Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Películas’ Category

Título original: Manchester-by-the-Sea
Intérpretes: Casey Affleck, Lucas Hedges, Michelle Williams, Kyle Chandler. Género: drama Director: Kenneth Lonergan. Producción: USA 2016

Lee vivía feliz en un pueblecito pesquero de Massachusetts con su mujer y sus tres niños pequeños. Pero una noche comete un error involuntario y provoca un incendio en su hogar, a resultas del cual mueren abrasados sus tres hijos de corta edad. Lee no puede con el peso de la culpa. Su mujer le abandonó y él nunca se ha perdonado el terrible suceso.

Suele decirse –muy impropiamente, por cierto– que en los países de tradición cristiana el peso de la culpa es mucho mayor que en otras culturas. Pero el credo cristiano habla del perdón de los pecados y buena parte de la acción evangélica de

Jesús fue precisamente esa liberación de la culpa. Por desgracia para él, a Lee no le basta el perdón ajeno, ni siquiera el de su ex esposa. No es capaz de perdonarse a sí mismo. Aquella negligencia de tan fatales consecuencias le ha hecho autor de algo imperdonable.

El retrato de este neurótico –porque a la pos- tre, en eso se convierte Lee– tiene algo de tragedia griega. El héroe, obcecado, no ve venir el desastre hasta que estalla el infortunio y el protagonista carga con el peso insoportable de una culpa que anonada y aniquila.

Casey Affleck está soberbio en su papel, que le ha valido el Óscar. También el guión original del film obtuvo otro. El film engancha y atrae a pesar de la pesadumbre que destila. Útil para explicar el perdón cristiano y la culpa enfermiza.

Read Full Post »

El viajante

Título original: Forushande
Intérpretes: Taraneh Alidoosti, Shahab Hosseini, Babak Karimi, Farid Sajjadi Hosseini. Género: drama. Director: Asghar Farhadi. Producción: Irán-Francia 2016

Ganadora del óscar al mejor film de habla no inglesa, se me antoja premio excesivo para este drama conyugal. Cuenta el derrumbe del amor en una pareja de actores. Él, aparte de miembro de una compañía teatral, da clase de Literatura en un instituto y da a conocer autores extranjeros a sus alumnos. En el liceo y en el escenario trabaja la misma pieza teatral: La muerte de un viajante de Arthur Miller (1949). Él incorpora a Willy Loman y su mujer, a Linda, su esposa. En paralelo se suceden los ensayos y representación de la obra con las vicisitudes de la pareja.

La esposa en un descuido franquea la puerta de su casa a un desconocido que la fuerza y viola. Ella, tras el shock y la indignación inicial, desea pasar página y no meterse en un problema del que pueden salir perjudicados ambos. Pero al marido le sale el resabio ancestral sobre el honor. El crimen no ha de quedar impune y se propone humillar y hundir al responsable. Los deseos de venganza brotan no tanto por hacer justicia a su mujer cuanto por reparar su herido orgullo de marido. La esposa se da cuenta de que su catadura moral no es mucho mejor que la de su agresor.

Al film se le ve el plumero, su intención de denunciar el fundamentalismo que pervive en el Irán actual. Por ejemplo, en esos puntazos a la censura oficial –tanto escolar como teatral– que manda cambiar frases y omitir ciertos diálogos. En fin, una película digna, interesante, bien intencionada que sobresale por encima de la medianía pero no especialmente memorable.

Read Full Post »

Fences

Título original: Fences
Intérpretes: Denzel Washington, Viola Davis, Stephen Henderson, Jovan Adepo.
Género: denuncia social. Director: Denzel Washington. Producción: USA 2016

Adaptación de una obra de teatro sobre la vida llena de dificultades de una familia afroamericana a mitad del pasado siglo. Troy tiene cincuenta y dos años, trabaja de peón en un camión municipal de basura, y arrastra… una gran frustración. Fue un gran jugador de baseball en su juventud, pero en la liga de los negros, pues no se permitían entonces personas de color en las competiciones principales. Su máxima ilusión ahora es pasar de recogedor de bolsas a conductor del camión, pero ese puesto lo ocupan solo blancos.

Vive con su esposa Rose en al arrabal «negro» de la ciudad. La desvencijada casa que habitan tiene un pequeño terreno en rededor y la mujer está empeñada en que Troy construya un cierre de madera. La construcción de esa valla (a ella alude el título del film) no les va a dar más relevancia social, porque la discriminación que padecen no se remedia con una cerca.

Han coincidido en cartelera Loving, Moonlight, El nacimiento de una nación y Fences. Pintan un panorama sombrío por no decir tétrico sobre la democracia americana de la que alardearon como si fuera el mejor sistema político posible. Un sistema que trataba y trata a las personas de color, latinas o mestizas como seres inferiores, indignas de rozarse siquiera con los blancos hasta en el mismísimo retrete. Recuérdese que los derechos civiles para esta parte de la población se ganaron a finales de los sesenta y la década de los setenta, y al precio de mucha sangre derramada.

La película es así testimonio de una segregación que fomentaron y toleraron los ciudadanos de un país que oficialmente se declara creyente en Dios y cristiano en su inmensa mayoría. Algunos hasta invocaron la Biblia para justificar semejante aberración.

Read Full Post »

Título original: Umi yori mo mada fukaku
Intérpretes: Hiroshi Abe, Yôko Maki, Taiyô Yoshizawa. Género: drama Director: Koreeda Hirokazu. Producción: Japón, 2016

Un escritor divorciado, ganador de un premio literario, malvive trabajando como detective privado con ánimo de inspirarse para su siguiente novela que no se atreve a redactar. Pierde el dinero apostando en las carreras y carga con un desconcierto existencial que supuso su ruptura conyugal. Ahora no sabe cómo recuperar a su hijo de pocos años, ya que su ex ha iniciado una nueva relación y teme que el chico se distancie definitivamente de él. Por otra parte, no deja de espiar a su esposa.

Tras la tormenta… llega la calma. A eso se refiere, sin duda, el título. Nuestro protagonista, víctima tal vez de sus ambiciones profesionales y el miedo al fracaso, inicia un proceso de restablecimiento de relaciones que acaba por dar su fruto. El influjo de su hijo y una noche de tormenta hacen el resto.

La película de Hirokazu, del que comentamos hace unos meses Nuestra hermana pequeña, vuelve al tema de la familia, en este caso a un matrimonio roto que encuentra remedio en un diálogo sincero entre los cónyuges y un deseo de cimentar su relación sobre un amor adulto. Interesante, pues, para un debate sobre las parejas divorciadas y la situación de los hijos.

Read Full Post »

Las inocentes

Título original: Les innocentes
Intérpretes: Lou de Laâge, Agata Buzek, Agata Kulesza.
Género: drama ético-religioso Director: Anne Fontaine. Producción: Francia-Polonia, 2016

Una médica francesa, perteneciente a la Cruz Roja, está en misión en el Este de Polonia en 1945 para atender a los compatriotas supervivientes de los campos de concentración nazis. Allí es requerida para asistir a una enferma en un convento de religiosas. Pronto descubre que varias monjas están embarazadas, pues los soldados soviéticos las violaron repetidas veces cuando invadieron el país tras las tropas alemanas en retirada. Ella se preocupa de atenderlas y de calmar la culpabilidad y escrúpulos que sufren por su situación.

La doctora, agnóstica, tiene los criterios claros sobre lo que debe hacerse con las criaturas y con sus madres, y ayuda a las religiosas a no dejarse llevar por el miedo al escándalo o la solución fácil de entregar los hijos presuntamente en adopción a familias que no están, por su pobreza, para cargar con nuevos miembros.

La película recoge un hecho histórico que plantea el mismo problema que sufrieron otras religiosas católicas en diferentes partes del mundo, víctimas de una violencia contra las mujeres que no repara en ningún vínculo por muy sagrado que sea. El film aborda el tema con respeto y buen juicio ético, por lo que es recomendable para un debate sobre el problema de los embarazos fruto de violaciones.

Read Full Post »

La doctora de Brest

Título original: La fille de Brest
Intérpretes: Sidse Babett Knudsen, Benoît Magimel, Charlotte Laemme.
Género: Denuncia social Director: Emmanuelle Bercot. Producción: Francia-Dinamarca, 2016

Irène Frachon, médica cardiovascular en un prestigioso hospital de Brest, en la Bretaña francesa, empieza a asociar la muerte de algunos de sus pacientes con el tratamiento antidiabético de un determinado medicamento, vendido masivamente por una multinacional farmacéutica de su país. Sus repetidos intentos de que los comités médicos atiendan sus requerimientos para que prohíban dicho fármaco chocan con las presiones de todo tipo que sufren tanto ella como los especialistas que han de dictaminar sobre su carácter nocivo.

Se trata de un hecho de la vida real llevado al cine. La doctora Frachon ganó finalmente la batalla no sin costes adicionales para su propia vida y su desempeño profesional. El film plantea el tema de los efectos secundarios o colaterales (como suele decirse con cierto pudor) de medicamentos que tal vez curen una dolencia determinada pero que acaban dañando el organismo en otras facetas funcionales, porque no han sido debidamente probados o por que el fármaco ha tenido éxito y a la empresa no le hace ninguna gracia retirarla del mercado donde tiene gran número de clientes.

A destacar la buena y convincente actuación de la actriz danesa Sidse Babett Knudsen, conocida por su interpretación de una presidente del gobierno de su país, en la serie televisiva Borgen, de gran éxito popular. Como muchos de los actores nórdicos hace gala de una calidad profesional notable. Un aliciente más para ver la película, que por otro lado no pasa de correcta a pesar de sus buenísimas intenciones.

Read Full Post »

unknownDirector: Giacomo Campiotti (Italia, 2007).
Duración: 124 minutos
Distribuidora: European Dreams Factory

Temas: Matrimonio de conveniencias, fe y ciencia, oración, enfermedad, buena muerte, conciencia, adopción, amistad, esperanza, pobreza evangélica, caridad y ciencia, vocación y profesión, verdad, el todo y la nada, mística de la acción, perdón, oración, periferias.
Para qué: Contemplar en vivo la belleza del Espíritu del Señor que, cuando se posa en alguien, siempre le envía con una buena noticia para los pobres (Lc 4,18). • Aprender a invertir en el rentable negocio de venderlo todo y dárselo a los pobres para conseguir el gran Tesoro (Mc 10,21).

La película es un resumen posterior, en 124 minutos, de la miniserie de 200. Estrenada en España en 2013. Tejiendo diversos episodios, narra la vida de san José Moscati, nacido en Benevento (Italia) en 1880 y muerto en Nápoles en 1927. El subtítulo en italiano es ligeramente distinto, Moscati: El amor que cura. Merece la pena tenerlo en cuenta.

José Moscati es modelo de médico entregado. El secreto radica en que vive la profesión como vocación. Y ésta, como una llamada del Amor a cuidar de los enfermos, especialmente a los más pobres. Cuidarlos como personas, de forma integral. Lo descubre con la muerte del niño de la calle que le había robado la cartera [6 ́]. Si siguiera ocupándome sólo de sus enfermedades, estaría condenado al fracaso, pensaría solo en los límites de la ciencia y me sentiría impotente. Me di cuenta con la muerte de Anielo. Ser médico es mucho menos… y mucho más. Y yo quiero dedicarme con todas mis fuerzas, con toda la disponibilidad posible y total [48-49 ́]. Hay unos planos de Moscati en la playa con el niño muerto en sus brazos [42 ́] que pueden ayudarnos a explicar de forma viva qué es una “piedad”.

Moscati es otro san José abogado de la buena muerte, como podemos ver también cuando asiste a Cloe en su muerte [81-83 ́] y, después, al profesor Monteforte [92-93 ́]. Todos gozan de una muerte serena y en paz gracias a su compañía personal en ese trance. No es casualidad. Es el fruto de una forma de concebir el ser humano. Así se lo explica a sus alumnos de medicina. Cada pequeña ola descansa en un océano. Lo mismo pasa con el ser humano. Toda la biblioteca del universo se esconde en cada uno de nosotros, sáquenla a la luz. Piensen de forma creativa. Sigan la intuición que nace en la fuente de su ser. Las posibilidades del mundo son ilimitadas. Como el potencial humano, que también es ilimitado. Nuestra alma, en la vida y en la muerte, es invencible [106-107 ́]. Una revelación –mientras ora– que le hace ver en los enfermos verdaderos cristos yacentes.

La princesa Elena, el gran amor de José, no se ve con fuerzas para aceptarle como es, el mejor médico de Nápoles entregado en cuerpo y ama a los enfermos más pobres. Se decide por Giorgio, el mejor amigo de Moscati, y compañero de profesión, que, llevado por la envidia y los celos, ha elegido el camino fácil de la fama y la comodidad. Se distancia de su amigo: su vida es un reproche para él, que ha traicionado a su conciencia. Amaba de verdad a Cloe, pero la ha abandonado como una muñeca rota –con el niño que lleva en su vientre– ante el ultimátum de su padre. No se atreve a dejar su posición social por ella. Al final, tendrá que reconocer, ante su amigo que se muere, el error de su opción (ver Mt 16,26). Moscati, con su pobreza, lo tiene todo, y ha enriquecido a muchos. –Podrías tener todo lo que yo tengo multiplicado por mil. Y no tientes nada. –En esta nada he encontrado mi todo. Incluso te he encontrado a ti [119 ́]. Giorgio se encuentra hasta con el perdón de Cloe [120 ́], gracias a su amigo. El mal se ha visto anegado por el bien [122 ́].

Toda la historia es ejemplo de la hermandad entre fe y ciencia. Y de la tensión entre ellas, a través del personaje del profesor Monteforte [46, 87-88, 92-93 ́]. La amistad no sabe solo de la igualdad, sino de la diversidad, del contraste [94 ́].

Nina, la hermana soltera de José, es un ejemplo del poder transformador, lento pero imparable, del evangelio que encarna su hermano [78, 102 ́], que ha convertido la casa paterna en una prolongación del hospital [66, 78, 81-83, 89-91, 96-98, 116 ́].

La película es testimonio de la obra y espíritu de José Moscati. Al final de ella, lo resume [112-115 ́] en su testamento. Tras pedir perdón, anima a ser fuertes en nuestro puesto de combate. Hacer fructificar los dones. Trabajar con fe y entusiasmo, nada es imposible. Todo encanto de la vida tiene su fin, solo queda el amor. Lo que transformó el mundo no fue la ciencia, sino la caridad. Busca sobre todo la verdad. Si tienes que sacrificarte a ti mismo y a tu propia vida por la verdad, sé fuerte en el sacrificio. La muerte no es el fin, sino el inicio.

“Tú lo dices: Soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz” (Jn 18,37).

José Mª Martínez Manero

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: