Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pastoral adolescentes’ Category

DOMINGO I de CUARESMA (B)
“Creed en el evangelio”

18 de febrero de 2018

(Hay que presentar este domingo con la novedad del mensaje que nos trae la Cuaresma. Desde luego, en todo momento, ha de hacer referencia a la Pascua.

Hay elementos que nos sitúan y centran en la Cuaresma: la ceniza que se ha recibido (en algunos lugares todavía se impone en este primer domingo, de manera privada), las lecturas proclamadas en las eucaristías, la llamada a la conversión, la privación de algo, la limosna, la referencia al Bautismo, la luz, la lectura del evangelio, la eucaristía… de una u otra manera irán apareciendo estos signos y referencias en la celebración de las eucaristías dominicales.

Inculcar que la Cuaresma no es sólo “privación”, sino “ampliar la mirada hacia la Pascua”.

Convendría una ambientación sobria del lugar de la celebración, con carteles o mensajes muy claros, alusivos a la Pascua. Que destaque el color morado.

  • Un signo para la celebración: Se podría usar todavía el signo de la ceniza, no para ser impuesta en la asamblea, sino para comentar su significado, con el cual comenzábamos la cuaresma: deseo y voluntad de cambio, de mejora, de conversión, de “reorientar” nuestra vida.
  • En lugar del signo de la ceniza, se puede usar también un libro de la Biblia, o los libritos que abundan con las lecturas del evangelio de todo el año, como invitación a leer en cuaresma el evangelio de cada día.
  • Se puede hacer “Procesión de Entrada”, portando dignamente el libro del Leccionario, que se colocará en el ambón.
  • Una canción para la celebración: “Vengo ante ti, mi Señor, reconociendo mi culpa”. “Enséñanos a orar” (Kairoi). Se puede cantar, recitar o escuchar).

1. MOTIVACIÓN

Amigos: Hemos comenzado una nueva etapa de nuestra celebración de la fe: la Cuaresma. No tengas miedo a entrar con ganas en este tiempo y en las propuestas que vas a encontrar. Vamos a comenzar un camino que nos llevará a la gran experiencia de la Pascua. Amigos, vamos a celebrar. Vamos a participar. Comenzamos.

2. CANTO

3. SALUDO DEL SACERDOTE Y MOTIVACIÓN DEL PERDÓN

4. PETICIÓN DE PERDÓN (Hoy se podría cantar algún canto penitencial. “Vengo ante ti, mi Señor, reconociendo mi culpa…”)

5. PRIMERA LECTURA (Una sencilla leyenda)

Monición: Vamos a escuchar ahora una lectura. No es la Palabra de Dios, sino una lectura que nos va a explicar muy bien en qué consiste la conversión, el cambio que cada uno tenemos que hacer en nuestra vida. Escucha esta leyenda:

Lectura:

Un joven príncipe decía de sí mismo: De joven mi oración consistía en decir a Dios: “Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo”.

A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir: “Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho”.

Ahora, que soy anciano, he empezado a comprender lo estúpido que yo he sido. Mi única oración es la siguiente. “Señor, dame la gracia de cambiarme a mí mismo”. Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida.

Todo el mundo piensa en cambiar a la humanidad. Casi nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

6. CANCIÓN. (En lugar del salmo responsorial, entonar una canción. Puede ser: “Que tu Palabra nos cambie el corazón”.)

7. EVANGELIO (Marcos 1, 12-15). “Convertíos y creed la Buena Noticia”. Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía: – Se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed la Buena Noticia.

Palabra del Señor.

8. COMENTARIO

  • Cuaresma no es tristeza, sino tiempo para crecer, para avanzar.
  • Qué entiendes por un “cambio” en tu vida. Quizás mejorar en algunas cosas.
  • Te propongo tres cosas para “cambiar” o mejorar algo de tu vida:
  • “Oración”, rezar una oración todas las noches. Leer el evangelio del día.
  • “Limosna”, dar algo. Ser caritativo con quien lo necesita.
  • “Ayuno”, privarse de algo.
  • Si no se ha hecho, se puede comentar el signo de la ceniza que recibimos el pasado miércoles.

 

9. PETICIONES

  1. Por todos los que formamos la Iglesia, para que nos sintamos verdadero “Pueblo de Dios”. Roguemos al Señor.
  2. Por quienes quieren mejorar algo en su vida en este tiempo de Cuaresma y Pascua. Roguemos al Señor.
  3. Por los que tienen problemas de salud, de falta de trabajo u otros problemas, para que sientan nuestro apoyo. Roguemos al Señor.
  4. Por los niños y niñas y por los adultos que van a ser bautizados en Pascua, para que se preparen con alegría a este acontecimiento. Roguemos al Señor.

10. ACCIÓN DE GRACIAS.

“Enséñanos a orar” (Kairoi)

Señor, enséñanos a orar,
a hablar con nuestro Padre Dios.
Señor, enséñanos a orar,

a abrir las manos hacia ti.

Orar con limpio corazón,
que sólo cante para ti,
con la mirada puesta en ti,
dejando que hables, Señor.
Orar buscando la verdad,
cerrar los ojos para ver,
dejarnos seducir, Señor,
andar por tus huellas de paz.

11. PARA LA VIDA

(Leer cada día el evangelio del día o hacer una oración).

Anuncios

Read Full Post »

Semana I de Cuaresma
18 de febrero de 2018

Génesis 9, 8 – 15. Salmo 24. 1 Pedro 3, 18 -22. Marcos 1, 12 – 15.

Hoy es el primer domingo de Cuaresma, inicio de un tiempo de preparación que nos llevará hasta el Misterio Pascual de Jesús: su muerte y resurrección. Y nada mejor que escuchando estas lecturas en las que se nos muestra que debemos tener confianza y fe en Dios, pues así el Señor nos salvará.

Ya en la primera carta de Pedro nos enseña como Cristo murió por nuestros pecados, como el justo sufrió por los injustos. Todos hemos sido bautizados para ser salvados, pero es una salvación no por purificación de nuestros pecados, sino pidiendo a Dios que nos de una buena conciencia, para que nuestros actos nos lleven a la salvación.

Y todo esto ocurre en cualquier circunstancia, pero siempre son más ejemplares los momentos difíciles, en los que tenemos problemas y dificultades. Estos son los momentos en los que nos cuesta más tener fe y confianza en Dios. Ese que está siempre acompañándonos, aunque no nos demos cuenta de su presencia.

En la primera lectura tenemos el establecimiento de una alianza de Noé con Dios. Dios siempre mantiene su alianza con los hombres, aunque nosotros rompamos con ella y no la cumplamos. El Señor es misericordioso y leal, es bueno con todos. Incluso enseña el camino a los pecadores y busca restablecer con ellos la relación. Dios nunca nos deja solos, nunca pierde su empeño de buscar nuestra salvación. Dios nos acompaña en el duro y difícil camino del día a día.

En el evangelio tenemos a Jesús tras el bautismo, lleno del Espíritu Santo, volviendo del Jordán. Estuvo durante cuarenta días vagando por el desierto. Durante este tiempo, Jesús como todo ser humano sufre momentos de dificultad. Son estos momentos en los que necesitamos ser fuertes. Son estos momentos en los que todos nos sentimos tentados por buscar alguna manera de acabar con estos sufrimientos, pudiendo caer en las tentaciones del diablo.

Con las tentaciones se nos muestra como Jesús es tentado como cualquier ser humano, pero nos enseña que es posible no caer en la tentación. Debemos ser fuertes y tener confianza plena en el Señor, que nos acompaña siempre. El Señor nos da la fuerza y la entereza para poder sobrellevar nuestras dificultades y seguir el camino que nos muestra.

Jesús es tentado, pero no cae en la tentación. Supera la prueba y acto seguido se dedicará a proclamar el evangelio de Dios. Directamente se dedica a llevar la Buena Noticia al mundo entero.

Nos muestra como el hombre puede vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios. Esforcémonos por tener la palabra de Dios en los labios y en el corazón. De esta manera, al invocar a Dios, este será generoso con nosotros. Nos enseñará el camino a seguir para superar las dificultades y tentaciones.

Y aún más, Jesús nos llama a la conversión y a que creamos en el Evangelio. Tiene una confianza plena en nosotros y en nuestra fe, para que creamos plenamente en el Evangelio por el proclamado, por medio de su vida y su obra. El es nuestro ejemplo, y es el camino que hemos de seguir. Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Es el momento de ponernos también nosotros en camino, como Jesús, para llevar la Buena Noticia, y esto se hace con nuestro ejemplo de vida.

German Rivas, sdb

Read Full Post »

DOMINGO VI ORDINARIO (B)
“Comparte”

11 de febrero de 2018

(En este segundo domingo de febrero nos llega cada año el recuerdo de la “Campaña contra el hambre en el mundo”, de “Manos Unidas”. Este año llega unido al lema: “Comparte lo que importa”. La eucaristía de hoy puede ser un buen momento para tomar conciencia de este problema del hambre.

En el ofertorio se puede hacer una presentación de ofrendas: diversos alimentos (alubias, arroz, fruta…) y la colecta que se haya recaudado para entregar a “Manos Unidas”.

Un signo para la celebración: una bandeja con unos trozos de pan, o una cesta con alimentos. También se puede colocar o proyectar en lugar destacado el cartel de la Campaña de este año.

Canto: se puede escuchar o cantar: “Gracias, Señor” (de Iturralde, “Pasó haciendo el bien”).

Este esquema de celebración de “Misa con niños” se puede emplear también en alguna celebración que se tenga durante la semana en el Colegio o en la misma Parroquia).

1. MOTIVACIÓN

Amigos. En estas primeras semanas de febrero solemos ver por las calles o en el colegio y parroquia algunos carteles anunciando la “Campaña contra el hambre en el mundo”. En este domingo la organización “Manos Unidas” nos pide que seamos generosos y que nos acordemos de los que tienen menos que nosotros.

En esta eucaristía vamos a rezar por los que pasan hambre y, si podemos, cuando sea posible, daremos una ayuda económica para esta Campaña.

Cantamos y celebramos la presencia de Jesús en nuestra asamblea.

2. CANTO DE INICIO

3. SALUDO DEL SACERDOTE Y MOTIVACIÓN DEL PERDÓN

4. PERDÓN

–  Gracias, Señor, y perdón por las veces que no confiamos en ti. SEÑOR, TEN PIEDAD.

–  Gracias, Señor, y perdón porque no ayudamos como tú ayudas. CRISTO, TEN PIEDAD.

–  Gracias, Señor, y perdón porque no escuchamos a los que nos necesitan. SEÑOR, TEN PIEDAD.

5. PRIMERA LECTURA (Primera Corintios 10, 31-11.1)
Monición: En esta lectura vamos a escuchar los consejos que nos da San Pablo para vivir como buenos cristianos. Siempre nos vienen muy bien.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios:

Hermanos: Cuando comáis o bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios.

No deis motivo de escándalo a nadie, ni a los judíos ni a los griegos.

Por mi parte, yo procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de ellos, para que todos se salven.

Seguid mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo. Palabra de Dios.

6. CANTO O SALMO RESPONSORIAL (El del día: “Tú eres mi refugio, Señor”).

7. EVANGELIO. Marcos 1, 40-45. “Si quieres, puedes limpiarme” (Se puede hacer dialogado).

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

NARRADOR: En aquel tiempo, se acercó a Jesús un hombre que estaba enfermo de lepra y, poniéndose de rodillas, le suplicaba diciendo:

PERSONAJE: Si quieres, puedes limpiarme.

NARRADOR: Jesús, sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo:

JESÚS: Quiero, queda limpio.

NARRADOR: La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Jesús lo despidió diciéndole vivamente:

JESÚS: No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.

NARRADOR: Pero cuando se fue, el que había sido curado empezó a contar el hecho en voz alta, dando gracias a Dios. La gente acudía a Jesús de todas partes.

Palabra del Señor

8. COMENTARIO

• Jesús que hacía el bien, curando, animando.
• Nosotros, ¿hacemos lo posible por ayudar a quien lo necesita?
• Comentar del lema de la Campaña la expresión: “Comparte”

9. PETICIONES – OFRENDAS (Se pueden presentar diversos alimentos y un lector lee el motivo de ofrenda y petición).

Lector:

Señor, hoy te presentamos estos alimentos. Son signo de lo que quisiéramos que llegara a todo el mundo que pasa hambre. Ayúdanos a ser más cuidadosos con la comida que tenemos, y menos egoístas en casa. Ayuda a todos los niños necesitados del mundo. Y a nosotros haznos más solidarios. Por todo ello, ROGUEMOS AL SEÑOR, TE ROGAMOS ÓYENOS.

10. ACCIÓN DE GRACIAS. “Gracias, por el milagro de la vida”

(Se puede escuchar o cantar esta canción. Como signo de gratitud a Dios que nos ayuda. También puede ser leída de manera pausada entre varios niños, con una música de fondo)

  • Gracias, Señor, por el milagro de crearnos. Gracias, Señor, por el milagro de encarnarte. Gracias, Señor, por el milagro de salvarnos. Gracias por el milagro de hacernos a tu imagen.
  • Gracias por el milagro de la vida. Gracias, por el milagro del amor. Gracias por el milagro de borrar nuestras culpas. Gracias, Señor.
  • Gracias, Señor, por el milagro de los montes. Gracias, Señor, por el milagro de los mares. Gracias, Señor, por el milagro de las flores. Gracias por el milagro del sol que muere y nace.
  • Gracias, Señor, por el milagro de un detalle. Gracias, Señor, por el milagro de un amigo. Gracias, Señor, por el milagro de las madres. Gracias por el milagro que nace en cada hijo.

     

11. PARA LA VIDA

(Miércoles de Ceniza. Recordar el inicio de la Cuaresma y la celebración que hay en la parroquia o el Colegio).

Read Full Post »

DOMINGO VI DEL TIEMPO ORDINARIO
11 FEBRERO de 2018

LA PALABRA DE DIOS

  • Levítico (13,1-2.44-46): El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado. Vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.
  • Sal 31- Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación.
  • Corintios (10,31–11,1): Hacedlo todo para gloria de Dios.
  • Marcos (1,40-45): Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo:

     

«Quiero: queda limpio.»

ECOS DESDE LOS JÓVENES Y LAS COMUNIDADES

• Las dinámicas sociales y económicas excluyen a muchos seres humanos de las condiciones más básicas. Hoy celebramos la jornada contra el hambre de Manos Unidas.

•  También muchos jóvenes padecen la escasez de trabajo y la imposibilidad de prever su futuro.

•  Nos toca curar e integrar a muchas personas en dificultad. ¿Cómo andamos de misericordia?

PROPUESTA DE HOMILÍA

Personas que sanan

La enfermedad es un mal que mina a la persona. Cuando se trata de una enfermedad incurable o de difícil tratamiento, puede ser tanto o más necesario el apoyo moral y la compañía que la misma terapia o medicinas. Las personas tenemos un poder que no acabamos de creer, y es que nuestra mirada, tacto y compañía, restablecen y curan. Hablaba hace poco con un educador en el patio y me hacía reparar en cierto niño que jugaba.

“Ves a ese niño. Viene todas las tardes a mi casa”. Ante mi extrañeza, continuó: “Vive en mi bloque y baja porque vive solo con la abuela. Se le ve más contento y parece como que soy para él un apoyo importante”. Casos como éste pueden darse a montones, y nos habla de que la cercanía es la mejor medicina que necesitamos.

La manera de hacer de Jesús

En el evangelio que hemos escuchado, un hombre con lepra se le acerca a Jesús y le implora la curación: “Si quieres, puedes limpiarme”. Según el ritual de pureza de Israel, aquel hombre era impuro por su enfermedad, y no tenía derecho a vivir en poblado. Debía andar solitario, dejarse barba y si divisaba a alguien en el camino, gritar: “Impuro, impuro”. ¿Quién puede vivir así? Es demasiado severa la condena de saberse maldito de Dios y de todos.

Por eso, Jesús no escapa al verlo: se acerca y dialoga con él. El no tiene miedo a contagiarse. Al leer este detalle, pensaba que el miedo nos paraliza muchas veces. Miedo al emigrante por serlo, miedo al homosexual, miedo al extraño o al mendigo…vivimos con un miedo excesivo.

Jesús sólo se acerca y le pregunta. Basta con esto: acercarse y preguntar: ¿qué quieres que haga por ti? Aquel hombre le pide la curación, y entonces se activa la misericordia que devuelve la dignidad a la persona: “Ve a presentarte a los sacerdotes y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés”. Tan importante como la curación de la lepra es el devolver a aquel hombre solitario a su familia y a sus vecinos. Ningún hombre merece el castigo de la soledad y el aislamiento.

Una Iglesia que sale al camino, acoge e integra

Hoy muchos viven la condena de la soledad; el estigma por ser diferentes o vivir situaciones complejas. El hambre es una de esas situaciones que matan. Hoy celebramos la campaña de Manos Unidas contra el hambre. El lema de este año es: “Comparte lo que importa”. Y es que compartir nos hace más felices y es la única forma de reorientar las dinámicas económicas y sociales. Jesús comenzó compartiendo una mirada y aquel hombre acabó de nuevo sano y de vuelta a casa, a los suyos.

A nosotros el hambre nos pilla lejos y de una parte acá, demasiado cerca. La crisis ha generado pobreza y miseria como hacía tiempo no conocíamos. Muchas familias están por debajo del umbral de la pobreza, y con ellos muchos niños. No solo es cuestión de países no desarrollados, sino de nuestro propio país. Manos unidas nos recuerda que compartir es la herramienta para el cambio. Compartir bienes, y también ideas y proyectos que hagan posible el cambio. Sería bueno inventar una cultura del diálogo, que es lo contrario a la cultura de la indiferencia y el individualismo.

El papa Francisco insiste frecuentemente que la Iglesia debe ser un hospital de campaña para tantos heridos. Casi nos sabemos de memoria estos tres verbos, tan necesarios para la acción pastoral con las personas: “Acoger, acompañar e integrar”. Son actitudes para cualquier comunidad cristiana.

Esta semana comenzaremos este tiempo de Cuaresma y puede ser un tiempo oportuno para esta conversión prioritaria hacia el ser humano. La conversión querida por Dios no tiene que ver con detalles raros; sino con el cambio del corazón. Cuidar al hermano es la mejor forma de comenzar este tiempo de cambio.

José Luis Villota, sdb

Read Full Post »

“LA VIOLENCIA ES UNA DEBILIDAD” (Jean Jaures)

En mis años de experiencia como entrenador, he podido ver casos en los que el corazón se me encogía con situaciones de frustración de chavales por la reacción de entrenador y padres. Voy a relatar dos de los que más me impactaron.

El primero, Andrés, de 11 años, en un partido de categoría alevín. La verdad es que era un partido importante para su clasi cación y conseguir la preciada medalla en dicho campeonato suponía el reconocimiento de sus compañeros, entrenador y familia.

Mucha presión para un chico tan joven. El partido fue muy disputado y la balanza se inclinó hacia el otro equipo por un fallo cometido por Andrés, punto que le llevó a un nivel de frustración tal que hizo que el chaval rompiese a llorar, cosa que, en cierto modo, podía ser normal por los nervios del momento, pero lo que hizo que me encogiera del todo fue la reacción de su entrenador, que, lejos de apoyarle y consolarle, le increpó y le pidió explicaciones de su fallo. Y, al ver la reacción del entrenador, sus propios compañeros le decían que habían perdido por su culpa… Andrés fue a refugiarse en sí mismo sin encontrar apoyo en nadie más que un amigo que fue a verle jugar. Mi sorpresa fue grande cuando la actitud de su amigo fue el punto de inflexión en el que la familia de Andrés comprendió que el comportamiento no era el correcto y lo que necesitaba él en ese momento era asumir su error con su ayuda.

“NO TE PREOCUPES POR QUE TUS HIJOS NO TE ESCUCHEN, TE OBSERVAN TODO EL DIA” (Madre Teresa de Calcuta)

Otro de esos casos fue el de otro chico llamado Luis de categoría alevín que, en otro partido no tan importante como el anterior pero sí con un marcador apretado, me hizo re exionar mucho porque, a la presión excesiva abonada por el entrenador/ padre del chico, unida a la falta de educación que era patente en cada gesto, creó una situación insostenible. Cada vez que Luis marcaba, se encaraba con los padres del equipo contrario, y si eso no fuera suficiente, sibilinamente iba increpando a los jugadores del equipo contrario. Éstos avisaron a su entrenador, que lo puso en conocimiento del entrenador de Luis, el cual no puso freno al comportamiento del chico, viéndose obligado el entrenador contrario a notificar dicha actitud al árbitro. La reacción de Luis fue la de insultarle, por lo cual le mandó al banquillo sin poder terminar el partido, con las consecuencia que eso trajo para el equipo. Lo positivo de esta situación fue la actuación del árbitro, que dio una gran lección al saber leer la situación, y se acercó a Luis al terminar el partido felicitándole por su juego, pero haciéndole ver que su comportamiento iba a ensuciar su trayectoria deportiva, lo cual dejó boquiabierto al entrenador/padre de Luis, que quedó avergonzado por su comportamiento en el partido.

“BIENAVENTURADOS LOS PACIENTES QUE DE ELLOS SERÁ EL REINO DE LOS CIELOS” (Mt 5,4)

REFLEXION:

Quiero hacer hincapié en el papel fundamental de la familia así como el de los entrenadores para crear un ambiente relajado y pací co donde, sin perder el espíritu de la competición, se pueda disfrutar de los éxitos así como aprender de las derrotas, las cuales también nos hacen ser mejores, y poder, de esta manera, disfrutar todos del deporte como lo que es: una actividad donde poder esforzarse y alcanzar nuevas metas tanto individuales como en equipo pero siempre con una sonrisa en la boca y una palmadita en la espalda de apoyo.

INTERROGANTES:

• ¿Le damos el sentido correcto a la palabra equipo?
• ¿Seremos capaces de transmitir el “Fair Play” en nuestros ámbitos más cercanos y con esto hacerlo llegar a todos los chavales y crear una sociedad más feliz consigo misma a través del deporte?
• ¿Podremos enseñar que no hay que ganar por ganar y por encima de todo?
• ¿Podremos hacer ver que la primera victoria es el respeto al compañero que está enfrente?
• ¿Seremos capaces de no proyectar nuestras frustraciones del pasado en el presente de los chavales?

Jorge Muro

Read Full Post »

Una consideración previa para comenzar. El tema que abordamos en este número no es fácil ni siquiera para los adultos. Tantas veces intentamos alejarnos de estas realidades duras (una muerte inesperada, un accidente…, podríamos alargar la enumeración) que nos cuestionan… O, simplemente, no le encontramos explicación, sólo experimentamos sus consecuencias y nos suelen dejar sin palabras. Provocan silencios elocuentes. Puede que iniciar nuestro acompañamiento a los niños con sosiego y quietud les comunique tranquilidad y que la reflexión que vamos a iniciar es importante. Por otra parte, no hemos de ocultar nuestra perplejidad, nuestras dudas, nuestro dolor… –que seguramente el niño también comparte pero que lo expresa de otra forma- porque le estaremos comunicando que lo que él experimenta no es extraño, sino más bien normal. Tantas veces tenemos miedo de mostrarnos tal y como somos ante ellos, pero es importante recordar que somos un referente, un modelo para ellos. Sobretodo, a partir de la Tercera Infancia (11 años) el niño presenta una empatía que le permite empezar a cuestionarse y preguntarse por el mundo de los adultos.

Desgraciadamente, no podemos ofrecer una respuesta completa que solucione todos interrogantes, puesto que no existe. El mal y el dolor que provoca es un misterio, como desarrollaremos más adelante, pero ofrecemos algunas indicaciones para ayudar a que el niño se acerque, lo experimente y se enfrente a él desde una perspectiva cristiana adecuada a su edad.

Adaptarse a su nivel de maduración. Partimos de una premisa: los niños son maduros en relación a su edad. Esto es, el concepto de madurez evoluciona en el arco de las etapas de la vida. Por lo que no es lo mismo abordar este tema con un niño de 6 que con otro de 8 años. Indicación a tener en cuenta para los hermanos. Para ello, proponemos no provocar sus preguntas sobre estas realidades, respetar su ritmo de crecimiento. Por ejemplo, seleccionando las películas, las series que ve. O acompañándolo mientras vemos un Telediario. En este aspecto, optamos por una pedagogía cercana a Montessori: el niño ha de descubrir la presencia del mal más cercano a su realidad que seguro que le interpela –como, por ejemplo, compañeros de clase que no quieren compartir ni ayudarle-.

Cuando el niño nos comenta alguna situación, hemos de dejar que nos la explique desde su perspectiva, sin intervenir demasiado. Podemos pedirle alguna aclaración, que desarrolle más sus ideas. Siguiendo un modelo más socrático, partiendo de su realidad y desvelando algunas posibles respuestas desde nuestra vivencia humana y cristiana.

Son preguntas válidas y adecuadas. No creemos que sea muy positivo responder un lacónico “ya lo comprenderás cuando seas mayor” –hemos de recordar lo que hemos comentado sobre la maduración relativa a cada etapa-. Desde el inicio de la historia, las personas nos han cuestionado el mal y el dolor consecuente. Más bien, hemos de animarle a que se cuestione, porque abren a cuestiones importantes como el sentido de la vida y es un contexto adecuado para hablarle de la esperanza cristiana. No hemos de evitar el contacto con cuestiones vitales.

Infortunadamente, nuestra sociedad tiende a ocultar estas situaciones, como la muerte –muchas familias optan por la no participación de los pequeños de la casa en los funerales-, el dolor, etc., o lo banalizan –conflictos armados, violencia- en los medios de comunicación o en las películas. Los niños también han de sentir el duelo y les negamos el apoyo y el acompañamiento social que suponen los rituales.

El mal y el dolor son un misterio no un problema. Seguimos la propuesta de la reflexión del filósofo Gabriel Marcel. El autor francés afirma que ante las realidades humanas (el amor, la amistad, el ser,…) no podemos ofrecer nunca una explicación científica, exacta, positiva. No lo podemos reducir a un problema y solucionarlo con una fórmula. Porque no tenemos todos los datos del mismo. Los niños están familiarizados con los problemas en el área de Matemáticas, les podemos comentar que faltan datos en el enunciado. Nunca podemos descubrir perfectamente por qué surge la amistad entre dos personas. Sólo nos podemos aproximar a estas realidades, porque son un misterio. Esto no quiere decir que hemos de ser indiferentes ante ellas; al contrario, hemos de comprometernos por evitarlas, cada uno desde su nivel –un niño puede evitar que en su clase haya compañeros que no tengan grupo de trabajo acogiéndolo en el suyo-.

Es un misterio que presenta una realidad personal y social. Los dibujos animados nos presentan una buena explicación de esta primera dimensión, la individual. La conciencia de muchos protagonistas se presenta con la imagen del ángel –buena opción- y la del demonio –la incorrecta-. ¿Por qué algunas veces se elige el mal? San Pablo también se hacía la misma pregunta (Rm 7, 18-20). Aunque estemos orientados al bien, a construir el Reino, a realizar el sueño de Dios sobre nosotros – nuestra felicidad-, a veces, actuamos mal.

También hay estructuras que son injustas y en la que todos participamos, directa o indirectamente. El trabajo infantil es una realidad que suelen entender fácilmente. Como cristianos, nos hemos de comprometer en contra de esas situaciones, porque todas las personas son nuestros hermanos y hermanas porque tenemos un Padre en común.

Los cristianos también nos interrogamos ante el mal. La fe también intenta aportar alguna luz ante este misterio. Los mitos del origen afirman que la Creación es buena (“Al ver Dios que todo estaba bien”), que el mal no ha sido creado por Dios; sino que es un misterio que seduce a Eva y Adán. El mal no procede Dios.

A lo largo de toda la historia de la Salvación, el mal actúa y con mucha dureza, pero Dios se mantiene fiel a su Alianza con nosotros (a través de personas como los profetas).

Jesús mismo se enfrenta al misterio del mal, a nivel personal (en Getsemaní, las tentaciones) y a nivel social (que lo acaba condenando). Pero su muerte por amor y su resurrección nos abren a la esperanza, a la derrota del mal y de la muerte –una de sus expresiones-. La resurrección no la podemos demostrar tampoco –es un misterio- pero sí mostrar sus efectos, el testimonio de los primeros discípulos que vencen su miedo y predican la Buena Noticia hasta morir por ella.

El camino personal para acercarse y enfrentarse al mal. Para un niño, el primer paso es reconocer que el mal existe, que actúa en él mismo y en la sociedad. A partir de aquí, intentar crecer, convertirse, responder a la amistad de Jesús que nos ayuda a reconocer nuestros errores, nuestros pecados. Nos anima a pedir compasión y siempre nos ofrece su perdón. Es una buena oportunidad para empezar a familiarizarse y a entender el Sacramento del Perdón.

Óscar Fuentes, S.J.

Read Full Post »

DOMINGO IV ORDINARIO (B)
“Atrévete a ser Misionero”

28 de enero de 2018

(El evangelio de hoy nos presenta a Jesús que enseña en la sinagoga de Cafarnaún y que hace el bien curando a un necesitado. Nosotros también podemos anunciar el nombre de Jesús y curar las “pequeñas heridas” de la gente.

  • La frase propuesta como lema para la eucaristía es el lema de la Jornada de la Infancia Misionera, que se celebra hoy: “Atrévete a ser misionero”.
  • Un signo para la celebración: Una esfera del mundo, colocada en lugar visible. Signo de nuestra apertura a ser testigos, ser luz que ilumine la vida.
  • En algunas iglesias de obras salesianas se celebrará la fiesta litúrgica de San Juan Bosco.
  • Canciones para la celebración: “Que tu Palabra”; “Pon tu mano en la mano de aquel que te da la mano”; “Alma misionera”).

1. MOTIVACIÓN

Amigos: Bienvenidos a la celebración. Hoy se nos va a pedir que cada uno de nosotros, en nuestro pequeño ambiente, seamos “profetas”, “misioneros”. No un profeta para adivinar cosas, sino un profeta para hablar, con palabras y hechos, de que Jesús nos quiere y nos ayuda. Celebramos también en la Iglesia la Jornada de la Santa Infancia”: “Atrévete a ser misionero”. Vamos a celebrar, vamos a sentirnos familia de Jesús.

2. CANTO

3. SALUDO DEL SACERDOTE

4. PETICIÓN DE PERDÓN:

  1. Porlasvecesquenodamosbuenejemploalosamigos.Señor,ten piedad.
  2. Por las veces que somos egoístas y no ayudamos. Cristo, ten piedad.
  3. Por las veces que no nos acordamos de los enfermos y necesitados. Señor, ten piedad

5. PRIMERA LECTURA. Deuteronomio 18, 15-20. Lectura del libro del Deuteronomio:

Habló Moisés al pueblo diciendo:

El Señor, tu Dios, te suscitará un profeta como yo, de entre tus hermanos. A él le escucharéis. Es lo que pediste al Señor, tu Dios.
El Señor me respondió: “Tienen razón, suscitaré un profeta entre sus hermanos, como tú. Pondré mis palabras en su boca y les dirá lo que yo les mande”.

Palabra de Dios

6. CANTO: Puede ser, “Que tu Palabra”.

7. EVANGELIO (Marcos 1, 22-28). “Fue a la sinagoga a enseñar”. Lectura del santo evangelio según san Marcos:

Llegó Jesús a Cafarnaún, y, cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su enseñanza, porque no enseñaba como los letrados, sino con autoridad.

Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar. Jesús lo increpó:

– Cállate y sal de él.
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos:

– ¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.

Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Palabra del Señor.

8. COMENTARIO

  • Jesús que enseña en su misma tierra.
  • Y hace el bien, curando, estando cerca de quien lo necesita.
  • Y nosotros podemos “enseñar”, “ser profetas”, en nuestro ambiente.
  • “Atrévete a ser misionero”
  • Signo de la esfera del mundo, dar el evangelio, comunicar vida.
  • Y hacer el bien.

9. ORACION DE FIELES. PETICIONES

  1. Por los cristianos comprometidos en ser imagen de Jesús. Roguemos al Señor.
  2. Por los jóvenes que se preparan para ser misioneros o misioneras, sacerdotes y personas comprometidas en la Iglesia. Roguemos al Señor.
  3. Por los catequistas, monitores y educadores que nos ayudan. Roguemos al Señor.
  4. Por los niños que siguen a Jesús en todo el mundo en la Jornada de la Infancia Misionera. Roguemos al Señor.

9. PLEGARIA EUCARÍSTICA

(Se propone una de las Plegarias Eucarísticas para “Misas con niños”).

10. CANTO DE LA PAZ. Se puede resaltar este momento cantando con alegría y sentido de cercanía la canción “Pon tu mano” (se repite varias veces).

Pon tu mano en la mano de aquel
que te da la mano,
Pon tu mano en la mano de aquel
que te dice “ven”.
Él será tu amigo hasta la eternidad.

Pon tu mano en la mano de aquel
que te dice “ven”

11. ACCIÓN DE GRACIAS. CANTO: “Alma misionera”

1. Señor, toma mi vida nueva,
antes de que la espera desgaste años en mí.
Estoy dispuesto a lo que quieras,
no importa lo que sea, Tú llámame a servir.

Llévame donde los hombres,
necesiten tus palabras, necesiten mis ganas de vivir.
Donde falte la esperanza,
donde todo sea triste simplemente por no saber de ti.

2. Te doy mi corazón sincero,
para gritar sin miedo tu grandeza, Señor.
Señor, tengo alma misionera, condúceme a la tierra,

que tenga sed de ti.

Llévame donde los hombres…

12. PARA LA VIDA

(Recordar a las Misiones. Sentirse misionero).

Iñaki Lete, sdb

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: