los zapatos del Adviento. (Dependerá del local para moverse o no de los asientos)

(Sentados, se les invita a descalzar uno de sus zapatos y ofrecerlo con la mano. Luego se hace la oración).

Oremos Señor, aquí tienes nuestros zapatos: unos grandes, otros pequeños, unos usados, otros bonitos y de muchos colores. Pero queremos decirte que, en Adviento, queremos calzarnos unos zapatos nuevos: los zapatos para preparar tu venida. Ayúdanos a estar bien despiertos para que no nos despistemos y podamos llegar hasta el Portal de Belén.

6. Un propósito para la semana: Esta semana nos vamos a esforzar en…

Se concreta una manera de ponerse a caminar “en salida” y como vigilantes, de manera que quede claro el propósito de la semana. Si la celebración se hace con presencia de padres, se les hace ver que “no es cosa de niños, ni es para vivirlo cada uno por su cuenta”. El Adviento es para vivirlo en familia, en comunidad. Vigilar esta semana significa hacerlo en familia. Si hemos quedado en rezar, en no ser cómodos, etc. significa que lo vamos a comentar, que lo vamos a vivir durante la semana en familia, en referencia a la Navidad.

7. Conclusión

Como signo de calzarnos unos zapatos nuevos, os vamos a repartir dos calzados.

(Se sacan dos cajas de zapatos. Una nueva y bien adornada con un lazo. La otra, vieja y rota. Ambas contienen en su interior el dibujo de los zapatos que se van a repartir. Primero se abre solemnemente la nueva y se les reparte el calzado nuevo. Si se prefiere, se puede pegar con adhesivo en sus calzados).

Veréis que en el calzado nuevo tenéis una oración. Os la llevaréis a casa para colocarla en un lugar visible y rezarla (en familia) a lo largo de la semana. Ahora vamos a recitarla juntos antes de terminar la celebración.

Todos: Te presentamos, Padre nuestro, estos zapatos nuevos que queremos estrenar esta primera semana de Adviento. Son los zapatos de la vigilancia, de estar atentos, de estar despiertos para recibirte cuando vienes a nosotros cada día en los compañeros, en los familiares y en todas las personas que nos rodean. Con ellos queremos prepararnos bien para la fiesta de la Navidad. Ven, Señor Jesús.

Y, para terminar os entregaremos el calzado viejo. Conforme vayáis saliendo lo arrojaremos a la papelera, como signo de que no queremos preparar la Navidad con actitudes negativas que nos alejen del camino.

(Se les reparten los zapatos viejos y conforme van saliendo los depositan en una papelera que uno sostiene a la salida).

 

SEGUNDA SEMANA
9-16 de diciembre de 2018
CON ZAPATOS LIGEROS
“¡ALLANAD EL CAMINO!”

(Preside la corona del Adviento, con la 1ª vela encendida)

1. Introducción

Al iniciar esta segunda semana, nos hemos reunido de nuevo junto a la Corona del Adviento para seguir esperando con alegría el nacimiento de Jesús. La semana pasada comenzamos el Adviento encendiendo la 1ª vela de la corona. Era la vela morada de estar vigilantes y de preparar la venida de Jesús con unos zapatos nuevos. Comenzamos hoy la celebración de la segunda semana. En la segunda semana queremos encender la vela verde de la esperanza. Los profetas mantenían siempre viva la esperanza del pueblo de Israel. Nosotros, igual que los profetas, queremos esperar ilusionados la venida de Jesús, Atentos al rito de entrada.

2. Rito de la Corona del Adviento

(Como la semana pasada, se acercan desde el fondo, un niño/a llevando la 2ª vela verde y un catequista/profesor. Se colocan en el centro mirando a los asistentes)

Catequista/profesor: Dios quiere venir a estar en medio de nosotros. Lo anuncia Juan Bautista y se alegra la tierra.

Niño/a: Jesús: queremos preparar el camino para que vengas. Queremos arreglar los baches del egoísmo y del mal comportamiento. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!”

Catequista/profesor: Padre nuestro, queremos hoy encender la segunda vela verde de la Corona del Adviento, el verde de la esperanza. Sabemos que Tú eres la esperanza de los pobres y de toda la humanidad. Te pedimos que nos entren muchas ganas e ilusión de preparar el camino de tu venida, quitando todo lo que sea un estorbo para encontrarnos contigo. Ayúdanos a caminar con ilusión y con esperanza. Amén.

Niño/a: Encendemos, Señor, esta luz, para salir a tu encuentro con ilusión y esperanza. Queremos quitar del camino todo estorbo que nos impida llegar hasta ti. ¡Ven Señor Jesús!

Todos: ¡Ven, Señor Jesús!
(Se le ayuda a encender la 2ª vela y la coloca en la corona)

Cada semana se irán colocando los calzados, según se muestra en la imagen

3. Rito del cartel

Ya tenemos encendida la vela verde de la segunda semana. Pero todavía tenemos pendiente una cosa de la primera. ¿Habéis cumplido el compromiso que hicimos de los zapatos nuevos? ¿Cuál era? (Recordar el propósito que se hizo). Si lo habéis cumplido, podéis salir a pegar los zapatos nuevos en nuestro cartel de Adviento. (Se les invita a que salgan para pegar el zapato de la semana pasada en el mural. Se les va dando conforme salen, el “zapato nuevo” que se repartió, y se les ayuda a que lo peguen en el mural. No importa si se superponen al pegarlos)

4. Evangelio y comentario

Leemos ahora el relato del evangelio para esta segunda semana. Escuchad lo que nos dice Juan Bautista respecto al camino.

Evangelio: Lc 3, 1-6

Comentario

• Juan hablaba de cosas un poco raras: rellenar los baches del camino, allanar los montículos, hacer los caminos más rectos y sin curvas… ¿Qué significa todo eso? ¿Tenemos que coger pico y pala?

•¿Para qué tenemos que hacer eso?

•¿Qué montañas de obstáculos que tenemos en el corazón que no nos dejan llegar a Jesús? ¿Y en el mundo? ¿Cómo superarlos?

•¿Qué baches del corazón no nos dejan llegar hasta Jesús? ¿Y del mundo? ¿Cómo superarlos?

4. Un gesto

Cuando va llegando la Navidad, se nos llenan los escaparates, se encienden bombillas y en la tele hay más anuncios que en otros meses del año. Muchas de estas cosas se convierten en obstáculo para llegar a Jesús, porque la Navidad no son cosas sino personas, no son bombillas sino Jesús. Todo eso lo vamos a expresar cambiando de calzado:

1) Para atravesar montañas y valles necesitamos unas buenas botas de montaña… (Se muestra el dibujo de las botas pesadas de montaña, y un catequista/profesor lee esta oración)

Te ofrecemos estas botas pesadas, pero fuertes. Las usaremos para esforzarnos en allanar los montes y malos caminos que nos apartan de ti.

2) Después de atravesar montañas y valles, ya nos podemos quitar esas pesadas botas para rutas de montañeros y podemos calzarnos unos zapatos más cómodos para caminos llanos y sin baches (Se muestra el dibujo de unos zapatos ligeros, y un catequista/profesor lee esta oración:).

Padre nuestro: si allanamos el camino para que venga Jesús, no necesitamos botas de montaña. Por eso te ofrecemos estos zapatos ligeros: los zapatos del amor y del compartir. Con ellos queremos caminar hacia el Portal de Belén, para encontrar a Jesús en esta Navidad.

5. Propósito para la semana

Cada uno tiene que pensar qué montaña voy a quitar de mi corazón y qué bache voy a rellenar para allanar el camino a Jesús (se deja un tiempo para pensarlo. Después se puede preguntar cuáles son esos propósitos…). Esta semana nos vamos a esforzar en… (se les ayuda a concretar, según lo que hemos hablado en el Evangelio. Lo importante es que quede claro el propósito de la semana. Si hay presencia de familiares, procurar que no sea sólo cosa de niños)

6. Conclusión

Es el momento de asumir los propósitos que hemos formulado hace un momento. Vamos a entregaros el dibujo de los dos calzados y con él en la mano, mostraremos nuestra voluntad de cumplirlos. (Se les entrega una hojita pequeña con los dos dibujos: por una cara las botas de montaña, y por la otra cara los zapatos ligeros.):

Si queremos superar las montañas y los baches que no nos dejan llegar a Jesús, tenemos que llevar unas buenas botas. Levantad y mostrad todos, las botas de montaña. (Levantan bien alto el dibujo de la bota de montaña). Y rezamos así:

Jesús, no queremos caminar torpemente, ni tropezarnos en nuestro camino. No queremos meternos en caminos que nos alejan de Ti. Queremos arreglar los baches del egoísmo y del mal comportamiento.

Y ahora, ya sin obstáculos, hacemos un camino llano para ir con zapatos más ligeros. Vamos a enseñar ese zapato ligero…(Levantan el dibujo del zapato ligero). Y rezamos así:

Jesús, queremos caminar cómodos y ligeros con el calzado del amor para verte en los demás, para ayudarte en los demás, para quererte en los demás. Y hacer para ti un camino llano por donde llegues más deprisa y mejor hasta nosotros y nuestro mundo.

 

TERCERA SEMANA
17-22 de diciembre de 2018
CON DOS PARES DE ZAPATOS
“DOY EL PAR QUE ME SOBRA”

(Preside la corona del Adviento, con la 1ª y 2ª vela encendidas)

1. Introducción

Ya falta menos para Navidad. Durante la semana pasada nos hemos esforzado en quitar obstáculos que nos impiden avanzar y nos hemos calzados los zapatos del amor y la alegría para caminar ligeros. En esta tercera semana Juan Bautista sigue hablándonos, como en la semana pasada. La gente le preguntaba: ¿Qué tenemos que hacer? Y él les daba una respuesta a cada uno. Comenzamos la celebración dispuestos a preguntar también nosotros a Juan, esperando su respuesta: ¿Qué tenemos que hacer esta semana?

Vamos primero a realizar, como en semanas pasadas, el rito de la corona del Adviento.

2. Rito de la Corona del Adviento

(Como la semana pasada, se acercan desde el fondo, un niño/a llevando la 3ª vela roja, y un catequista/profesor. Se colocan en el centro mirando a los asistentes)

Catequista/profesor: En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz.
Hemos de preparad sus caminos, porque ya se acerca.

Juan Bautista no era la luz, sino el que nos anuncia la luz, que es Jesús.

Niño/a: Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser una antorcha para iluminar tu camino con la luz y el calor del compartir.
¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!”

Catequista/profesor: Señor Jesús, queremos iluminar el mal del mundo con tu luz. Queremos llevar la alegría de tu luz al que no la tiene. Ayúdanos a compartir tu luz. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Niño/a: Encendemos, Señor, esta luz, para que nos alumbre y nos ayude a ser solidarios y generosos.¡Ven, Señor Jesús!

Todos: ¡Ven, Señor Jesús!

(Se le ayuda a encender la 3ª vela y la coloca en la corona)

3. Rito del cartel

Ya tenemos encendida la vela roja de la tercera semana. Pero todavía tenemos pendiente una cosa de la segunda. ¿Habéis cumplido el propósito que hicimos de allanar los caminos y caminar con zapatos ligeros del amor y la alegría? ¿Cuál era? (Recordar el propósito que se hizo) Si lo habéis cumplido, podéis salir a pegar los zapatos ligeros en nuestro cartel de Adviento. (Se les invita a que salgan para pegar el zapato de la semana pasada en el mural. Se les va dando conforme salen, el “zapato ligero” que se repartió, y se les ayuda a que lo peguen en el mural. No importa si se superponen al pegarlos)

4. Evangelio y comentario

Leemos ahora el relato del evangelio para esta tercera semana. Escuchad la pregunta que le hicieron a Juan: “¿Qué debemos hacer?”, y lo que Juan Bautista les responde. También nosotros necesitaremos preguntarle para escuchar su respuesta esta tercera semana.

Evangelio: Juan 1, 6-8; 19-28

Comentario

• ¿Qué pregunta la gente del pueblo a Juan Bautista?

• ¿Qué les contestaba él? (Compartid las túnicas, la comida, sed justos al pagar…)

• Es que en aquel tiempo había gente buena, pero también había otros muy egoístas y tramposos, como ahora. Para encontrar a Jesús, no se puede caminar con los zapatos de la trampa y el mal corazón. ¿Hay gente que camina con los zapatos de la trampa y el engaño?… ¿Por ejemplo?…

• ¿Hay gente que camina con los zapatos de la generosidad y de la solidaridad?… ¿Por ejemplo?…

• Antes de Navidad se suelen organizar campañas solidarias ¿Conoces alguna?… ¿Participáis en alguna?… Es una manera muy importante de preparar la Navidad: Jesús nace en los corazones solidarios, en las Navidades solidarias y generosas.

• Juan Bautista nos diría esta semana: “¡Tenéis que calzar los zapatos solidarios!” Una semana para preparar la Navidad compartiendo zapatos: “el que tenga dos pares de zapatos…” ¿Y cómo vamos a compartir zapatos?… (que lo digan)

5. Un gesto

Ahora os vais a acercar para sentaros delante de la corona del adviento (Si el lugar es reducido, se omite el tener que moverse). Y os vamos a repartir dos pares de zapatos, un par para cada mano. Luego extenderemos las palmas de las manos sosteniendo los dos pares de zapatos mientras hacemos una oración. (Se les reparte y se les dice que extiendan las palmas de las manos con las hojitas del calzado)

Jesús, no queremos calzarnos de consumismo…, ni de cosas que matan tu Navidad, la verdadera Navidad… No queremos caminar hacia navidades falsas en que Tú no naces… Queremos caminar esta semana con el calzado solidario del compartir con los que tienen cualquier tipo de necesidad… Ven Señor Jesús… Que te veamos y te recibamos en los demás…

6. Propósito para la semana

Cada uno tiene que pensar qué puede compartir con otros esta semana y cómo lo va a hacer (se deja un tiempo para pensarlo. Después se puede preguntar cuáles son esos propósitos…). Esta semana nos vamos a esforzar en… (Se les puede ayudar en diálogo. Lo importante es que quede claro el propósito de la semana).

7. Conclusión

Esta es nuestra última celebración. Pero queda pendiente pegar nuestro calzado en el mapa del Adviento. Por eso, en esta despedida, vamos a adelantarnos a pegar el calzado de esta semana, supuesto que vamos a cumplir nuestro propósito de ser solidarios. Como podéis ver en el cartel, después de rellenar la 2ª y la 3ª semana, va a quedar vacía una 4a semana. ¿Qué haremos?… En realidad, la cuarta semana se va a convertir en el camino más largo, que abarcará todos los días de Navidad. El calzado de la cuarta semana será el calzado del Niño Jesús: unos patucos pequeñitos, pero tan grandes que caben en ellos todos los hombres y todo el amor y amistad. Al regreso de vacaciones, según cómo hayamos vivido la Navidad, podremos completar el camino de la cuarta semana. Ahora, en este último envío, nos ponemos en pie. Vamos a despedirnos sosteniendo de nuevo en las palmas los dos pares de calzado.

Oremos:
Jesús: Me gustan tus patucos. Quiero que sean mis zapatillas navideñas, para compartir con ellas la amistad y la familia… Quiero vivir la Navidad contigo, tu verdadera Navidad… sin cambiar tu calzado por otros zapatos más bonitos pero que no son los tuyos, ni los de tu madre María. Gracias, Jesús, por la Navidad. Ven, Señor Jesús

Todos: Ven, Señor Jesús.
Ahora, os voy a preguntar si estáis dis- puestos a vivir la verdadera Navidad:

– ¿Estáis dispuestos a cumplir vuestro compromiso solidario?
R/ Sí, estamos dispuestos.

– ¿Estáis dispuestos a celebrar unas navidades auténticas en familia y con Jesús?
R/ Sí, estamos dispuestos.

Pasad, pues ordenadamente y en fila, para pegar vuestros zapatos en el mapa del Aviento. (Se les ayuda pegar en el recorrido de la tercera y la cuarta semana y regresan a su sitio para recibir la bendición). Y, para terminar, al salir os entregaremos, para que llevéis a casa, unos patucos de bebé, los patucos del Niño Jesús. Es el calzado que os recordará estas Navidades vuestro compromiso de vivir unas navidades auténticas.

(Se les reparten los patucos conforme van saliendo. Puede escribirse en la parte posterior un mensaje para navidad, según se crea oportuno).

Anuncios

Read Full Post »

Un curso caminando con Jesús (7-12 años)
Los niños y las niñas también somos Iglesia “en salida”

por FLORENTINO ESCRIBANO RUIZ
(Parroquia de Guadalupe. Cáceres)

 

I. INTRODUCCIÓN A TODO EL PROYECTO

A. OBJETIVOS

1. Ofrecer un sencillo apoyo catequético integrado en el proyecto correspondiente a la catequesis semanal pero que no interrumpa el ritmo del programa específico del curso.

2. Fomentar la unidad y relación entre los diferentes meses del curso catequético, especialmente con los tiempos litúrgicos de Adviento-Navidad y de Cuaresma-Semana Santa-Pascua.

3. Trabajar en la catequesis el concepto de “Iglesia en salida” como estímulo para vivir la fe cristiana en plan misionero en diferentes ambientes de la vida, como tantas veces nos dice el papa Francisco en la Evangelii Gaudium.

B. CONTENIDOS

Catequéticos:

Durante el curso de catequesis todos los grupos de catequesis vamos a ser caminantes, “en salida”, pues todos, en comunidad, nos dirigimos hacia unas metas (lugares, espacios, tiempos litúrgicos) con la intención de vivir como Jesús y darlo a conocer a otras personas.

Procedimientos:

Para realizar el recorrido necesitaremos llevar puestos los zapatos del caminante. Serán zapatos especiales que nos ayudarán a caminar mejor según los terrenos por donde tendremos que caminar. Tenemos que llevarlos puestos no solo cada persona individualmente sino que también como grupo.

Actitudes:

Los diferentes tipos de zapatos marcarán huellas diferentes y cada una de ellas dará información de los “valores” y actitudes que estamos viviendo, es decir: son las huellas de los logros humanos y la experiencia de fe que vamos marcando a medida que hacemos el recorrido. Todas las huellas configurarán un “mapa” que indicará la senda por donde invitamos a otras personas a caminar con nosotros para que conozcan a Jesús y vivan como él.

C. RECURSOS

1. Un mapa
2. Fechas

“Reunión previa”. Es importante para dar información de cada etapa y organizar previamente las actividades.

“Jornada extra”. Otra fecha para señalar el día de la “jornada extra” (convivencia de grupos: puesta en común de actividades y celebración en la fe los logros conseguidos).

D. TEMPORALIZACIÓN

Esta propuesta catequética no pretende suplir los temas del programa catequético ni tampoco interrumpir las sesiones de catequesis semanal, ni hacer cosas paralelas a las que cada parroquia tenga programadas sino integrarlo en el quehacer de cada día.

E. PROPUESTA DE ACTIVIDADES BÁSICAS

Preparar el mapa con el itinerario de etapas

Museo de zapatos del caminante: Dibujar con imaginación y creatividad los modelos y huellas de zapatos que expresen la idea de cada etapa.

Intergeneracionales: Entrevistas a adultos sobre el modo de vivir en su infancia. Mesas redondas. Excursiones. Campañas. Escenificaciones conjuntas.

• Lugares prioritarios para testimoniar la fe en salida: aula de clase, patio del colegio, la calle, la pandilla, las vacaciones.

• Actitud principal: según el tiempo litúrgico o el momento del año

• Refuerzo bíblicos para la fe, según el momento.

• Jornada extra. Actividades que se proponen en cada etapa.

 

ADVIENTO-NAVIDAD 2018
EN SALIDA… HACIA BELÉN

Se trata de recorrer el camino que conduce a Belén para acoger a Jesús que vive entre nosotros.

Temporalización

Previo al Adviento. Elegid fechas para la reunión de información y otra para el día extra de la celebración.

Actividades durante esta etapa

  • Información del contenido general de este tiempo litúrgico.

  • Destacar en el mapa del mural el recorrido correspondiente.
  • Conocer algunos personajes que se interesaron por Jesús: María, José, ángeles, pastores, Herodes, magos…
  • Escenificaciones: repartir entre los diferentes grupos de catequesis algunas escenas para representar la Navidad el último día de catequesis del trimestre.
  • Dibujar con imaginación los zapatos del caminante y pegarlos en el mapa. En esta ocasión son los zapatos la acogida como actitud del caminante que quiere dar ACOGIDA a Jesús en la navidad.

Actividades intergeneracionales

  • Mesa redonda con un grupo de personas mayores para conocer cómo eran sus juegos en la infancia.
  • Entrevista para conocer cómo vivían la Navidad en la escuela y en la catequesis.
  • Los adultos ayudan a los grupos de niños a confeccionar los trajes para la representación y el escenario para la representación de la Navidad.
  • Escenificación de cuadros de Navidad participando niños y adultos.

Lugar prioritario para testimoniar la fe en salida: El patio del recreo.

Actitud principal: Convivencia en el juego.

Refuerzo de la fe

• Leer textos o ver narraciones sobre la infancia de Jesús (Lc 2)

• Reflexionar algunos textos del evangelio sobre el nacimiento de Jesús.

Jornada extra

En el día señalado y en el entorno acordado se hace la puesta en común de las actividades realizadas, tratando de favorecer un ambiente de celebración de la fe más que de competición. En este caso se puede hacer una celebración donde puedan integrarse algunos “cuadros” de la NAVIDAD.

Read Full Post »

La vela de Adviento

Sin darnos cuenta ya estamos en Adviento, y tenemos cuatro semanas por delante para preparar nuestro corazón para el nacimiento de Jesús. Una buena forma de prepararnos es haciendo “la vela de Adviento”. Pero ¿qué es exactamente? Es una vela en la que aparecen todos los días del Adviento, es decir, desde el domingo que comienza hasta el día 24 de diciembre. Este año, el primer día que debemos de escribir en nuestra vela es el 2 de diciembre, porque es el día que empieza el Adviento, y lo que tenemos que hacer es ir quemando cada día el número correspondiente. El mejor momento del día para hacerlo es cuando estemos toda la familia junta, como por ejemplo en la comida o en la cena.

Pero lo más importante de esta vela es que le acompaña una hojita de propósitos sencillos que debemos de intentar cumplir cada día y que serán pequeños gestos relacionados con el servicio, el agradecimiento o la oración, como por ejemplo: “rezaré por todos los enfermos y sus familias”, o “ayudaré a quien lo necesite sin que me lo pida”. Habrá días en los que nos cueste un poco más cumplir el propósito, pero lo importante es avanzar en este camino del Adviento corrigiendo nuestros pequeños fallos para así recibir a Jesús siendo un poco mejores. Y, como son para todos, se hace también más llevadero porque nos vamos animando unos a otros a lo largo del día.

Y, ahora ¿Qué materiales necesitamos para hacer la vela?

• Una vela de unos 30 cm aproximadamente para así poder escribir todos los días con facilidad.

• Un rotulador permanente del color que más nos guste.

• Un papel y un boli para escribir la lista de propósitos de la que antes hablábamos.

• Y por último, muchas ganas e ilusión.

¡¡¡ FELIZ ADVIENTO!!!

Parroquia Milagro de San José. Salamanca

Read Full Post »

María de la esperanza

María de Nazareth
madre de nuestro Señor,
compañera de nuestras marchas,
ven a visitarnos, quedate con nosotros.
Te necesitamos, madre buena,
vivimos tiempos difíciles,
atravesamos bajones,
tenemos caídas, nos agarra la flojera
nos inmoviliza la apatía,
nos da rabia la solidez de la injusticia.

María, virgen de la Esperanza.
Contagianos tu fuerza,
acercanos el Espíritu que llena tu vida.
Ayudanos a vivir con alegría,
a pesar de las pruebas y las cruces
que encontramos en el seguimiento
de tu hijo.
Que no nos desaliente
la lentitud de los cambios,
que las espinas de la vida
no nos ahoguen la semilla del Evangelio.
Que no perdamos la utopía,
madre buena,
de creer que es posible otro mundo
y otra sociedad.
Que no bajemos los brazos
en la lucha por la justicia
y en la práctica de la solidaridad.
Que no se enturbie nuestra mirada,
al punto que no veamos la luz del Señor
que nos acompaña siempre,
que camina a nuestro lado,
que nos sostiene en los momentos duros.

Read Full Post »

María, nuevo templo

La pena que la tierra soportaba,
a causa del pecado, se ha trocado
en el canto que brota jubiloso,
en labios de María pronunciado.

El sí de las promesas ha llegado,
la alianza se cumple, poderosa,
el Verbo eterno baja de los cielos,
con nuestra débil carne se desposa.

Oh misterio que sólo la fe alcanza!,
María es nuevo templo de la gloria,
rocío matinal, nube que pasa,
luz nueva en su presencia misteriosa.

A Dios sea la gloria eternamente,
y al Hijo suyo amado, Jesucristo,
el que quiso nacer para vosotros
para darnos su Espíritu divino.

Amén.

Read Full Post »

María

Tú creiste y te jugaste la vida.Y no te fue fácil
También pasaste tiempos de incertidumbre,
de no entender las cosas que pasaban,
de sufrimiento y soledad.
Y saliste adelante, con buen ánimo y entrega.
Nos enseñaste con tu ejemplo
que para dar vida hay que entregar la vida,
todos los días, en las buenas, y en las malas, y en las más o menos.

Siendo un muchacha, estando comprometida,
corriste el riesgo de decir sí al plan de Dios.
Confiaste en El y el sueño de Dios se hizo realidad.

Madre, en nuestros días Dios sigue soñando.
Su Reino de hermanos está muy lejos de ser realidad.
Y nos pide, como a Tí en Nazareth,
que demos lo mejor de nosotros para ayudarlo a realizar su Proyecto.
María,
¡cómo cuesta decirle sí al Señor!
Cómo cuesta decir sí más allá de las palabras,
decir sí con los hechos, con actitudes, con gestos…
…¡con la vida!

Enséñanos a esperar en el Señor, a confiar en su palabra,
a dejarnos guiar por su Espíritu, a llenarnos de su buen humor y alegría.
Enséñanos a escuchar su voz, en la realidad de todos los días,
en el sufrimiento de tantos, en las ansías de liberación y cambio,
en la sed de justicia de las mayorías.

Enséñanos a orar para no perder la Esperanza y para darle raíces sólidas.
Enséñanos a orar para discernir donde poner los esfuerzos
y descubrir nuestro lugar y misión.
Enséñanos a orar para no desalentarnos en las dificultades y contratiempos.

María,
camina cerca nuestro, acompáñanos madre buena,
fortalece nuestra esperanza para que sea el motor de nuestra entrega
el pozo donde beber para seguir,
el refugio donde descansar y retomar fuerzas.
Anuda nuestra esperanza al proyecto del Padre.
Danos firmeza y hasta tozudez para seguir adelante.
Llena nuestros corazones de la esperanza que libera
para vivir el amor solidario.

Lo que se espera se consigue con esfuerzo, con trabajo y con la vida.
Nos confiamos en tus manos para que nos hagas fuertes en la fe
comprometidos en la solidaridad y firmes, muy firmes,
en la Esperanza del Reino.

Amén

Read Full Post »

Magníficat

Proclamo la grandeza del Señor,
ensalzo la potencia de su amor,
alabo la inmensidad de su ternura
y la infinitud de su misericordia.
Mi alma se llena de alegría
porque Dios me ha colmado de su gracia.
El revela a los sencillos los misterios de su amor.
Se ha fijado en mi pequeñez
y me ha amado misericordiosamente.
Alabo la misericordia del Señor
que traspasa la historia
de generación en generación.
La pobre esclava
se ha convertido en reina-madre.
El hace reyes a todos los humildes
y quita la corona a los orgullosos,
sienta a su mesa a los hambrientos,
mientras los ricos se alimentan de pesadillas.
Auxilia y protege a su pueblo,
pobre y humilde,
los hijos de la fe,
descendencia de Abraham que no termina.
Alabad conmigo el amor de Dios,
promesa y esperanza nuestra.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: