Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Oración de los fieles’ Category

Oremos al Padre que nos ha brindado a su Hijo como Rey Bueno.

• Por la Iglesia, para que evite toda tentación de apropiación del reinado de Cristo, a ella encomendado, y se muestre siempre en actitud humilde, como quien se sabe que es siervo y amigo. Roguemos al Señor.

• Por todas las personas e instituciones que ayudan a los demás, para que, en esa libertad y generosidad de dar «sin esperar nada a cambio», el Señor les conceda el gozo de saberse en su amistad y sintonía. Roguemos al Señor.

• Por la universalidad del proyecto del Reino de Cristo, para que siempre evite toda exclusión y todo rechazo hacia las personas, sea cual fuere su situación. Roguemos al Señor.

• Por nosotros, para que erradiquemos toda excusa que tenga que ver con la ayuda a los demás. Roguemos al Señor.

• Por todos los aquí presentes, para que el Espíritu de Cristo, Rey del universo, nos mueva a responder a su llamada de amor con un Amén que brote desde el corazón y nos ayude a encarnar más nuestro camino de fe. Roguemos al Señor.

A ti, Padre, te lo pedimos por intercesión de Jesucristo, rey del universo.

Anuncios

Read Full Post »

Oremos a Dios, Padre de todo bien.

• Por la Iglesia de Cristo, para que siempre muestre una mente abierta y un corazón disponible ante el movimiento y el cambio social y evite toda parálisis en el desarrollo de la fe. Roguemos al Señor.

• Por todas las personas que han puesto su talento al servicio de los demás, sobretodo aquellas que se han implicado en socorrer las necesidades básicas de los que menos tienen, para que el Señor les multiplique su labor con generosidad. Roguemos al Señor.

• Por los que viven desanimados, decaídos y desprovistos de toda esperanza, para que el Señor les inspire la fe que les lleve a creer que, con Él, todo horizonte de vida mejora y toda angustia desaparece. Roguemos al Señor.

• Por nosotros, para que el Señor infunda en nuestros corazones la valentía necesaria y así logre ani- marnos a con ar en nosotros mismos y poner nuestro talento, sea cual fuere, al servicio de los demás. Roguemos al Señor.

Danos a todos, Padre nuestro, la capacidad de soñar un mundo nuevo.

Read Full Post »

Oremos a Dios, nuestro Padre, que no cesa de enviarnos a su Hijo como el esposo el de su Iglesia.

• Por la Iglesia universal, para que siga manteniendo una actitud vigilante ante la voluntad del Señor y así muestre su luz ante un mundo distraído e indiferente. Roguemos al Señor.

• Por aquellos que creen que la fe solo sirve para preparar una buena muerte, para que el Espíritu les mueva a considerar la buena vida que brota de la apertura a Dios y a los demás. Roguemos al Señor.

• Por todos nosotros, para que el Espíritu del Señor nos mueva a resolver nuestras inquietudes, sobre todo aquellas que brotan de las necesidades más profundas del corazón. Roguemos al Señor.

• Por las personas que viven agobiadas ante el hecho de la muerte, o se encuentran en ese trance, para que nuestro Señor les mueva a la fe y a la confianza de saberse parte de la alegría eterna. Roguemos al Señor.

• Por todos quienes viven en la superficialidad y la indiferencia, para que sientan la interpelación de quienes viven en el sufrimiento y los abandonos. Roguemos al Señor.

Tú, Padre, que quieres que pongamos en ti toda nuestra confianza, atiende nuestras súplicas y danos tu fortaleza.

Read Full Post »

Nos presentamos ante ti, Padre, como comunidad de hermanos, iguales en dignidad, diversos en el servicio. Y de esta manera te presentamos hoy nuestras peticiones:

• Por el papa, por los obispos y cardenales, por los sacerdotes y diáconos, por todos quienes han recibido el sacramento de la ordenación sacerdotal. Que vivan su ministerio desde la honradez, la sencillez, la pobreza, la limpieza de corazón y el servicio desinteresado a todas las comunidades.

• Por la Curia de Roma y todas las Curias episcopales. Que, atentos a la llamada del papa Francisco, redoblen sus esfuerzos para la necesaria reforma de la Iglesia y no pongan trabas a todo lo iniciado en estos años.

• Por todos los agentes de pastoral, que realicen su ministerio con verdadera ilusión y entrega, sin desfallecer ante las di cultades de la sociedad en la que vivimos.

• Por todos los laicos, para que reavivemos el sentido del “sacerdocio común” en toda su dignidad, responsabilidad y participación, sin dejarnos amilanar por un clericalismo que todavía permanece en muchas de nuestras iglesias y comunidades.

• Que nos vivamos todos, en la Iglesia, como iguales, hermanos todos sin prevalencia de unos sobre otros, hijos de un único Dios, Padre de todos.

Escucha, Padre, nuestra oración de hoy. Ayúdanos a ser verdadera iglesia, comunidad de hermanos, testimonio ante el mundo de una nueva sociedad.

Read Full Post »

Hoy ponemos ante ti, Padre, como intercesores, a todos los hombres y mujeres que, sabiéndolo o no, han caminado por los caminos de las “bienaventuranzas” que nos anunció Jesús.

• Por una Iglesia pobre, sencilla y de los pobres, abierta a los sufrimientos y a las alegrías de toda la gente.

• Por un mundo de valores auténticamente humanos, lejos de una felicidad de oropel basada en la super cialidad, el dinero, la apariencia, la fama o el poder.

• Por una sociedad donde los últimos y más vulnerables sean los bienes que hay que cuidar y salvar, por encima del bienestar de unos pocos.

• Por una comunidad cristiana cuyo corazón esté habitado de verdad por ti, capaz de ser germen y fermento de una nueva sociedad.

• Por tus discípulos, nosotros mismos, llamados a la auténtica felicidad de un corazón sencillo, compasivo, amante de la justicia y de la paz, sembradores de reconciliación.

Afianza en nosotros, Señor, los deseos de seguir los pasos de quienes nos han precedido como amigos tuyos y han sido testigos de tu verdad.

Read Full Post »

Jesús nos dijo que su “mandamiento” era el del amor. Te pedimos hoy, Padre, que sea el amor a ti y al prójimo la clave de nuestra vida.

• Que, por encima de viejas tradiciones o intereses egoístas, la Iglesia pueda llevar a cabo una profunda renovación dirigida únicamente por el amor a ti, Padre, y a todos nuestros hermanos.

• Que la sed de espiritualidad que sienten tantas personas hoy, que huyen de los ídolos y el vacío de nuestro mundo, no supongan una huida de la realidad en aras de una paz interior que sólo se mira a sí misma.

• Que el auténtico amor, que no se divide en amor a ti y olvido de los demás, o en amor a los demás con olvido de ti, sea la base de la nueva humanidad que está surgiendo en el mundo en este cambio de época.

• Que seas tú, Padre nuestro, el único auténtico “señor” de nuestras vidas y huyamos de todos los ídolos a los que a veces la sociedad nos empuja a servir.

• Que sean las obras, más que las palabras, las que constituyan en la sociedad, a ojos de la gente, nuestra identidad de cristianos.

Haznos vivir, Señor, un amor unificado como la plenitud del mandamiento que Jesús nos enseñó.

Read Full Post »

En este mundo cada vez más plural y multicolor te pedimos a ti, Padre, que haces salir el sol sobre malos y buenos y envías la lluvia sobre justos e injustos:

  • Te pedimos por la Iglesia, humilde servidora del Reino, promotora, junto con hombres y mujeres de buena voluntad, de un mundo de justicia, de paz y libertad para todos.
  • Te pedimos por nuestro mundo y nuestra sociedad, a veces tan radicalizado en posturas excluyentes y polarizadas entre continentes, países y personas. Que los deseos de seguridad no menoscaben las ansias de libertad y de un justo pluralismo.
  • Te pedimos por nuestro país, cada día más plural y multicultural, para que construyamos entre todos una ciudad inclusiva, eliminando de nuestros corazones todo sentimiento de xenofobia, intolerancia y exclusión.
  • Te pedimos por nuestras comunidades cristianas, que asumamos nuestro papel en la sociedad de ser “alma” del mundo, sal y levadura de reconciliación y cohesión social, sin miedo a vivir una sana laicidad.
  • Te pedimos por nosotros los cristianos, que, firmes en nuestra fe en ti, sepamos abrirnos al diálogo con los que no piensan, sienten ni viven como nosotros.

Enséñanos, Padre, a vivir en sociedad como impulsores de fraternidad entre todos los hombres y mujeres con quienes convivimos.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: