Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pastoral infantil’ Category

Seis días después Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y los llevó a un monte alto a solas. Y se transfiguró ante ellos. Sus vestidos se volvieron de una blancura resplandeciente, como ningún batanero de la tierra podría blanquearlos. Y se les aparecieron Elías y Moisés hablando con Jesús. Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». Es que no sabía lo que decía, pues estaban asustados. Una nube los cubrió con su sombra; y desde la nube se oyó una voz: «Éste es mi hijo amado. Escuchadlo». Miraron inmediatamente alrededor, y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo con ellos.

Mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto hasta que el hijo del hombre hubiera resucitado de entre los muertos. Ellos guardaron el secreto, pero discutían qué querría decir con eso de «resucitar de entre los muertos».

Marcos 9, 2-10

Comentario del Evangelio

Cuando Jesús sube al monte con algunos de sus discípulos vemos que pasan dos cosas: la primera es que los apóstoles están tan a gusto que quieren quedarse allí para siempre, olvidándose de su misión en el mundo. Pero Jesús les hace bajar de las nubes, les hace ir a la realidad.

Y lo segundo es que Dios dice que Jesús es su hijo amado: no lo define como divino o perfecto, sino como amado. El amor es lo más importante de la fe cristiana. Y luego nos pide que le escuchemos, que le sigamos, que le prestemos atención. Debemos pensar si escuchamos a Jesús lo suficiente…

Para hacer vida el Evangelio

• Dios habla de Jesús como su hijo amado. Escribe el nombre de algunas personas a las que quieres.

• ¿Por qué queremos a las personas? ¿Cómo es el amor a los demás para los cristianos?

• Escribe un compromiso que te ayude a demostrar a las personas con las que convives que las quieres mucho.

Oración

¡Concédeme, Señor, la gracia de hablar a los demás de Ti con el corazón abierto, desde mi experiencia personal, desde la oración, desde el amor, de la reflexión y desde la verdad, para que puedas convertirte a través mío en una referencia entre los que quiero y conozco! ¡No permitas, Señor, que mi vida se pierda por derroteros sin interés, con agitaciones del corazón inútiles, en oraciones pronunciadas rápidamente y sin interioridad, en oraciones llenas de palabras vacías de contenido que me impiden escuchar tu voz y tu mensaje! ¡Señor, te doy gracias por tu amor, por enviarme el susurro del Espíritu y te pido que me ayudes cada día a buscar la santidad, el encuentro contigo y hacer viva en la realidad de mi vida tu presencia amorosa, misericordiosa y llena de bondad y esperanza!

Anuncios

Read Full Post »

En este pasaje, Jesús les da una “probadita” del Cielo a tres de sus apóstoles. Y aunque el texto no nos dice por qué, probablemente Cristo lo hizo porque sabía que les esperaban momentos de prueba ante el sufrimiento y la persecución, en los que su fe tendría que estar fortalecida para salir adelante “La Transfiguración” duró muy pocos segundos, pero fue suficiente para que los tres apóstoles, se dieran una idea de lo que les esperaba en el Cielo si perseveraban en su fidelidad a Dios y a su Palabra. Tan hermosa fue la experiencia, que Pedro ya no se quería ir de ahí y sin duda, les ayudó a crecer en su fe.

El Cielo también se experimenta en la tierra aunque de forma limitada: cuando logramos crear en nuestra familia, en la escuela, entre nuestros amigos… ambientes de respeto, de armonía, de ayuda mutua, en pocas palabras, de amor, estamos experimentando parte de lo que será el Cielo. Cuando en la oración sentimos el consuelo de Dino ante el sufrimiento, cuando con la confesión y la Eucaristía sentimos su perdón y el calor de su amor en nuestros corazones arrepentidos…

Y como Pedro, quisiéramos que esos momentos duraran para siempre y rehuirle a los ratos desagradables o difíciles de soportar. Pero aún estamos en la Tierra y hemos de ganarnos el Cielo eterno en nuestro diario vivir. Esos bellos momentos recargan nuestras baterías llenándonos de fe y del Espíritu Santo que nos dará la fuerza para los momentos de prueba que también forman parte de la vida.

Estamos ganando el Cielo eterno cuando nos toca perdonar al que nos ofende; tolerar al que no nos cae muy bien; ayudar al que lo necesita, aun a costa de nuestro sacrificio; callar cuando nos dan ganas de rezongar; trabajar cuando lo que queremos es descansar; compartir cuando apenas tenemos para nosotros… Si afrontamos momentos como estos, llenos de fe, pensando en lo que Dios quiere de nosotros, descubriremos que también en ellos, está Cristo “transfigurado”, junto a nosotros.

¿Sé descubrir a Cristo en los momentos difíciles o desagradables?

Read Full Post »

II Domingo de Cuaresma
Febrero 25, 2018

Gén. 22: 1-2, 9a, 10-13, 15-18; Sal. 116: 10, 15, 16-17, 18-19; Rom. 8:31B-34; Mar. 9:2-10

La Transfiguración

En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro le dijo a Jesús: “Maestro, ¡que a gusto estamos aquí! Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. En realidad, no sabía lo que decía, porque estaban asustados. Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salió una voz que decía: “Este es mi Hijo amado; escúchenlo.” En este momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesús que estaba solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían entre sí que querría decir eso de resucitar de entre los muertos.

Reflexión

La experiencia de la Transfiguración nos da la promesa de un mundo mucho más allá de nuestra propia imaginación y sueños. Jesús invita a los amigos que están con El a conocerle bien y a saber que es el Hijo de Dios verdadero. Converse con los niños sobre los momentos más felices de su vida, ¿Desearían que nunca se hubiese terminado? Jesús nos promete la vida eterna. ¿Como ven a la vida eterna? ¿Que desean hacer con sus vidas? ¿Le piden consejo a Dios en oración?

Actividad

Dibujar tres tiendas de campaña. En una escriban, “Mi momento más feliz.” En otra, “Aquí me encuentro Hoy.” En la tercera, “Esto deseo ser en el futuro,” Que dibujen lo que expresen con palabras. Orar por las almas del purgatorio. (Obra de Misericordia Espiritual)

Oración

Jesús, estos son mis sueños. Yo quiero escucharte; sé que siempre estarás conmigo, pase lo que pase. Jesús, tenemos muchos sueños y esperanzas para nosotros y nuestras familias. Tú prometes escucharnos. Ayúdanos a fijarnos siempre en la vida eterna y a tener confianza en Ti. Rezamos por las almas del purgatorio, especialmente los que no tienen quien recen por ellos. Gracias por amarnos. Amen.

Read Full Post »

Para la catequesis de los más peques.

Epifanía del Señor

Domingo II de Cuaresma

Epifanía del Señor

Autodefinido

Epifanía del Señor

Transfiguración

Read Full Post »

DOMINGO I de CUARESMA (B)
“Creed en el evangelio”

18 de febrero de 2018

(Hay que presentar este domingo con la novedad del mensaje que nos trae la Cuaresma. Desde luego, en todo momento, ha de hacer referencia a la Pascua.

Hay elementos que nos sitúan y centran en la Cuaresma: la ceniza que se ha recibido (en algunos lugares todavía se impone en este primer domingo, de manera privada), las lecturas proclamadas en las eucaristías, la llamada a la conversión, la privación de algo, la limosna, la referencia al Bautismo, la luz, la lectura del evangelio, la eucaristía… de una u otra manera irán apareciendo estos signos y referencias en la celebración de las eucaristías dominicales.

Inculcar que la Cuaresma no es sólo “privación”, sino “ampliar la mirada hacia la Pascua”.

Convendría una ambientación sobria del lugar de la celebración, con carteles o mensajes muy claros, alusivos a la Pascua. Que destaque el color morado.

  • Un signo para la celebración: Se podría usar todavía el signo de la ceniza, no para ser impuesta en la asamblea, sino para comentar su significado, con el cual comenzábamos la cuaresma: deseo y voluntad de cambio, de mejora, de conversión, de “reorientar” nuestra vida.
  • En lugar del signo de la ceniza, se puede usar también un libro de la Biblia, o los libritos que abundan con las lecturas del evangelio de todo el año, como invitación a leer en cuaresma el evangelio de cada día.
  • Se puede hacer “Procesión de Entrada”, portando dignamente el libro del Leccionario, que se colocará en el ambón.
  • Una canción para la celebración: “Vengo ante ti, mi Señor, reconociendo mi culpa”. “Enséñanos a orar” (Kairoi). Se puede cantar, recitar o escuchar).

1. MOTIVACIÓN

Amigos: Hemos comenzado una nueva etapa de nuestra celebración de la fe: la Cuaresma. No tengas miedo a entrar con ganas en este tiempo y en las propuestas que vas a encontrar. Vamos a comenzar un camino que nos llevará a la gran experiencia de la Pascua. Amigos, vamos a celebrar. Vamos a participar. Comenzamos.

2. CANTO

3. SALUDO DEL SACERDOTE Y MOTIVACIÓN DEL PERDÓN

4. PETICIÓN DE PERDÓN (Hoy se podría cantar algún canto penitencial. “Vengo ante ti, mi Señor, reconociendo mi culpa…”)

5. PRIMERA LECTURA (Una sencilla leyenda)

Monición: Vamos a escuchar ahora una lectura. No es la Palabra de Dios, sino una lectura que nos va a explicar muy bien en qué consiste la conversión, el cambio que cada uno tenemos que hacer en nuestra vida. Escucha esta leyenda:

Lectura:

Un joven príncipe decía de sí mismo: De joven mi oración consistía en decir a Dios: “Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo”.

A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir: “Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho”.

Ahora, que soy anciano, he empezado a comprender lo estúpido que yo he sido. Mi única oración es la siguiente. “Señor, dame la gracia de cambiarme a mí mismo”. Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida.

Todo el mundo piensa en cambiar a la humanidad. Casi nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

6. CANCIÓN. (En lugar del salmo responsorial, entonar una canción. Puede ser: “Que tu Palabra nos cambie el corazón”.)

7. EVANGELIO (Marcos 1, 12-15). “Convertíos y creed la Buena Noticia”. Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía: – Se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed la Buena Noticia.

Palabra del Señor.

8. COMENTARIO

  • Cuaresma no es tristeza, sino tiempo para crecer, para avanzar.
  • Qué entiendes por un “cambio” en tu vida. Quizás mejorar en algunas cosas.
  • Te propongo tres cosas para “cambiar” o mejorar algo de tu vida:
  • “Oración”, rezar una oración todas las noches. Leer el evangelio del día.
  • “Limosna”, dar algo. Ser caritativo con quien lo necesita.
  • “Ayuno”, privarse de algo.
  • Si no se ha hecho, se puede comentar el signo de la ceniza que recibimos el pasado miércoles.

 

9. PETICIONES

  1. Por todos los que formamos la Iglesia, para que nos sintamos verdadero “Pueblo de Dios”. Roguemos al Señor.
  2. Por quienes quieren mejorar algo en su vida en este tiempo de Cuaresma y Pascua. Roguemos al Señor.
  3. Por los que tienen problemas de salud, de falta de trabajo u otros problemas, para que sientan nuestro apoyo. Roguemos al Señor.
  4. Por los niños y niñas y por los adultos que van a ser bautizados en Pascua, para que se preparen con alegría a este acontecimiento. Roguemos al Señor.

10. ACCIÓN DE GRACIAS.

“Enséñanos a orar” (Kairoi)

Señor, enséñanos a orar,
a hablar con nuestro Padre Dios.
Señor, enséñanos a orar,

a abrir las manos hacia ti.

Orar con limpio corazón,
que sólo cante para ti,
con la mirada puesta en ti,
dejando que hables, Señor.
Orar buscando la verdad,
cerrar los ojos para ver,
dejarnos seducir, Señor,
andar por tus huellas de paz.

11. PARA LA VIDA

(Leer cada día el evangelio del día o hacer una oración).

Read Full Post »

Semana I de Cuaresma
18 de febrero de 2018

Génesis 9, 8 – 15. Salmo 24. 1 Pedro 3, 18 -22. Marcos 1, 12 – 15.

Hoy es el primer domingo de Cuaresma, inicio de un tiempo de preparación que nos llevará hasta el Misterio Pascual de Jesús: su muerte y resurrección. Y nada mejor que escuchando estas lecturas en las que se nos muestra que debemos tener confianza y fe en Dios, pues así el Señor nos salvará.

Ya en la primera carta de Pedro nos enseña como Cristo murió por nuestros pecados, como el justo sufrió por los injustos. Todos hemos sido bautizados para ser salvados, pero es una salvación no por purificación de nuestros pecados, sino pidiendo a Dios que nos de una buena conciencia, para que nuestros actos nos lleven a la salvación.

Y todo esto ocurre en cualquier circunstancia, pero siempre son más ejemplares los momentos difíciles, en los que tenemos problemas y dificultades. Estos son los momentos en los que nos cuesta más tener fe y confianza en Dios. Ese que está siempre acompañándonos, aunque no nos demos cuenta de su presencia.

En la primera lectura tenemos el establecimiento de una alianza de Noé con Dios. Dios siempre mantiene su alianza con los hombres, aunque nosotros rompamos con ella y no la cumplamos. El Señor es misericordioso y leal, es bueno con todos. Incluso enseña el camino a los pecadores y busca restablecer con ellos la relación. Dios nunca nos deja solos, nunca pierde su empeño de buscar nuestra salvación. Dios nos acompaña en el duro y difícil camino del día a día.

En el evangelio tenemos a Jesús tras el bautismo, lleno del Espíritu Santo, volviendo del Jordán. Estuvo durante cuarenta días vagando por el desierto. Durante este tiempo, Jesús como todo ser humano sufre momentos de dificultad. Son estos momentos en los que necesitamos ser fuertes. Son estos momentos en los que todos nos sentimos tentados por buscar alguna manera de acabar con estos sufrimientos, pudiendo caer en las tentaciones del diablo.

Con las tentaciones se nos muestra como Jesús es tentado como cualquier ser humano, pero nos enseña que es posible no caer en la tentación. Debemos ser fuertes y tener confianza plena en el Señor, que nos acompaña siempre. El Señor nos da la fuerza y la entereza para poder sobrellevar nuestras dificultades y seguir el camino que nos muestra.

Jesús es tentado, pero no cae en la tentación. Supera la prueba y acto seguido se dedicará a proclamar el evangelio de Dios. Directamente se dedica a llevar la Buena Noticia al mundo entero.

Nos muestra como el hombre puede vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios. Esforcémonos por tener la palabra de Dios en los labios y en el corazón. De esta manera, al invocar a Dios, este será generoso con nosotros. Nos enseñará el camino a seguir para superar las dificultades y tentaciones.

Y aún más, Jesús nos llama a la conversión y a que creamos en el Evangelio. Tiene una confianza plena en nosotros y en nuestra fe, para que creamos plenamente en el Evangelio por el proclamado, por medio de su vida y su obra. El es nuestro ejemplo, y es el camino que hemos de seguir. Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Es el momento de ponernos también nosotros en camino, como Jesús, para llevar la Buena Noticia, y esto se hace con nuestro ejemplo de vida.

German Rivas, sdb

Read Full Post »

Luego el Espíritu lo llevó al desierto. Y estuvo en él durante cuarenta días, siendo tentado por Satanás; y vivía entre las bestias salvajes, pero los ángeles le servían.

Después de ser Juan encarcelado, Jesús fue a Galilea a predicar el evangelio de Dios; y decía: «Se ha cumplido el tiempo y el reino de Dios está cerca. Convertíos y creed en el evangelio».

Marcos 1, 12-15

Comentario del Evangelio

Jesús fue tentado por el demonio. A veces nos cuesta hablar del demonio porque sabemos que es algo malo y no nos gusta hablar de cosas así.
Pero el mal existe y debemos darnos cuenta. A lo largo de la Historia los seres humanos hemos hecho cosas maravillosas, pero también hemos hecho y seguimos haciendo cosas muy malas, como matarnos entre nosotros.

De nosotros depende del lado que queremos estar, del lado de Dios o del lado del demonio. Es nuestra decisión; somos libres, como libre fue Jesús.

Para hacer vida el Evangelio

• A veces somos tentados como Jesús: sabemos que tenemos que hacer una cosa, pero hacemos la contraria. Escribe alguna situación de tu vida en la que te haya pasado esto.

• ¿Cómo sabemos cual es nuestro deber? ¿Qué podemos hacer para vencer nuestras tentaciones?

• Escribe un compromiso que te ayude a hacer lo que debes en los momentos importantes de la vida.

Oración

Tú nos invitas a ser los dueños
de nuestra vida,
a no dejarla en manos de cualquiera,
a no gastarla tontamente en lo que no llena,
a volcarnos del todo en el momento presente,
con toda nuestra capacidad de amar,

y toda nuestra posibilidad
de crear y de gozar.
Hemos sido tentado como Tú,
y nos hemos dejado seducir, hasta hoy…
pero estamos a tiempo de pedirte ayuda,
para seguir tu camino, y vivirlo contigo,
para elegir la Vida, el detalle, la sonrisa,
la oración el apoyo, la justicia y tu Amor.
Hoy comienzo contigo… no me dejes, Señor.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: