Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Oración’ Category

Oración de la comunidad

Oración para el Domingo VI de Tiempo Ordinario

Oración comunitaria Domingo VI de Tiempo Ordinario

Anuncios

Read Full Post »

LA FELICIDAD DE LA QUE HABLA JESÚS

Seguro que has escuchado muchas veces eso de los últimos serán los primeros. Jesús habla de los últimos, de las personas que no cuentan, que no tienen poder. Los pobres, los que lloran, los que están solos y a esos los llama felices.

El texto es una adaptación del evangelio de Lucas (Lc 6, 17.20-26):

Jesús solía subir al monte con sus amigos para orar. Y cuando bajaban del monte, era cuando enseñaba a la gente. Una mañana, al bajar del monte, había mucha gente de muchos lugares de Judea. Entonces empezó a enseñarles, y les dijo:

«Felices sois los pobres, porque el Reino de Dios es vuestro.

Felices los que ahora tenéis hambre, porque un día quedaréis saciados.

Felices los que ahora lloráis, que un día reiréis.

Felices vosotros si os persiguen, y os atacan, y os acusan por defender lo que yo os he enseñado. No dejéis que os entristezcan ese día, porque Dios os pagará. Ya persiguieron así a los profetas».

La gente estaba sorprendida con esa clase de felicidad de la que hablaba Jesús, pero él aún no había acabado. Entonces continuó:

«¡Lo siento por los ricos, que ahora ya lo tenéis todo!

¡Lo siento por los que ahora estáis saciados, que un día pasaréis hambre!

¡Lo siento por los que ahora reís, que un día lloraréis!

¡Lo siento por aquellos a los que todo el mundo aplaude!».

Esto era más difícil de entender, pero lo que quería decir es que cuando la gente de verdad comparte la buena noticia, siempre hay otros que van a intentar que se callen.

Y así, los dejó muy intrigados, al ayudarlos a ver que Dios ve las cosas de una manera muy distinta a nosotros.

¿Serías tú feliz si fueses pobre? ¿Si te persiguieran como se persigue hoy a muchos en algún lugar del mundo?

Quiero preguntarme: ¿qué hago yo para que esas personas sean felices? ¿Porque tienen que esperar al reino de los cielos?

Yo sé que cuando ayudo a alguien como  lo hacía Jesús la felicidad es muy grande.

Jesús, dame fuerza para ayudar a los compañeros que nadie quiere ayudar. Dame ingenio para enseñar a todos que los que no tienen poder también cuentan. Dame alegría para celebrar con ellos la felicidad de la que habla Jesús.

Necesito fuerzas para seguir.
Dios, mi roca, yo creo y me refugio en ti.
Sé yo muy bien a quién sigo, mi Dios.

Que en mi debilidad se muestra tu Gloria.

Me basta tu gracia.
Solo mi Dios me bastará.

Me basta tu gracia interpretado por Athenas, «Athenas me basta tu gracia.»

<

p style=”text-align:justify;”>Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén.

Read Full Post »

No podemos ser tristes
los cristianos,
no podemos ser gente rutinaria,
no podemos relacionarnos con frialdad,

no podemos vivir lamentándonos,
no podemos ser criticones
y protestones,
no podemos generar malestares,
no podemos pasar inadvertidos,
no podemos vivir sin amar,
no podemos esconder nuestra relación con Dios.

Porque Jesús nos invita
a ser felices,
a tener menos cosas
para ser más libres,
a ser mansos
para sentir equilibrio interior,
a trabajar por la justicia para lograr el reino,
a ser pacificadores
para generar bienestar,
a biendecir de los demás, recalcando lo positivo,
a llorar junto a los que sufren o están solos,
a ser rechazados
o malinterpretados
por nuestra opción,
a sentir hambre
o evitar que otros la sufran
y a colaborar en la instauración del Reino de Dios,
que será la explosión de felicidad y de Amor para todos.

Mari Patxi Ayerra

Read Full Post »

Oración preparatoria

Señor Jesús, dame Tu mirada para esos a quienes declaras bienaventurados, para acoger ese camino de plenitud. Aunque “echen fuera mi nombre” sé que me acoges de modo especial. No dejes de darme Tu Palabra de esperanza que me abra horizonte, AMEN.

 

Lc 6, 17a, 20-26

«17aY, habiendo bajado con ellos, [Jesús] se detuvo en un lugar llano.[vv. 17b-19]
20Y él, habiendo elevado sus ojos hacia sus discípulos, decía:

“Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios;21bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados;bienaventurados los que lloráis ahora, porque reiréis;

22bienaventurados sois cuando las gentes os odien y cuando os aparten y repro- chen y echen fuera vuestros nombres como ‘cosa mala’ por causa del Hijo del hombre;

23Estad alegres en aquel día y saltad de gozo, porque he aquí que vuestra recom- pensa [será] mucha en el cielo, porque así hacían sus padres a los profetas.

24Pero, ¡ay de vosotros, los ricos, porque tenéis vuestro consuelo!
25¡ay de vosotros, los que estáis saciados ahora, porque tendréis hambre! ¡ay de los que reís ahora, porque lamentaréis y lloraréis!

26¡ay, cuando todas las gentes hablen bien de vosotros, porque así hacían sus padres a los falsos profetas!

¡PALABRA DEL SEÑOR!

 

CONTEXTO

Después del evangelio del domingo pasado, Lucas retoma el trazado narrativo de Marcos y nos va relatando diversas curaciones y disputas de Jesús al hilo del evangelio marcano. Inmediatamente después de la elección de los Doce en el monte (Lc 6,12-16), Jesús va con ellos a un paraje llano. Comienza el evangelio de hoy. Es la versión lucana del “Sermón de la Montaña” de Mateo. En Lucas, el primer discurso de Jesús es más breve y menos orgánico que en Mateo. Las 8 bienaventuranzas de éste son modificadas por Lucas en 4 bienaventuranzas y 4malaventuranzas. Después de nuestro evangelio, Lucas continuará con su“Sermón del Llano” con la sección dedicada al amor a los enemigos (Lc 6,27-35).

 

TEXTO

El v. 17a nos presenta la situación: Jesús y sus doce discípulos bajan del monte y se detienen en un lugar llano. El siguiente sumario de actividad de Jesús (vv. 17b-19) no está recogido en el evangelio dominical.

Los vv. 20-26 son el comienzo del discurso de Jesús, impactante por su contenido e interpelante por la maciza presencia de la 2a persona del plural. La estructura, en claroscuro, tiene dos partes:

a) vv. 20b-23: las 4 bienaventuranzas;
b) vv. 24-26: las 4 malaventuranzas, los 4 ayes.

 

ELEMENTOS A DESTACAR

• Lucas hace un tratamiento especial de las bienaventuranzas. En Mateo, ellas son una especie de “programa de vida” de tal valor ético que recibirá una recompensa celestial. Lucas, en cambio, las presenta junto a las malaventuranzas para indicar un tema predilecto: el cambio de situación entre el presente y el futuro. Dios provocará una inversión de situación (cf. la parábola del pobre Lázaro en Lucas 16). Is 55,8 ya nos transmitía este oráculo de Dios: “No son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos”. ¿Nos preocupamos de orientar nuestras personas y vidas según el estilo de Dios?

• Hay una doble inversión de situaciones en el texto. La primera inversión: Jesús llama bienaventurados a pobres, hambrientos, sufrientes y perseguidos. Y alerta severamente a ricos, saciados, satisfechos y alabados.

• La segunda inversión se cifra en la oposición ahora y el futuro. Conociendo las preferencias de Dios, conviene situarnos en el ahora con unas condiciones quenos den provecho cuando llegue el momento definitivo en el que Dios “haga nuevas todas las cosas”. ¿Qué tendríamos que modificar?

• La continua presencia de pronombres y adjetivos de la 2ª persona del plural confiere al texto un fuerte sentido de interpelación. Para los discípulos de entonces y de ahora. ¿En qué medida y con qué fuerza consideras estas palabras dichas para ti/para vosotr@s? ¿A qué te/os mueven?

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

Read Full Post »

“Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza”, leíamos en la primera lectura, con esa misma confianza presentamos nuestras necesidades diciendo:

TE LO PEDIMOS CON FE, SEÑOR.

1. – Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que, plantados junto al río de la Vida, no dejen de dar fruto y su sombra cobije a todo tu pueblo que es la Iglesia. OREMOS

2. – Por los gobernantes y los que les rodean, para que vean en las bienaventuranzas, una senda a seguir. OREMOS

3. – Por la paz en el mundo y la fraternidad entre todos los hombres. OREMOS

4.- Por los enfermos y por los que sufren el azote del hambre, para que sepan que hay hermanos dispuestos a ayudarles, consolarlos y darlos de comer. OREMOS

5. – Por todos aquellos que se han alejado de la Iglesia o cuya fe se ha enfriado, para que encuentren en Jesucristo resucitado la luz que lleva a la casa del Padre. OREMOS

6. – Por las familias cristianas, para que encuentren en Cristo la alegría del amor compartido. OREMOS

7. – Por todos nosotros y nuestras necesidades que tu conoces, socórrenos y acompáñanos. OREMOS

Señor, escucha las necesidades que tu pueblo te implora. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.


Con la confianza puesta en el Señor traemos a su presencia nuestra pobreza, nuestro dolor, nuestra incomprensión, con la seguridad de que Él las transformará para llegar a ser “dichosos”. Y respondemos:

GUÍA, SEÑOR. A TU PUEBLO

1.- Por la Iglesia; para que, como Jesús, sienta compasión por esas personas que se sienten marginadas, que no cuentan, que son despreciadas… y les haga ver que está a su lado para ayudarles. OREMOS

2.- Por el Papa, los obispos, los sacerdotes; para que muestren la dicha de trabajar por los valores del evangelio aunque para ello haya que pasar dificultades. OREMOS

3.- Por los que viven tan sólo del poder, del dinero, de la fama; para que entiendan que eso mismo puede llevarles a la esclavitud, a la pobreza, y a la injusticia. OREMOS

4.- Por todos los que lloran a causa del dolor, del desamor, de la incomprensión; para que se den cuenta que esas lágrimas se pueden transformar en dicha buscando los verdaderos valores de confianza, perdón, generosidad, aceptación, paciencia… OREMOS

5.- Y hoy especialmente pedimos por los enfermos y por los hambrientos y pidamos por su curación y por el fin de sus sufrimientos. OREMOS

6.- Por las familias, marcadas por la desunión, la violencia, los malos tratos, la incomprensión, la indiferencia; para que busquen remedio en personas que pueden ayudarles y no se refugien en lo fácil de la separación, sino que luchen: por el auténtico encuentro, por el perdón, por la escucha, por el diálogo… OREMOS

7.- Por nosotros; para que salgamos de nuestra comodidad y nos impliquemos en este mundo de pobreza y opresión dando “como decía la Madre Teresa” hasta hacernos daño. OREMOS

Que te sean agradables, Señor, estas peticiones que con la mayor confianza hemos traído a tu presencia, para que tu bondad nos conceda lo que nosotros no podemos esperar con nuestros méritos.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Read Full Post »

Oración de la comunidad

Oración para el Domingo V de Tiempo Ordinario

Oración comunitaria Domingo V de Tiempo Ordinario

Read Full Post »

PESCADOR  DE HOMBRES

Hola Jesús. ¿Cómo estás? Quiero acompañarte en tu camino. Para esta oración necesitas papel y lapicero. Búscalos ahora y si no los tienes, entonces tendrás que dibujar con tu imaginación.

Hoy Jesús nos invita a pescar. Pero no a pescar cualquier cosa, sino a pescar personas. ¿Personas? Pero las personas no están en el agua. Debe ser una forma de hablar. Sí, imagino que sí. Aunque nunca lo he entendido bien. Imagínate que estás en la barca con Pedro y Jesús. Es un día de pesca. Escucha el viento, el ruido del mar y de las gaviotas. Imagina que tú eres también como los amigos de Jesús. Uno más entre ellos. Escucha lo que dicen. Intenta imaginar qué sienten.

El texto es una adaptación del evangelio de Lucas (Lc 5, 1-11):

Estaba Jesús en el lago cuando vio dos barcas junto a la orilla; los pescadores habían vuelto de pescar y estaban lavando las redes, que era lo último que hacían cada día.
Jesús subió a la barca de Pedro y le pidió que se apartase un poco de la orilla. Desde la barca, empezó a enseñar a la gente. Cuando acabó, le dijo a Pedro: “Rema mar adentro, y echa las redes para pescar”.

Pedro protestó, porque estaba ya cansado y un poco fastidiado: “Maestro, hemos pasado toda la noche pescando y no hemos conseguido ni un solo pez”. De todos modos, se fió de Jesús, y le dijo también: “si me lo dices tú, echaré las redes”.

Y pescó tantos peces que no podía con ellos. Tuvo que llamar a los demás para que le echasen una mano porque la barca casi se hundía por el peso. Al ver esto, Pedro, Santiago, Juan y todos los que estaban allí se quedaron con la boca abierta viendo lo que había hecho el Señor. Pedro incluso se asustó un poco.

Pero Jesús le dijo: “No tengas miedo. Desde ahora serás pescador de hombres”. Y ellos lo dejaron todo y lo siguieron.

Yo me he sentido impresionado. No podía creerme que estaba en la misma barca que Jesús, que Jesús me hablaba a mí, me pedía algo. Si sólo estoy en primaria. Ahora dibuja una barca lejos de la orilla. Debajo de la barca está el ancla. El ancla es lo que hace que estés centrado en ti. Escribe aquellas cosas que te hacen agarrarte a la tierra y por las que dirías a Jesús que estás cansado, que mejor remar otro día.

Encima de la barca están las redes. Llenas de peces. Escribe en ellas lo que te ilusiona, aquello que te hace sentir cosas por las que seguirías a Jesús, por las que serías pescador de hombres.

Ahora tienes que elegir tres cosas de las que has escrito, sean del ancla o de las redes. ¿Con qué te quedas? Tal vez ha salido ganando el ancla. O tal vez las redes. Mientras escuchas la canción, vete completando el dibujo con más cosas en las redes. Cosas que te ayudarían a dejar el ancla y quedarte con las redes, que es lo que Jesús te pide.

Y tú, ¿te imaginas pescador de hombres? ¿Te imaginas echar tus redes?

Rema mar adentro, Rema mar adentro.

Tú que calmas tempestades
y caminas sobre las aguas,
conoces todos los mares,
experto en profundidades.
Aquí tienes nuestras redes
y nuestra pequeña barca
nuestra vida y nuestro corazón ardiente.
Tú, pescador de hombres
llévanos contigo a trabajar.

Nos esperas en la orilla
con las brasas encendidas
después de bregar de noche
trabajo duro y estéril
No nos falte tu palabra
ni el calor de tu presencia
de la mesa compartida que da vida
Tú, pescador de hombres,
invítanos una vez más.

(Soltando amarras, izando velas
ensanchando horizontes
y siguiendo rutas nuevas)

Rema mar adentro interpretado por Maite López, «Deseos»

Respondemos: Remaremos mar adentro

Remaremos mar adentro

Porque conoces nuestras redes y nuestra pequeña barca…
Porque conoces nuestra vida y nuestro corazón ardiente…
Porque siempre nos esperas a la orilla con una luz encendida…
Porque siempre nos das calor cuando lo necesitamos…
Porque nos acompañas y nos guías sin que nos demos cuenta…
…Remaremos mar adentro.

Ayúdanos a dejar nuestras redes, a compartir nuestra pesca, a ser cada vez más en la barca.

Gloria al Padre,
y al Hijo,
y al Espíritu Santo.
Como era en el principio,
ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: