Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Liturgia’ Category

Liturgia 23 de noviembre

JUEVES XXXIII DE TIEMPO ORDINARIO, SAN CLEMENTE I, papa y mártir, memoria libre.

Antífona de entrada
Este santo luchó hasta la muerte en defensa de la ley de Dios, y no temió las palabras de los malvados; estaba afianzado sobre roca firme.
Oración colecta

DIOS todopoderoso y eterno,
admirable en la fortaleza de todos tus santos,
concédenos alegramos
en la memoria anual de san Clemente,
sacerdote y mártir de tu Hijo,
que con su muerte dio testimonio
de lo que realizaba sacramentalmente
y confirmó con el ejemplo lo que predicaba con la palabra.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
Señor, santifica con tu bendición
estas ofrendas que te presentamos,
y concédenos la gracia
de vivir encendidos en el fuego de tu amor
que dio fuerza al mártir san Clemente.
para soportar los tormentos.
Por Jesucristo nuestro Señor.

O bien:

Acepta, Señor, los dones que te presentamos
en honor del mártir san Clemente.
y sean a tus ojos ofrenda tan preciosa
como el derramamiento de su sangre.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Antífona de comunión          Mt 16, 24
El que quiera venirse conmigo que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga –dice el Señor.

Oración después de la comunión
Señor, que el sacramento que hemos recibido
nos dé la fortaleza con que el mártir san Clemente.
se mostró siempre fiel a tu servicio
y vencedor en el tormento.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Anuncios

Read Full Post »

Solemnidad de Cristo Rey

Read Full Post »

Liturgia 22 de noviembre

MIÉRCOLES. SANTA CECILIA, virgen y mártir, memoria obligatoria

Oración colecta
OH, Dios,
que nos alegras cada año
con la celebración de santa Cecilia,
concédenos imitar los ejemplos
que piadosamente hemos recibido de tu sierva,
y que proclaman las maravillas de Cristo, tu Hijo, en sus servidores.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Oración sobre las ofrendas
Señor, Padre nuestro,
que en la fiesta de tu mártir santa Cecilia,
sean aceptables a tus ojos,
como lo fue un día su glorioso martirio,
estos dones que vamos a ofrecerte.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la comunión
Señor y Dios nuestro,
que has querido contar a santa Cecilia
en el número de los santos
con la doble corona de la virginidad y el martirio,
concédenos, te regamos,
en virtud del sacramento que hemos recibido,
vencer con fortaleza el espíritu del mal
y conseguir de este modo la gloria del cielo.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Read Full Post »

Liturgia 21 de noviembre

MARTES. PRESENTACIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, memoria obligatoria

Antífona de entrada
Salve, Madre Santa, Virgen, Madre del Rey que gobierna cielo y tierra por los siglos de los siglos.
Oración colecta
CONCÉDENOS, Señor,
a cuantos honramos la gloriosa memoria
de la santísima Virgen María,
por su intercesión, participar como ella
de la plenitud de tu gracia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, la oraciones de tu pueblo
junto con la ofrenda de este sacrificio,
para que, por la intercesión de santa María, Madre de tu Hijo,
no quede frustrado ningún buen deseo
ni petición ninguna sin respuesta.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

O bien:

QUE la humanidad de tu Unigénito
sea nuestro socorro, Señor,
y el que al nacer de la Virgen
no la dignidad de su Madre,
sino que la santificó,
nos libre del peso de nuestros pecados
y vuelva nuestra ofrenda aceptable para ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Y alabar, bendecir y proclamar tu gloria
en la (***) de santa María, siempre virgen.
Porque ella concibió a tu único Hijo
por obra del Espíritu Santo,
y, sin perder la gloria de su virginidad,
derramó sobre el mundo la luz eterna,
Jesucristo, Señor nuestro.

Por él,
los ángeles y los arcángeles
y todos los coros celestiales
celebran tu gloria, unidos en común alegría.
Permítenos asociarnos a sus voces
cantando humildemente tu alabanza:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión          Cf. Lc 11, 27
Bienaventurado el vientre de María, la Virgen, que llevó al Hijo del eterno Padre.
Oración después de la comunión
AL recibir estos sacramentos del cielo,
imploramos de tu misericordia, Señor,
que cuantos nos alegramos
en la memoria de la bienaventurada Virgen María,
consigamos colaborar, a imitación suya,
en el misterio de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Read Full Post »

Liturgia 20 de noviembre

LUNES XXXIII DE TIEMPO ORDINARIO, feria

Antífona de entrada     Sal 26, 1-2
El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?
El Señor es el baluarte de mi vida; ¿ante quién temblaré?
Cuando avanzan contra mí los enemigos, son ellos los que tropiezan y caen.

Oración colecta
Dios y Señor, de quien proceden todos los bienes,
escucha nuestras súplicas;
concédenos que, inspirados por ti, pensemos lo que es recto,
y, guiados por ti, lo llevemos a la práctica.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
Mira, Señor, con bondad nuestro servicio litúrgico
para que nuestra ofrenda te sea agradable
y nos haga crecer en la caridad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión     Sal 17,3
Tú, Señor, eres mi roca, mi fortaleza, mi libertador;
tú eres mi Dios.

Oración después de la comunión
Te pedimos, Padre,
que la acción medicinal de este sacramento
nos libre de nuestras maldades
y nos guíe por el camino recto.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Read Full Post »

Liturgia 19 de noviembre

DOMINGO XXXIII DE TIEMPO ORDINARIO

I JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

«No amemos de palabra sino con obras»

Subsidio litúrgico

Con mandato o permiso del ordinario del lugar, puede decirse la misa «por el progreso de los pueblos» que se ofrece a continuación (Misal Romano, misas y oraciones por diversas necesidades, n.º 29, pág. 1041ss).

Antífona de entrada    1 Jn 3, 17

Si uno tiene bienes del mundo y, viendo a su hermano en necesidad, le cierra sus entrañas, ¿cómo va a estar en él el amor de Dios?

Monición de entrada

Hermanos:

Nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía, el sacramento de unidad y caridad. En este domingo, por expreso deseo del papa Francisco, la Iglesia celebra la Jornada Mundial de los Pobres. Con ella se pretende que en nuestra conciencia se produzca un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda y de que los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio.

El Santo Padre nos recuerda de esta forma que no amemos de palabra sino con obras. Hemos de ofrecer así la cercanía sincera, la oración y la ayuda generosa y efectiva a tantas personas que, cerca y lejos de nosotros, sufren las muy variadas formas de pobreza que se dan hoy en nuestro mundo. De esta forma estaremos cumpliendo la Palabra de Dios que hoy escucharemos haciendo el elogio de quien sabe abrir sus manos al necesitado y tender sus brazos al pobre.

En la Eucaristía que celebramos encontraremos en Jesucristo el modelo de amor y entrega, y la fuerza para vivir en la caridad cristiana con los pobres y necesitados.

Acto penitencial

  • Defensor de los pobres: Señor, ten piedad.
    R/. Señor, ten piedad.
  • Refugio de los débiles: Cristo, ten piedad.
    R/. Cristo, ten piedad.
  • Esperanza de los pecadores: Señor, ten
    R/. Señor, ten piedad.

Oración colecta

Oh, Dios,
que has dado a todos los pueblos la misma procedencia, y quisiste, con ellos, reunir en ti una sola familia,
llena los corazones de todos con el fuego de tu amor
y enciéndelos con el deseo del progreso justo de sus hermanos, para que, con los bienes que generosamente repartes entre todos, cada uno alcance la plenitud humana como persona,
y, suprimida toda discriminación,
se afirmen en el mundo la igualdad y la justicia. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles

Presentemos nuestra oración a Dios, que siempre escucha las súplicas de sus pobres.

  • Por la Iglesia, para que presente ante el mundo el testimonio auténtico del amor y del cuidado por los pobres. Roguemos al Señor.
  • Por los que dirigen las naciones y por los que tienen responsabilidades en el campo económico y social, para que pongan sus esfuerzos en la promoción de los más Roguemos al Señor.
  • Por las vocaciones al ministerio sacerdotal, a la vida religiosa o monástica, a la vida misionera y al laicado comprometido, para que quienes son llamados escuchen con generosidad la voz de Dios que les pide la entrega de sus vidas. Roguemos al Señor.
  • Por los que están en desempleo, los enfermos, los que carecen de cultura y formación, los que viven solos, los que no tienen alimentos o agua potable, los que no tienen un hogar digno, los que han tenido que migrar, para que encuentren en nosotros comprensión, consuelo y ayuda. Roguemos al Señor.
  • Por nosotros, reunidos en esta celebración, para que, al recibir el alimento del Cuerpo del Señor, nos sintamos más urgidos a orar y ayudar a nuestros hermanos que se encuentran en Roguemos al Señor.

Escucha, Dios de misericordia, la oración de quien tenemos puesta nuestra confianza solo en ti y haznos cada día más generosos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas

Señor, escucha, misericordioso, las súplicas de los que te invocan,
y, al aceptar la oblación de tu Iglesia, haz que todos los hombres
se llenen del espíritu de los hijos de Dios,
de manera que, superadas las desigualdades por el amor, se forme en tu paz la familia de los pueblos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio común VIII «Jesús, buen Samaritano»

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo darte gracias
y deber nuestro alabarte,
Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
en todos los momentos y circunstancias de la vida,
en la salud y en la enfermedad,
en el sufrimiento y en el gozo,
por tu siervo, Jesús, nuestro Redentor.

Porque él, en su vida terrena, pasó haciendo el bien
y curando a los oprimidos por el mal.

También hoy, como buen samaritano,
se acerca a todo hombre
que sufre en su cuerpo o en su espíritu,
y cura sus heridas con el aceite del consuelo
y el vino de la esperanza.

Por este don de tu gracia,
incluso cuando nos vemos sumergidos en la noche del dolor,
vislumbramos la luz pascual
en tu Hijo, muerto y resucitado.

Por eso,
unidos a los ángeles y santos,
cantamos a una voz
el himno de tu gloria:

Santo, Santo, Santo es el Señor
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión          Cf. Sal 103, 13-15

La tierra se sacia de tu acción fecunda, Señor: sacas pan de los campos y vino que alegra el corazón de los hombres.

O bien:      Cf. Lc 11, 9

Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, dice el Señor.

Oración después de la comunión

Alimentados con un solo pan,
con el que renuevas siempre a la familia humana, te pedimos, Señor,
al participar del sacramento de la unidad, que obtengamos un amor fuerte y generoso,
para ayudar a los pueblos en vías de desarrollo y realizar, en la caridad, la obra de la justicia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Read Full Post »

Liturgia 18 de noviembre

DEDICACIÓN DE LAS BASÍLICAS DE LOS SANTOS PEDRO Y PABLO, apóstoles, memoria libre

Antífona de entrada          Cf. Sal 44, 17-18

Los nombrarás príncipes por toda la tierra, harán memorable tu nombre por generaciones y generaciones, y los pueblos te alabarán por los siglos de los siglos.

Oración colecta

DEFIENDE a tu Iglesia, Señor,
con la protección de los apóstoles,
para que, habiendo recibido por ellos
las primicias del conocimiento divino,
consiga aumento de gracia hasta el fin de los tiempos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas

AL ofrecerte, Señor, los dones de nuestro servicio,
invocamos tu clemencia
para que la verdad
transmitida por el ministerio de los apóstoles Pedro y Pablo
permanezca intacta en nuestros corazones.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO DE LOS APÓSTOLES I
LOS APÓSTOLES, PASTORES DEL PUEBLO DE DIOS

Este prefacio se dice en las Misas de los Apóstoles, principalmente en las de San Pedro y San Pablo

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Tú nunca abandonas a tu rebaño, Pastor eterno,
sino que lo proteges y conservas siempre
por medio de los santos Apóstoles,
y quieres que sea conducido por aquellos mismos pastores
a quienes tu Hijo confió la misión de continuar su obra.

Por eso, con los ángeles y los arcángeles,
y con todos los coros celestiales
cantamos sin cesar el himno de tu gloria:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión          Cf. Jn 6. 68-69

Señor, tú tienes palabras de vida eterna, nosotros creemos que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios.

Oración después de la comunión
SEÑOR, haz que tu pueblo,
alimentado con el pan celestial,
se llene de alegría
al conmemorar a los apóstoles Pedro y Pablo,
bajo cuya protección quisiste gobernarlo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: