Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Catequesis’ Category

XXV Domingo del Tiempo Ordinario
24 de septiembre 2017

Lecturas: Isaías 55, 6-9; Salmo 144; Filipenses 1, 20c-24. 27a; Mateo 20, 1-16

La parábola de los trabajadores

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a un propietario que, al amanecer, salió a contratar trabajadores para su viña. Después de quedar con ellos en pagarles un denario por día, los mandó a su viña. Salió otra vez a media mañana, vio a unos que estaban ociosos en la plaza y les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña y les pagaré lo que sea justo’. Salió de nuevo a medio día y a media tarde e hizo lo mismo. Por último, salió también al caer la tarde y encontró todavía a otros que estaban en la plaza y les dijo: ‘¿Por qué han estado aquí todo el día sin trabajar?’ Ellos le respondieron: ‘Porque nadie nos ha contratado’. Él les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’.

Al atardecer, el dueño de la viña dijo a su administrador: ‘Llama a los trabajadores y págales su jornal, comenzando por los últimos hasta que llegues a los primeros’. Se acercaron, pues, los que habían llegado al caer la tarde y recibieron un denario cada uno.
Cuando les llegó su turno a los primeros, creyeron que recibirían más; pero también ellos recibieron un denario cada uno. Al recibirlo, comenzaron a reclamarle al propietario, diciéndole: ‘Esos que llegaron al último sólo trabajaron una hora, y sin embargo, les pagas lo mismo que a nosotros, que soportamos el peso del día y del calor’.

Pero él respondió a uno de ellos: ‘Amigo, yo no te hago ninguna injusticia. ¿Acaso no quedamos en que te pagaría un denario? Toma, pues, lo tuyo y vete. Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti. ¿Qué no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero? ¿O vas a tenerme rencor porque yo soy bueno?’ De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos”. Mateo 20, 1-16

Reflexión

Los caminos de Dios no son nuestros caminos. Él es mucho más generoso de lo que nosotros nos podamos imaginar. Dios puede ser tan generoso como quiera con sus dones; lo más frecuente es que sea compasivo como el dueño de la viña con quienes no habían tenido quien los contratase. Cuando a algunos amigos les han dado regalos que no merecían ¿Cómo se sintieron? ¿Qué les parece el dueño de la viña? ¿Creen que estaba mal que les diera a todos lo mismo? ¿Por qué creen haría esto? El mensaje de hoy es la Compasión y la generosidad a la que nos llama Dios, porque Él es compasivo.

Compartir

Oración

Señor, tu siempre eres compasivo y generoso.
Danos un corazón limpio de resentimientos y de envidias, para que podamos alegrarnos siempre del bien de los demás, y seguir tu ejemplo de cómo nos tratas a cada uno con infinito amor. Amen

Anuncios

Read Full Post »

Jesús iba de camino a Jerusalén donde pensaba celebrar su última Pascua con sus amigos. Les iba explicando cómo es el Reino de los Cielos. Y para ello, les expuso la parábola del propietario de la viña y sus jornaleros. Sin importar a qué hora llegaron a trabajar, todos los jornaleros recibieron el mismo pago del dueño de la viña, lo que hizo enojar a los que llegaron primero, pues esperaban recibir más. Así, Jesús nos enseña que Dios juzga y premia como Padre amoroso, con una justicia muy diferente a la de nosotros los hombres.

El mensaje de Cristo debe animarnos a mejorar nuestras vidas. Porque para Dios nunca es tarde para cambiar, ponernos a trabajar y acercar nuestras vidas a él. Dios se alegra de cada nuevo intento que hacemos por corregir lo que hayamos hecho mal. ¡Siempre nos está esperando!

Esta parábola también nos lleva a pensar que todo lo que recibimos y somos aquí en la tierra, es por la gracia y el amor de Dios, no por nuestros méritos. Así que deberemos sacarle el mayor provecho a nuestras vidas y agradecer esos dones recibidos, poniéndolos a trabajar para nuestro bien y de los que nos rodean.

Cuando llegue el final de nuestras vidas entonces sí, será el momento del pago y ya no habrá tiempo de corregir. Como nadie sabe cuándo será esto, conviene vivir cada día como si fuera el útlimo, buscando amar, esforzándonos por superar eso que nos aleja del amor de Dios y de nuestros hermanos.

¿Qué actitudes o comportamientos está esperando Dios que cambie?

Read Full Post »

Para la catequesis de los más peques.

Epifanía del Señor

Domingo XXV de  Tiempo Ordinario

Read Full Post »

Antes de comenzar una tarea es normal y lógico que nos detengamos previamente a reflexionar sobre lo que vamos a realizar después. Si así procedemos en cualquier trabajo serio que nos proponemos, de la misma forma es conveniente que, al comienzo del curso, el grupo de catequistas se tome un tiempo para planificar, organizar, ajustar y proyectar la misión que van a desarrollar en los meses que siguen.

Como norma general que ha de estar presente como telón de fondo, hemos de tener en cuenta que la planificación de la catequesis, la programación, las estrategias… son medios con los que contamos para un trabajo catequético en el que pretendemos enseñar un conocimiento, el Mensaje evangélico, educar en la fe y enseñar a vivir de ella. Establecida esta meta última que nunca hemos de perder de vista, conviene aclarar los siguientes términos:

• Planificar es decidir por anticipado aquello que se desea hacer o, dicho de otro modo, proyectar un determinado proceso de actuación.

• Programar es una serie de actuaciones en función de los objetivos o resultados que se intentan conseguir.

• Estrategias son la forma de abordar el aprendizaje para llevar a cabo el proceso de catequesis.

• La evaluación consiste en verificar si los resultados que se están obteniendo corresponden a los objetivos formulados.

PARA PLANIFICAR

Tener en cuenta que la planificación ha de estar en función de unos destinatarios que viven una etapa evolutiva y en un ambiente social determinado, y que están condicionados por unas circunstancias familiares, educativas, religiosas,…. concretas; por tanto, contar con lo que se tiene y no proyectar lo irrealizable sino lo que es posible dadas las circunstancias.

Para ello habrá que detectar carencias y buscar alternativas o respuestas a estas carencias en un tiempo determinado establecido de ante mano e inserta el tratamiento o la respuesta a estas carencias en todo el proceso propio de la catequesis.

La planificación no debe abarcar más de un objetivo para no dispersar esfuerzos. Por ejemplo: En la Catequesis de una Parroquia se ha detectado que existe en todos los niveles una carencia importante en el tema de la oración. Los catequistas se reúnen y realizan una planificación para dos años que incida de forma específica y constante en este tema:

• Todas las sesiones de catequesis comenzarán o finalizarán con un rato de oración
• Los encuentros de catequistas se dedicarán a realizar talleres de oración
• Los cursos más altos tendrán algunas jornadas de oración,
• Se llevarán a cabo encuentros de padres y madres para motivar la oración familiar
• Etc.

PARA PROGRAMAR

La programación se establece en función de los objetivos o resultados que se intentan conseguir. Para que una programación llegue a una acción eficaz, debe constar de los siguientes elementos:

• Establecimiento de los objetivos

• Selección de los contenidos en función de los objetivos. (Temas)
• Diseño de las experiencias que se desean evocar o provocar en las catequesis. Recordar que la catequesis no es una clase sino un lugar donde educar y madurar la fe.
•Evaluación de lo descubierto, que puede ser:

– A largo plazo

– A medio y corto plazo

• En la programación, es necesario:

– Tener en cuenta el calendario con las fechas, días festivos, horario y el tiempo con el que se cuenta para las catequesis.
– La necesidad de asumir responsabilidades, cada catequista debe saber cuáles son sus competencias concretas: Nivel de catequesis, edades de los componentes del grupo, el recorrido de fe que han llevado hasta el momento en el que se encuentran después de lo vivido en etapas anteriores.
– Unos recursos humanos y materiales adecuados para el desarrollo de los contenidos y para las celebraciones.
– Reuniones con los padres (en el caso de los niños y adolescentes)

 

 

PARA ESTABLECER ESTRATEGIAS

Las estrategias son una forma de abordar el aprendizaje o el descubrimiento de lo programado para llevar a cabo el proceso de catequesis. Una estrategia es distinta de una actividad aunque la incluye.

Estrategias muy importantes son:

  • El clima: cordialidad, cercanía, ambientación, disposición del grupo,…
  • Técnicas o dinámicas utilizadas para el descubrimiento: comunicación de ex- periencias, exposición, escenificación, análisis de los materiales,….
  • Los recursos utilizados: música, los medios audiovisuales, los locales,…
  • Determinadas estrategias crean conciencia desde el momento en que fomentan la autonomía de pensamiento, la toma de decisiones, el crecimiento como persona, la diversidad de pensamiento y opiniones, la pluralidad, el respeto,….

PARA EVALUAR

La evaluación debe ser entendida como proceso y no como algo finalista. El grupo de catequistas establecerá la manera de llevar a cabo estas evaluaciones así como los momentos más oportunos para formalizarlas.

Consiste en verificar o comprobar si los resultados que se están obteniendo corresponden a los objetivos formulados y en qué grado se han conseguido, y asímismo si los elementos de la programación son o han sido adecuados para la consecución de los mismos.

La evaluación, por tanto, permite de- tectar los logros o dificultades de las diferentes fases del proceso. Por eso es imprescindible para revitalizar o reiniciar todo el proceso dinámico de la planificación.

La revisión en catequesis debe conducir a interpelar sobre la respuesta de los catequizandos ante la llamada de Dios, y sobre la participación y corresponsabilidad de todos en una Iglesia de comunión y misión.

EL GRUPO DE CATEQUISTAS

Debe también hacer su propia programación del curso en la que aparezcan:

• Reuniones que creen necesarias para conocer la marcha de la catequesis: ritmos en el desarrollo de las mismas, dificultades con las que se encuentran y manera de afrontarlas, evaluaciones conjuntas del proceso catequético.

• Relación del grupo de catequistas con la pastoral general de la parroquia y su integración en la misma ya que la catequesis es una tarea evangelizadora en el conjunto de la misión de la comunidad cristiana en la que están insertos los catequistas.
• Días de oración o retiro del grupo de catequistas.

Para ser efectivos conviene:

• Nombrar un coordinador o coordinadora que se ocupe de avisar para las reuniones y establecer un orden del día que hará llegar a los catequistas.
• Nombrar a un catequista que se ocupe de los materiales: cartulinas, rotuladores, Cds, proyector… de forma que no falten, estén en su lugar y en condiciones de poder ser usados por el catequista que lo necesite.

Elisa Calderón Aguilar smr

Read Full Post »

Comienzo del curso… Siempre hemos dicho que un nuevo curso es como una hoja en blanco por escribir. Día a día la vamos llenando, bien o mal. Muchas veces lo hacemos influidos por las mil invitaciones que se nos hacen a diario, imprevisibles unas, otras más o menos buscadas.

Envío de catequistas

Read Full Post »

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario
17 de septiembre 2017

Lecturas: Eclesiástico 27, 33-28,9; Salmo 102; Romanos 14,7-9; Mateo 18,21-35

La parábola del funcionario que no quiso perdonar

En aquel tiempo, Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: “Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?” Jesús le contestó: “No sólo hasta siete, sino hasta setenta veces siete”. Entonces Jesús les dijo: “El Reino de los cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus servidores. El primero que le presentaron le debía muchos talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, a su mujer, a sus hijos y todas sus posesiones, para saldar la deuda. El servidor, arrojándose a sus pies, le suplicaba, diciendo: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’. El rey tuvo lástima de aquel servidor, lo soltó y hasta le perdonó la deuda. Pero, apenas había salido aquel servidor, se encontró con uno de sus compañeros, que le debía poco dinero. Entonces lo agarró por el cuello y casi lo estrangulaba, mientras le decía: ‘Págame lo que me debes’. El compañero se le arrodilló y le rogaba: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’. Pero el otro no quiso escucharlo, sino que fue y lo metió en la cárcel hasta que le pagara la deuda.
Al ver lo ocurrido, sus compañeros se llenaron de indignación y fueron a contar al rey lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: ‘Siervo malvado. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haber tenido compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?’ Y el señor, encolerizado, lo entregó a los verdugos para que no lo soltaran hasta que pagara lo que debía. Pues lo mismo hará mi Padre celestial con ustedes, si cada cual no perdona de corazón a su hermano”.

Reflexión

En el evangelio de esta semana Jesús nos invita a perdonar siempre sin pensar en ofensas o dificultades. Pedro le dice a Jesús que está dispuesto a perdonar 7 veces o sea en todos los casos, pero Jesús le contesta tienes que perdonar 70 veces 7 es decir siempre y en todo momento.

¿Que debía el funcionario del evangelio? ¿Tenía con que pagar? ¿Que ordeno el rey para que pagara su deuda? El rey ordeno que lo vendieran con su esposa e hijos y con todo lo que tenía. ¿Que hizo el funcionario? Se arrodillo y le rogo Señor ten paciencia y te lo pagare todo. ¿Que hizo entonces el rey? El rey tuvo compasión y le perdono la deuda y lo dejo libre.

¿Cómo actuó el funcionario con un amigo que le debía un poquito de dinero? El no tuvo compasión con el amigo que le rogaba y lo metió en la cárcel. ¿Qué hicieron entonces sus amigos?

Le informaron al rey lo sucedido y entonces el rey lo mando a llamar y le dijo: “malvado “Yo te perdone toda la deuda y tú no tuviste compasión de tu compañero. Lo envió a la cárcel hasta que pagara todo. ¿Perdonas de corazón cuando alguien te ofende?

Compartir

Actividad

FRASES CELEBRES SOBRE EL PERDON

HUMILDAD
COMPASION
AMOR
VALOR
PAZ
PIEDAD

Lee cada frase y presta atención a lo que dice su autor.
Selecciona una que te anime al perdón, para que la memorices. Así, cuando tengas dificultad en perdonar, vendrán a tu mente y tendrás un apoyo más, para vivir el perdón cómo nos pide Jesús.

• “Cuando se ama de verdad, se perdona, se olvida y se sigue amando”. –Anónimo.

• “La comunidad está llamada a hacer del amor y del perdón el corazón palpitante de su vida”. – Benedicto XVI.

• “A perdonar bien solo se aprende en la vida, cuando hemos necesitado que nos perdonen mucho”. –Jacinto Benavente.

•  “Perdonar no es olvidar, sino recordar sin que te duela”. –Anónimo.

• “No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón”. –Juan Pablo II.

• “La espiral de la violencia solo la frena el milagro del perdón”. –Juan Pablo II

• “El compromiso por la verdad abre el camino al perdón y a la reconciliación”. –Benedicto XVI.

Oración

Señor sabemos que nunca te faltara misericordia para nosotros.Permite que nuestro corazón se vuelva Misericordioso como el tuyo, y que tu amor lo inunde y estemos siempre dispuestos a perdonar. Amen.

Read Full Post »

Pedro pregunta a Cristo sobre cuántas veces debemos perdonar a quien nos ofende. Y Jesús le responde de un modo concreto y sorprendente: “setenta veces siete”. El siete entre los judíos significaba “muchas veces”, de modo que si Cristo quiere que perdonemos “setenta veces siete” quiere decir que nunca nos cansemos de perdonar. Y para explicarnos el porqué hemos de perdonarnos, pone el ejemplo del rey misericordioso y su servidor injusto.

Como el servidor injusto, nosotros contamos con el perdón de Dios, a pesar de que pecamos continuamente. Lo único que nos pide es que nos arrepintamos. El perdón es un regalo que Dios nos da cuando reconocemos que hemos hechos algo que va en contra de Él. Así de grande es su amor por nosotros.

Si Dios actúa así con nosotros, nosotros no podemos negar el perdón a quien nos ha ofendido. Sería tremendamente injusto y nuestra vida se convertiría en un infierno. Pues quien vive con rencor, guarda un coraje permanente, que no le permite vivir feliz.

Cuando nos acercamos al sacramento de la penitencia o confesión, nos reconciliamos con Dios y con su Iglesia. Cuando perdonamos, nos estamos pareciendo más a Dios y estamos poniendo un granito de arena para hacer del mundo, un lugar más lleno de amor y feliz.

¿A quién o a quiénes les he negado el perdón?
¿Tengo derecho a no perdonarlos?
¿Qué he perdido al no perdonar?

¿Cuál es mi mayor “cruz”?

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: