Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Todos los Santos’ Category

Halloween, ¿una celebración inofensiva?

Halloween, ¿una celebración inofensiva?

HALLOWEEN

¿Una celebración inofensiva?

«Escucha, Israel, los mandatos de vida, presta oído para que adquieras prudencia. ¿A qué se debe, Israel, que estés aún en país enemigo, que envejezcas en tierra extranjera, que te hayas contaminado por el trato con los muertos, que te veas contado entre los que descienden al abismo?

Es que abandonaste la fuente de la sabiduría. Si hubieras seguido los senderos de Dios, habitarías en paz eternamente.

Aprende dónde están la prudencia, la inteligencia y la energía, así aprenderás dónde se encuentra el secreto de vivir larga vida, y dónde la luz de los ojos y la paz. ¿Quién es el que halló el lugar de la sabiduría y tuvo acceso a sus tesoros? El que todo lo sabe, la conoce; con su inteligencia la ha escudriñado. El que cimentó la tierra para todos los tiempos, y la pobló de animales cuadrúpedos; el que envía la luz, y ella va, la llama, y temblorosa le obedece; llama a los astros, que brillan jubilosos en sus puestos de guardia, y ellos le responden: “Aquí estamos, ” y refulgen gozosos para aquel que los hizo. El es nuestro Dios y no hay otro como él; él ha escudriñado los caminos de la sabiduría y se la dio a su hijo Jacob, a Israel, su predilecto. Después de esto, ella apareció en el mundo y convivió con los hombres.

La sabiduría es el libro de los mandatos de Dios, la ley de validez eterna; los que la guardan, vivirán, los que la abandonan, morirán.

Vuélvete a ella, Jacob, y abrázala; camina hacia la claridad de su luz; no entregues a otros tu gloria, ni tu dignidad a un pueblo extranjero. Bienaventurados nosotros, Israel, porque lo que agrada al Señor nos ha sido revelado. >

(Baruc 3, 915. 324,4)

 

Introducción

Año con año, desde mediados de octubre, casas, escuelas y comercios se engalanan con una llamativa y siniestra decoración elaborada con elementos tales como gatos negros, calabazas esculpidas, palos de escoba, esqueletos, fantasmas, monstruos, murciélagos etc. – la gente se prepara a celebrar HALLOWEEN, el 31 de octubre.

Ese día, millones de niños y de adultos del mundo entero, recorrerán emocionados los vecindarios hasta altas horas de la noche disfrazados de brujas, fantasmas, monstruos y diablos para recolectar dulces y golosinas de los vecinos. Los más atrevidos verán películas de horror especialmente alquiladas para la ocasión en tiendas de video, jugarán a la tabla de ouija, irán a los cementerios, intentarán establecer contacto con espíritus a través de una sesión o ritual espiritista y quizá mutilen o asesinen algún animal.

HALLOWEEN es una celebración que ha ido cobrando más y más auge a lo largo del tiempo. Originalmente, se festejaba sólo en Estados Unidos, Irlanda y Gran Bretaña, pero hoy en día es igualmente popular en el resto del mundo, incluso en los países latinoamericanos. 

Para los comerciantes se trata de un negocio muy lucrativo que les permite recaudar millones de dólares en disfraces, máscaras de personajes siniestros, dulces y decorados. Se calcula que en 1994 las ventas de HALLOWEEN ascendieron a cerca de 500 millones de dólares, sin incluir dulces y golosinas. También los granjeros ven la oportunidad de hacer su agosto en los días previos a HALLOWEEN ya que la calabaza es un elemento insustituible en la elaboración de los decorados típicos. Los ingresos por la venta de calabazas alcanzan en esta época cifras millonarias.

HALLOWEEN es asimismo una importante fuente de ganancias para la industria cinematográfica. Hace 15 o 20 años, las películas de horror eran consideradas de segunda clase, un producto de relleno para el resto de la programación. Actualmente el 20% de las producciones de Hollywood está constituido por películas de este género. Efectos especiales cada vez más sofisticados atraen a renombrados productores cinematográficos. Pero no sólo Hollywood se beneficia de HALLOWEEN, también las empresas que producen programas de computación. En efecto, se reporta que en las últimas exposiciones de sistemas de computación los materiales más solicitados fueron, en ese orden, la pornografía y los juegos de terror.

HALLOWEEN es ocasión para fiestas y concursos de disfraces en escuelas, casas particulares, restaurantes, bares y discotecas. Es un día dé suspenso y horror en el que los niños se sienten felices de poder jugar a los fantasmas y las brujas. Pero también los adultos se contagian del entusiasmo de HALLOWEEN no es raro ver a los papás disfrutando con sus hijos de este peculiar entretenimiento. Muchas veces son las propias madres quienes más se deleitan al elegir los disfraces que sus vástagos llevarán a la escuela o para salir a pedir dulces en el vecindario. Después de todo, HALLOWEEN es una fiesta inocente e inofensiva – al menos así lo hemos creído.

Sí, HALLOWEEN es todo eso y mucho más. Es, al mismo tiempo, una fiesta de sangre, muerte, horror y ocultismo. Es la época del año en que, según organizaciones vecinales norteamericanas y de otros países de todo el mundo, más peligro corren niños y mascotas de ser secuestrados y mutilados para posteriormente ser sacrificados en ritos satánicos. Es la época del año en que se cometen más crímenes de culto, esto es, asesinatos relacionados con ritos satánicos. Es la fiesta más importante para brujos, miembros de grupos ocultistas y adoradores de Satanás.

Con el presente escrito pretendemos ilustrar a padres de familia, educadores, catequistas y al público en general sobre el significado pagano de la celebración de HALLOWEEN -tal y como la conocemos en nuestros días- y que tiene sus raíces en la hechicería, la brujería, el ocultismo y el satanismo. Aún más, queremos alentarlos a recuperar esta fiesta para Cristo, estimulando a sus hijos a conocerlo a través de los Santos y Bienaventurados que nos han precedido en el camino de la fe. Y es que HALLOWEEN, originalmente, es una celebración cristiana y la traducción de esta palabra significa literalmente “la víspera del Día de Todos los Santos”.

  1. Halloween – La celebración pagana

Para entender mejor el tinte pagano que ha acabado por recubrir completamente la celebración de HALLOWEEN en nuestros días, es necesario remontarnos a la historia y, particularmente, a la época de los celtas.

Los celtas fueron el primer pueblo prehistórico en salir del anonimato en los territorios europeos al norte de los Alpes. Hasta mediados del primer milenio A.C. nada se supo de ellos en el mundo mediterráneo civilizado. Para cuando se convirtieron en el pueblo predominante del mundo bárbaro, ya se habían establecido en gran parte de Europa, extendiéndose desde Irlanda y Bretaña hasta los Balcanes y aún tan lejos como Anatolia. Era un pueblo numeroso de considerable importancia en el aspecto político y militar.

A partir del siglo quinto A.C., los celtas se hicieron muy conocidos en el mundo contemporáneo. Llegaron a expandirse desde Francia hasta la Península Ibérica y las Islas Británicas e incluso al este de Europa central.

La religión practicada por los celtas estaba organizada y funcionaba de acuerdo a las necesidades de gobierno, dominio territorial, productividad económica y crecimiento demográfico. Su sistema religioso estaba integrado por creencias en diversos dioses y diosas así como en deidades de la naturaleza a través de mitos y prácticas rituales y sacrificiales realizadas por los sacerdotes o druidas. Según los historiadores de nuestros días, sus ceremonias y ritos son bastante afines a los de la religión india. Los conocimientos que tenemos de ella son vagos y confusos, recogidos básicamente de los relatos de historiadores romanos; con todo, es posible sugerir algunas probables funciones de algunos de sus muchos dioses e intuir una rica mitología.

En general, los dioses celtas son poco conocidos y los romanos los relacionaron con los suyos: Mercurio, Apolo, Hércules etc. que, de una u otra forma, representaban el poderío físico y guerrero así como la fecundidad y la autoridad, jurídica y mágica a la vez. El símbolo divino celta más conocido es un dios sentado en cuclillas, coronado de cuernos y una serpiente de cabeza de carnero como atributo. Junto a él aparece su consorte, la “Madre Tierra” o Dagda y una multitud de figuras femeninas representadas en tríadas como alegorías a esta divinidad misteriosa.

Al mismo tiempo, los celtas rendían culto a los pozos, manantiales y ríos así como a los árboles, con una marcada preferencia por el roble.

Poco se conoce acerca de sus creencias religiosas, sin embargo se sabe que creían en una vida después de la muerte, la transmigración de las almas y el submundo. Tenían gran veneración por los espíritus y practicaban el espiritismo y la adivinación. Aparentemente, para ellos la cabeza tenía un significado particular ya que ésta era considerada como sede de los sentimientos del alma y por tanto, de las aspiraciones más elevadas.

La naturaleza, a la que también adoraban, era el escenario del culto y la religión celtas. Colinas, ríos, bosques y manantiales eran para ellos lugares donde se manifestaban las fuerzas naturales relacionadas con sus dioses. Igualmente, los animales y las aves eran un elemento importante en sus ritos y ceremonias porque los consideraban una representación de los dioses que se comunicaban a través de ellos y les servían y acompañaban.

El fuego tenía asimismo un significado muy especial en sus festivales religiosos como elemento purificador. En tales ocasiones, hacían pasar al ganado por el fuego y realizaban el sacrificio de animales, en los cuales una o más personas se unían simbólicamente a la víctima y se bañaban con su sangre y bebían de ella. Pero también sacrificaban a seres humanos, niños y adultos por igual, los cuales eran destazados o bien arrojados a enormes fogatas que encendían durante tales celebraciones. Según los relatos romanos, el rasgo más impresionante de la religión celta fue su violencia y el predominio de los sacrificios humanos en sus rituales.

Los sacerdotes que servían a los dioses célticos y presidían las ceremonias y ritos eran los druidas. Este nombre significa “conocedor del árbol” y es una ­derivación del griego drys árbol, dryadós – del árbol. Los celtas consideraban a los druidas como á los más sabios de la comunidad y a ellos se confiaba la educación de los jóvenes.

Los druidas ejercían gran influencia en la sociedad aunque no participaban directamente en las guerras. Dirigían el culto y los sacrificios, practicaban el espiritismo y la adivinación y tenían a su cargo organizar el calendario de fiestas y ritos.

Los celtas observaban varias festividades religiosas. El año estaba dividido en períodos de seis meses por las fiestas de Beltine (Mayo 1°) y Samain (Noviembre 1°). Ambos períodos se dividían igualmente en otras festividades menos importantes. Samain era la gran fiesta del año y también el Día de Muertos.

Samain, según los antiguos druidas, era la época más propicia para la comunicación con espíritus, ya que la línea divisoria entre la vida y la muerte era más delgada. Era entonces cuando encabezaban los rituales que incluían sacrificios de animales y seres humanos. En su tiempo, el festival de Samain tuvo por objeto marcar el fin del año, el fin del verano y alcanzar favores de sus deidades y de los espíritus para proteger al ganado de enfermedades y favorecer la fertilidad. Para tal efecto, se encendían enormes fogatas en las cimas de las colinas para ahuyentar a los espíritus que no les eran propicios. Presuntamente, las almas de los muertos visitarían sus casas ese día y el festival de otoño adquiría un significado siniestro con fantasmas, brujas, gnomos, gatos negros, hadas y demonios de todas clases que, según creían, merodeaban en los alrededores. Adicionalmente, los druidas sostenían que Samain era también el tiempo más favorable para la adivinación en lo referente a los matrimonios, la fecundidad, la suerte, la salud y la muerte. Era el único día en el que tácitamente se invocaba la ayuda de los demonios para tales propósitos.

A mediados del siglo primero A.C. el mundo céltico se vino abajo al encontrarse en medio de dos fuerzas: el Imperio Romano y las tribus germánicas. A finales de ese siglo, los celtas del continente perdieron todo su poderío a manos de los romanos, por quienes finalmente fueron absorbidos. No obstante, su influencia prevaleció en Gran Bretaña e Irlanda aunque en menor medida y como suele suceder, muchas de sus costumbres paganas fueron conservadas.

  1. Halloween – una fiesta cristiana que pasó a ser una celebración pagana

Aunque hoy en día la mayoría de la gente identifica la palabra “HALLOWEEN” básicamente con la Noche de Brujas, la traducción literal del término corresponde al Día de Todos los Santos. De acuerdo al American Heritage Dictionary, “HALLOWEEN” es una abreviación para All Hallows Eve – la víspera de Todos los Santos. La palabra “hallow” significa: 1º. apartar como santo, consagrar y 2º. honrar como santo, reverenciar. Antiguamente se conocía esta fecha como All Hallows Eve (víspera de Todos los Santos) y Hallowmass (Misa de todos los Santos).

Conforme a la definición de Information Please Almanac es la víspera del día en el que la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Anglicana celebran a todos los santos, conocidos y desconocidos.

¿Por qué entonces se asocia este término con elementos de sangre, terror y muerte?

Según la Enciclopedia Británica, HALLOWEEN significa: 1) en tiempos medievales, All Hallows Eve, la fiesta sagrada o santa que se observaba el 31 de octubre, víspera del Día de Todos los Santos y 2) en tiempos modernos: la ocasión para hacer maldades y para que los niños pidan golosinas a cambio de no hacer destrozos contra sus vecinos. Con el correr del tiempo, las costumbres paganas influenciaron la fiesta de la víspera de Todos los Santos que se celebraban el mismo día. Gradualmente, HALLOWEEN se fue convirtiendo en una fiesta secular y se desarrollaron diversas costumbres y prácticas. En Escocia, la gente joven se reunía para participar en juegos a fin de saber quiénes contraerían matrimonio ese año y en qué orden ocurrirían tales enlaces. En Estados Unidos, algunos inmigrantes escoceses e irlandeses introdujeron a la fiesta de HALLOWEEN costumbres paganas de sus ancestros celtas, las cuales comenzaron a cobrar popularidad a fines del siglo diecinueve.

Algunas de las maldades que los niños y los jóvenes solían hacer en ese día incluían derribar los cobertizos y retretes que en aquellos tiempos se construían fuera de las casas, así como romper los cristales de las ventanas de sus vecinos. A veces, el daño ocasionado a las propiedades era severo. Años después, la celebración comenzó a ser festejada principalmente por niños pequeños que van de casa en casa, disfrazados de personajes de terror, pidiendo dulces y golosinas a cambio de no hacer destrozos.

Cabe señalar que, desde 1965, la UNICEF, una agencia de la ONU, ha intentado incorporar a la fiesta de HALLOWEEN una colecta de dinero destinada al Fondo de la Niñez de las Naciones Unidas.

Fue así como HALLOWEEN finalmente quedó asociado con antiguas costumbres célticas tales como las hogueras y fogatas, el intercambio de golosinas, las mascaradas e historias de fantasmas.

  1. El resurgimiento de la religión céltica “los neodruidas”

En nuestros días, al igual que en otras épocas de la historia, el mundo vive una invasión pagana que responde a una peligrosa fascinación con lo oculto. Como parte del resurgimiento de las ciencias ocultas, se observa el deseo de muchas personas de volver a sus raíces paganas.

Las religiones autóctonas están de moda y así como en los países latinoamericanos se observan movimientos que pugnan por rescatar los ritos y costumbres ancestrales indígenas, una influencia neodruida ha contaminado a la cultura europea y norteamericana. Todo ello forma parte de este neopaganismo y del cual el New Age o Era de Acuario es un destacado protagonista.

Estados Unidos, Inglaterra y otros países europeos no han escapado a esta atracción por el ocultismo y miles de personas se han adherido, entre otras, a la religión de los druidas. Provienen de todos los estratos de la vida social y profesional. Entre ellos podemos encontrar desde personas con altos puestos ejecutivos en la industria, el comercio y el gobierno, intelectuales, afamados músicos de rock, actores de cine, teatro y televisión, hasta médicos e ingenieros, pasando por trabajadores de limpieza o del servicio postal – cualquiera puede ser un druida.

Como parte de sus actividades, los “neodruidas” llevan a cabo prácticas de hechicería y ocultismo propias de la religión de los celtas.

Los neodruidas afirman que su sólo propósito es el de unificarse con la naturaleza externamente e internamente, con la antigua corriente druida de sabiduría y conocimiento. Así pues, son adoradores de la naturaleza y los espíritus y entre sus costumbres se cuentan la práctica habitual de la brujería, la hechicería, el espiritismo y demás ritos ocultistas los cuales realizan en bosques. Según ellos, su intención es volver a la naturaleza, realizar encantamientos y prácticas espiritistas para saber qué hay que hacer para sanar el planeta o la Madre Tierra.

Otro aspecto importante de la invasión pagana se ha traducido en un gran avivamiento del movimiento de brujos en el mundo entero. Se calcula que hay medio millón de brujos en Inglaterra solamente. Pero existen en todas partes y aunque no se llamen brujos, sus prácticas son absolutamente paganas. Siendo adoradores de la naturaleza, un gran número de ellos se adhiere a y promueve movimientos ecologistas. Cabe señalar que la adoración de la naturaleza es parte fundamental de la brujería. La palabra brujería proviene de la palabra sajona “Wltchcraft” o WICCA, que significa “el que practica el encantamiento”. El Diccionario Oxford define además a WICCAN como alguien torcido y deformado.

Curiosamente, la mayoría de los ritos y hechizos de brujos practicantes de Estados Unidos y Europa tienen su origen en las ceremonias druidas de la fiesta de Samain. Así pues, emulando a los antiguos celtas, llevan a cabo prácticas de brujería y hechicería que -aunque ellos insistan en lo contrario- no pueden ser consideradas otra cosa sino demoníacas.

Los druidas adoraban, entre otros, a Baal, uno de los demonios más poderosos. Según la clasificación de Santo Tomás de Aquino, Baal es el gran rey de Oriente. Las religiones orientales enseñan que el poder espiritual se alcanza a través de la meditación. El común denominador de todos los grupos ocultistas y neodruidas es la práctica de la meditación y el poder mental con el propósito de comunicarse con los espíritus de personas muertas y sus almas.

Según afirmaciones de brujos calificados, esta práctica tiene por objeto alcanzar un plano superior y llegar a ser “menos físicos y más mentales” hasta lograr penetrar las fuerzas de la naturaleza y usarlas en su favor. A dichas prácticas les llaman “contactos” y consisten en establecer comunicación con personas ya fallecidas o con “dioses de otros mundos” que para ellos llegan a ser tan reales como cualquier persona. Los pueden “ver” con  su ojo mental y representan fuerzas del universo tales como el viento y la gravedad, pero para ellos tienen que ver en realidad con la estructura interior de la mente y la hacen funcionar como funciona.

  1. HALLOWEEN -SU significado real para ocultistas y satanistas

Los diversos grupos ocultistas y satánicos de Europa, Estados Unidos y otros países podrán tener diferencias en la intensidad de sus ritos y creencias, pero una cosa los identifica a todos –HALWWEEN. Todos ellos celebran esta fiesta con igual fervor.

Según declaraciones de una bruja de Kent, Inglaterra, HALLOWEEN es la fiesta en la que la persona llega a ser otra. Ese día, ella celebra con sus seguidores un rito en el que hacen un círculo y en medio colocan una olla humeante, alrededor de la cual todos bailan El rito incluye declarar la libertad a los espíritus con el humo de la olla y abrir así las puertas del submundo, de tal manera que cualquier espíritu que quiera salir y hablar pueda hacerlo.

Cabe señalar que Margareth Adler, bruja y autora del libro Bajando a la luna, advierte que “contactar” espíritus no es algo que deba tomarse a la ligera y que además no debe hacerlo cualquiera porque el espíritu con el que se ha establecido contacto “entra” en el cuerpo de la bruja o brujo, utilizándolo para transmitir su mensaje.

Pero las acciones que los grupos ocultistas y satánicos llevan a cabo en HALWWEEN no terminan ahí. La fiesta de HALWWEEN es realmente una festividad sagrada para los grupos satánicos. Es cuando celebran ritos de iniciación y consagración de nuevos miembros. Ese día, los rituales que realizan incluyen, además de consagraciones a Satanás, abusos sexuales, derramamiento de sangre y sacrificios humanos. Lo anterior ha sido atestiguado por personas que fueron iniciadas a temprana edad en el ocultismo y el satanismo ya que sus padres y abuelos pertenecieron a sectas ocultistas o satánicas.

Para ocultistas y satanistas, los ritos de HALLOWEEN comienzan desde finales de septiembre con matanzas de animales e invocaciones a Satanás para que éste venga a poseer a niños especialmente elegidos para hacerlos sacerdotes suyos. Durante tales ceremonias, los participantes visten túnicas, capas y capuchas negras; en medio del lugar se encuentra un altar de piedra donde se asesina a los animales y se abusa sexualmente de las víctimas. Suelen hacerles cortes en las plantas de los pies y manos para recoger la sangre en copas que posteriormente serán ofrecidos los miembros del grupo para que beban de ellas.

Hay casos confirmados de mujeres jóvenes que han concebido con el fin de procrear niños para sacrificarlos a Satanás. HALLOWEEN parece ser el día sagrado para dichos sacrificios. En muchos países Europeos, de Estados Unidos, …, la policía ha identificado algunos lugares donde se han realizado ritos satánicos. Ahí mismo han encontrado, además de los objetos acostumbrados, esto es, huesos, restos de sangre, cruces al revés, etc., pañales que, por su tamaño, debieron pertenecer a bebés recién nacidos. Es difícil creerlo, pero existen evidencias de que ante el crecimiento del satanismo estas cosas están sucediendo. En efecto, el satanismo existe en Europa, Estados Unidos, África,… y en todos los demás países. Es algo sumamente maligno que hay que tomar en serio ya que lamentablemente no es un culto raro y que se conforma de diversas manifestaciones.

César Vidal Manzanares, autor del Diccionario de Sectas y Ocultismo, escribe: “En algunos casos, (de satanismo) se opera una inversión del orden sagrado ortodoxo (misas negras, profanaciones etc.). En otros, se recurre al mimetismo de ritos primitivos o de religiones precristianas…” y el autor menciona, entre otras, específicamente al druidismo. Adicionalmente, él señala como preocupante “el auge de que el satanismo disfruta en algunos medios de enorme irradiación social, como es el caso de los intérpretes de música rock.” Entre ellos podemos citar a los Rolling Stones, Ozzy Osboume, los Beatles, Led Zeppelin, Prince, AC/DC, The Cure y Poison, por mencionar tan solo a unos cuantos. y efectivamente, las prácticas ocultas en la vida privada de las súper estrellas del rock es algo muy común.

Pero no sólo los artistas de rock están involucrados en prácticas del ocultismo y satanismo. Como ya mencionamos, en los últimos años, la industria cinematográfica estadounidense ha invertido enormes sumas en la realización de películas de horror. Hollywood produce programas televisivos y largo- metrajes para satisfacer la creciente curiosidad del público en cuanto al ocultismo y el satanismo. Si bien los productores nos hacen creer que se trata tan solo de un entretenimiento, muchos de ellos de hecho contratan a brujos y satanistas para que les asesoren en la realización de escenas sobre ritos y sacrificios y así, éstos son reproducidos con toda autenticidad.

Por otro lado, haciendo caso omiso de las protestas contra la violencia descarnada de tales cintas, los productores se escudan siempre en la censura que declara que menores de 18 años no pueden ver esta clase de películas sin el acompañamiento de un adulto. La realidad es que dicha medida se aplica poco o nada y se calcula que la edad promedio de quienes ven este género cine es de 15 años.

Tristemente, las escenas que presentan muchos filmes de terror y también las letras de populares canciones de rock pesado han traspasado el umbral de la ficción hasta ser reproducidas fielmente en la vida real y ocupar los titulares de la nota roja de los periódicos. En las dos últimas décadas, las películas de horror se han vuelto cada vez más gráficas al mostrar la violencia y la crueldad. Las escenas incluyen torturas, cuerpos desmembrados, canibalismo, abusos sexuales y otras atrocidades. Este tipo de violencia se puede presenciar igualmente en los conciertos de grupos de rock identificados con el satanismo y el ocultismo.

Aquí debemos señalar que algo inherente a la época de HALLOWEEN es un incremento de los crímenes de culto, es decir, asesinatos sangrientos relacionados con practicas y rituales satánicos. y es que los grupos satánicos y esotéricos llevan las cosas más allá -para ellos, HALLOWEEN no es una festividad inofensiva con juegos, golosinas y todo eso sino que se trata de una celebración religiosa en la que privarán de la vida a seres inocentes en el nombre de Satanás. Sí, ese día muchos niños serán violados, se abusará sexualmente de ellos, arrancándolos de todo… de su personalidad, de su libertad, de sus familias, sometiéndolos a sacrificios horribles, incluso hasta la muerte.

Homicidios tales como el que Charles Manson y su grupo perpetraron contra la conocida actriz Sharon Tate, son, lamentablemente algo que sucede ya en todo el mundo. Recordemos simplemente que en México, en un estado aledaño a la frontera con Estados Unidos, en 1987 se dio el caso de una secta satánica que realizaba sacrificios humanos después de consumir drogas. Asimismo, el tristemente célebre “depredador nocturno”, Richard Ramírez de Los Ángeles, Cal., acusado de haber asesinado a 13 personas a las cuales violó y torturó salvajemente antes de matarlas, al ser aprehendido mostró orgulloso a los medios de comunicación el signo de Satanás en las palmas de sus manos, gritando “¡Viva Satanás!”. Durante el juicio, él testificó que la canción “Night Stalker” del grupo de rock ACI DC -plenamente identificado como satánico- fue su motivación para asesinar.

Los crímenes de culto invariablemente muestran ciertos símbolos: el pentagrama, el número 666, cruces al revés, huesos y restos de animales mutilados colocados en forma específica y ofrecidos ritualmente en sacrificio. Curiosamente, varios de esos símbolos son igualmente utilizados por miembros de conocidas bandas de rock pesado o heavy metal que en sus conciertos generalmente llevan a cabo acciones violentas y por demás grotescas, tales como el asesinato de mascotas y pollos vivos en el escenario así como la representación de violaciones sexuales a mujeres.

Adicionalmente, miembros de sectas satánicas están tratando de reclutar a jóvenes dentro de sus filas. Para tal efecto se valen de fiestas de sexo y droga que promueven en las escuelas públicas. En muchos países, existe una multitud de jóvenes que participan hasta un cierto grado de actividades satánicas. Esto no quiere decir que estén tomando parte en sacrificios humanos, pero sí en la mutilación de animales. Los archivos de agencias policiales cuentan con evidencias de la celebración de tales ritos a lo largo ya lo ancho de los diversos países del mundo.

Un hecho reconocido es que la tortura de animales es el preludio a los asesinatos en serie; muchos autores de crímenes espeluznantes han confesado que comenzaron su carrera delictiva por abusar de los animales.

Cabe señalar que los miembros de sectas satánicas creen que cuando se mata ritualmente a un animal una fuerza tremenda se desprende de él, la cual ellos pretenden absorber. Hay algo peculiar en los sacrificios de animales y es que si se hace una vez, se hará de nuevo. Una ex satanista confesó que cuando se traspasa la barrera de sacrificar un animal se adquiere una cierta sed de sangre y se quiere seguir haciéndolo.

  1. La influencia de Halloween en los niños

Recientemente, un diario de la ciudad de México publicó los resultados de un estudio de mercadotecnia realizado por la agencia de publicidad J. Walter Thompson, cuyo fin era analizar las actitudes, gustos y expectativas de los niños y adolescentes, a quienes llaman “los chavos”. Algunas de sus conclusiones resultan más que reveladoras.

“¿Por qué si los niños, hasta hace poco, gustaban de dibujos animados como Gasparín, “el fantasma amistoso”, con una personalidad noble, dulce y tierna, más recientemente gustan de fantasmas como Pegajoso –el que salé en la película de Los Cazafantasmas-, que no tiene buenos modales ni una apariencia “agradable”? La respuesta es que los niños tienen expectativas cambiantes y, con base en la detección de estos cambios se pueden generar mensajes “irresistiblemente atractivos” para ellos.”

Cada tres meses, dicha agencia publicitaria lleva a cabo paneles donde reúne de 30 a 40 niños, los cuales tienen por objeto conocer la opinión de éstos sobre los más diversos temas. Así, JWT ha identificado las diferentes etapas de conducta de los niños en su crecimiento como sigue:

– A los seis años su filosofía es la de “yo soy el rey”, la edad del egocentrismo. Habitan en un mundo de fantasía y por eso gustan mucho de los disfraces.

            – Entre los siete y ocho años viven la etapa de “todos me miran” y es cuando se descubren a sí mismos.

– Entre los nueve y los diez su vida son las “conexiones”, es cuando comienzan a marcar sus distancias y diferencias con los mayores. Así entran a la última etapa, la de “conflicto”, que se da entre los 11 y los 13 años. Su introducción al mundo real es inminente y comienzan a imitar a los adultos.

Walter Thompson señala, además, ciertas actitudes características de las diversas etapas. Entre ellas tenemos la imitación, esto es, los niños copian las actitudes de los adultos porque quieren ser grandes y tener su propia versión de la madurez. La actitud de “tropa” es el sentido de pertenencia a un grupo de niños de la misma edad, donde se busca impresionar a los demás haciendo cosas que hacen los adultos. De esa manera pretenden lograr la aceptación del grupo. Asimismo se da una conducta de atrevimiento y es cuando irradian independencia y rebeldía, gustan de lo nuevo y asumen retos importantes para mostrar sus habilidades en actividades deportivas o en juegos de video.

Finalmente, Walter Thomson reconoce que a través del conocimiento de aquello que los niños perciben y la identificación de sus constantes cambios, es como se aplica la “mercadotecnia de los chavos”, con la cual se busca tener grandes posibilidades de éxito en los mensajes publicitarios a ellos dirigidos.

Una cosa es cierta, la combinación de elementos en los mensajes publicitarios, programas televisivos, videos de música ejercen una poderosa influencia en la mente de los espectadores. Así, tenemos que el popular programa educativo infantil Plaza Sésamo se ha servido de la combinación de música, palabras e imágenes llenas de colorido para enseñar a los niños a leer, escribir y despertar la conciencia de unos por otros. El éxito alcanzado por Plaza Sésamo nos muestra que los niños efectivamente aprenden de los modelos que se les presentan.

Lamentablemente, esta fórmula no siempre es usada para sembrar valores positivos en la mente y el corazón de niños y adolescentes.

Aquí cabria preguntarnos, ¿qué seguridad tenemos de que los “mensajes” que reciben nuestros hijos a través de la televisión, el cine, los juegos de video, son los más apropiados? ¿El hecho de que los niños hoy en día prefieran a un personaje más siniestro como Pegajoso en lugar de Gasparín, no tendrá que ver con las escenas cada vez más explícita de las películas de horror? ¿Podemos quedamos tranquilos y pensar que se trata tan sólo de un cambio de actitud “normal” como lo considera la agencia publicitaria?

La noche de HALLOWEEN brinda a los niños la oportunidad de asumir varias de las actitudes descritas en el estudio de mercadotecnia de Walter Thompson -disfrazarse, llevar a cabo fantasías, imitar a los adultos. Pues bien, los disfraces y símbolos que inocentemente utilizan los niños en la noche de HALLOWEEN tienen un significado particular de acuerdo a la celebración de Samain de los celtas. En efecto:

– pedir golosinas era algo que los celtas hacían la noche de Samain, intercambiando comida a cambio de la protección de los espíritus. No hacerlo resultaba en una maldición de los demonios;

-las calabazas decoradas provienen de la costumbre celta de esculpir caras de espíritus demoníacos que originalmente hacían en nabos y tiempo después en calabazas. Así, fabricaban lámparas con calabazas esculpidas y con cráneos que iluminaban y colocaban a la entrada de sus casas como signo de que sus moradores eran adoradores de los demonios y por tanto, recibirían recompensas de los espíritus y demás visitantes que se presentaran el día de Samain;

-las fogatas, tan populares en HALLOWEEN, tienen su origen en una de las prácticas más terribles de los druidas durante su celebración de Año Nuevo: el sacrificio de seres humanos. Niños y adultos eran arrojados a enormes fogatas, mientras los druidas danzaban y cantaban alrededor. Al amanecer sólo quedaban cenizas y huesos, de ahí el término “fogatas de huesos”;

-los gatos negros, según los druidas, eran espíritus de muertos que. en vida fueron personas malvadas y que tenían poderes .sobrenaturales ;

-pescar manzanas era parte de la celebración y concretamente una ceremonia sexual de adivinación para la fertilidad;

-las escobas y sombreros de brujas que suelen portar los niños que recorren los vecindarios la noche de HALLOWEEN son utilizadas en ceremonias de brujería para transformar en fuerza psíquica la energía sexual liberada durante el orgasmo.

¿ Cómo afecta todo esto a los niños?

La respuesta podríamos encontrarla en el siguiente incidente. Hace algún tiempo, la Connotada columnista norteamericana Anne Landers recibió la carta de un preocupado padre de familia acerca de la fiesta de HALLOWEEN. En dicha misiva, él escribía acerca de una tarea que un maestro dejó a sus alumnos de 4° grado y que consistió en hacer un ensayo sobre lo que más les gustaría hacer la noche de HALLOWEEN –el 80% de los alumnos de 9 años respondió que tendría ganas de matar a alguien.

Cabe señalar, que según una investigación realizada en los Estados Unidos y en Europa, HALLOWEEN es la fiesta a la que mayores esfuerzos dedican las escuelas públicas en su preparación, incluso más que para la Navidad y la Pascua. Pero el atractivo que HALLOWEEN ejerce en la comunidad ha llegado incluso a las escuelas parroquiales ya las mismas parroquias. El hecho es que, de manera consciente o inconsciente, la sociedad entera participa en una celebración que propicia prácticas ocultistas condenadas por la Biblia. Recordemos lo que dice el libro del Deuteronomio :

“Cuando hayas entrado en la tierra que Yahveh tu Dios te da, no aprenderás a cometer abominaciones como las de esas naciones. No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia, ningún encantador o consultor de espectros, ni adivino, ni evocador de muertos. Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahveh tu Dios y, por causa de estas abominaciones, desaloja Yahveh tu Dios a estas naciones delante de ti”  (Dt 18,9-15).

El Catecismo de la Iglesia es también muy claro en lo que se refiere a la adivinación, la magia y las prácticas supersticiosas:

-“Todas las formas de adivinación deben rechazarse: el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se supone “desvelan” el porvenir (cf. Dt 18, 10;.Jr29, 8). La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de “visión”, el recurso a mediums., encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos. Está en contradicción contra el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios.” (#2116)

-“Todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo ~ aunque sea para procurar la salud- son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él.” (#2117)

Sabiendo que la Palabra de Dios demanda a los cristianos abstenerse de llevar a cabo prácticas ocultas y tomando en cuenta lo que la Iglesia nos dice al respecto, ¿no resulta incongruente que las familias cristianas celebremos como los paganos la fiesta de HALLOWEEN? El efecto que esta incongruencia tendrá a la larga en nuestros niños y jóvenes no puede ser otro que el de volverse indiferentes a nuestra religión y, probablemente, el de acostumbrarse desde temprana edad a despreciar la palabra de Dios y las enseñanzas de la Iglesia.

¿Es esto lo que queremos para nuestros hijos?

  1. El enemigo del hombre desde el principio

Después de conocer las desviaciones de la fiesta de HALLOWEEN, el paganismo y los ritos ocultos que se realizan al amparo de ella y que forman parte de la ola esotérica y ocultista que invade al mundo, concluimos que todo eso no obedece únicamente a factores meramente humanos como pueden ser la fascinación por lo oculto o una moda pasajera. Resulta evidente que detrás de todo eso está Satanás -el enemigo del hombre desde el principio. La pérdida de los valores humanos y cristianos que el hombre de hoy vive está siendo aprovechada por el príncipe de las tinieblas.

El problema es que no hemos tomado en serio su actividad. Puede ser que sólo pensar en ello nos resulte chocante y prefiramos desechar la idea, aún después de saber de la existencia real de seguidores suyos en todas partes del mundo. En nuestra sociedad secularizada, la sola mención del Demonio es suficiente para causar revuelo. y esto, lamentablemente, no por temor, sino porque la presunta “madurez” que el hombre ha alcanzado en medio de los avances tecnológicos y científicos, ha provocado que la idea de la existencia de este ser perverso y pervertidor se considere como algo folklórico o bien una mera superstición de beatas rezanderas. Y es que la primera y mayor argucia del Diablo consiste en negarse a sí mismo; la forma más fácil para que él logre sus objetivos es poner en duda o negar su existencia.

Conviene recordar lo que la Sagrada Escritura nos dice al respecto. Desde un principio y de manera progresiva la Palabra de Dios señala expresamente la existencia de espíritus malignos. Es en el libro de Job donde por primera vez se habla del diablo como un ser personal y al que se le da el nombre de “Satanás”. En el libro de Job, Satanás aparece como un ser personal, diferente a los ángeles buenos, lleno de odio contra los hombres a quienes puede causarles muchos males con el permiso de Dios, bajo cuyo poder está y estará siempre. El libro de la Sabiduría nos amplía esta doctrina: ” Dios creó al hombre incorruptible y lo hizo a imagen de su naturaleza,. mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo y la experimentan quienes le pertenecen ” (Sab 2, 23 y 23)

El libro del Génesis da cuenta de la presencia tentadora del demonio en el paraíso, donde, en forma de serpiente, engaña a nuestros primeros padres y logra separarlos de la amistad con Dios por el pecado.

En el Nuevo Testamento, los evangelistas hablan a menudo del diablo y ciertamente no lo hacen en sentido figurado. Al igual que Jesús, quien lo llama tres veces “príncipe de este mundo ” , los evangelistas estaban convencidos -y así quisieron enseñarlo también- de que se trata de una potencia concreta y no de una abstracción.

El Demonio es mencionado en siete libros del Antiguo Testamento y en diecinueve del Nuevo Testamento. Los términos utilizados para designar a Satanás son varios. El término “demonios” aparece cincuenta y cinco veces en la Escritura. Espíritu inmundo, veintidós. Espíritu malo, catorce. Los demonios son descritos en los textos sagrados como seres personales e inteligentes. Pueden hablar y oír. Incluso contestan a las preguntas de Jesús ya veces le hablan. Estos innumerables espíritus malos tienen un jefe: Satanás, que quiere decir el adversario, el enemigo. Conocen a los hombres y reconocen entre ellos a los verdaderos creyentes y se rinden ante la autoridad de Jesús y de Su Iglesia.

El Papa Paulo VI afirmó en su catequesis del 15 de noviembre de 1972:

“El mal que existe en el mundo es el resultado de la intervención en nosotros y en nuestra sociedad de un agente oscuro y enemigo, el Demonio. El mal no es ya sólo una deficiencia, sino un ser vivo, espiritual, pervertido y pervertidor. Quien rehúsa reconocer su existencia, se sale del marco de la enseñanza bíblica y eclesiástica; como se sale también quien hace de ella un principio autónomo, algo que no tiene su origen, como toda criatura en Dios; o quien la explica como una seudorrealidad, una personificación conceptual y fantástica de las causas desconocidas de nuestras desgracias.”

El 15 de noviembre de ese mismo año, el Pontífice declaró: “El Demonio es el enemigo número uno, es el tentador por excelencia. Sabemos que este ser oscuro y perturbador existe realmente y sigue actuando; es el que insidia sofisticadamente el equilibrio moral del hombre, el pérfido encantador que sabe insinuarse en nosotros por medio de los sentidos, de la fantasía, de la concupiscencia, de la lógica utópica, o de las confusas relaciones sociales, para introducir en nosotros la desviación…”

Tales afirmaciones están en total concordancia con la doctrina tradicional de la Iglesia que es muy clara al respecto. El mismo Concilio Vaticano II la repite insistentemente y menciona a Satanás, el Demonio, el Maligno, la serpiente antigua, el poder de las tinieblas y el Príncipe de este mundo hasta 17 veces. La constitución Gaudium et spes lo menciona cinco veces. En este documento, los Padres del Concilio escriben: ” A través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas, que, iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final” (no.37).

Por su parte, el Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: “Homicida desde el principio, mentiroso y padre de la mentira (In 8,44), “Satanás, el seductor del mundo entero” (Ap 12,9), es aquel por medio del cual el pecado y la muerte entraron en el mundo y, por cuya definitiva derrota, la Creación entera será “liberada del pecado y de la muerte” (MR, Plegaria Eucarística v). “Sabemos que todo el que ha nacido de Dios no peca, sino que el Engendrado de Dios lo guarda y el Maligno no llega a tocarlo. Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero yace en poder del Maligno” (lJn 5, 18-19):

“El Señor que ha borrado vuestro pecado y perdonado vuestras faltas también os protege y os guarda contra las astucias del Diablo que os combate para que el Enemigo, que tiene la costumbre de engendrar la falta, no os sorprenda. Quien confía en Dios, no tema al demonio -” Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” (Rm 8,31) -San Ambrosio, sacr. 5, 30.

De lo anterior, podemos concluir:

-el Demonio es un ser, espiritual y perverso;

-quien niegue su existencia se aparta de la doctrina contenida en la Sagrada Escritura y enseñada por la Iglesia; -el Demonio fue creado por Dios como ser bueno y aunque ahora está alejado de Dios no es un ser autónomo;

-el Demonio no es únicamente la personificación del mal. Es un ser concreto, una potencia concreta que amenaza al hombre.

El hombre, por sí mismo, no tiene la fuerza suficiente para oponerse a Satanás; pero éste no es otro dios. El hombre, unido a Jesús, puede estar cierto de vencerlo. Cristo ya lo venció, El tiene el poder y la voluntad de liberamos. Unidos a Jesús tenemos la seguridad de vencerlo. El príncipe de este mundo nada puede lograr contra Jesús. Nuestro Señor mismo lo afirmó antes de Su pasión:

“Ya no hablaré muchas cosas con vosotros porque viene el príncipe del mundo que en mí no tiene nada” (Jn 14,30).

El demonio fue derrotado definitivamente por Cristo en la Cruz. Jesús mismo dijo que ” el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado” (Jn 16, 11).

Por su parte, San Juan nos dice: “El Hijo de Dios se manifestó para destruir las obras del diablo ” ( 1 Jn 3, 8) y ” El que está en vosotros es más poderoso que el que está en el mundo ” ( 1 Jn 4, 4).

También San Pablo repite constantemente en sus cartas a las diversas comunidades cristianas la certeza que el creyente ha de tener de la victoria de Cristo sobre el demonio.

El desarmó a los poderes de arriba, los humilló ante el mundo entero y los llevó cautivos en el cortejo triunfal de la cruz” (Col 2, 19).

El Dios de la paz pronto aplastará a Satanás con sus pies ” (Rom 16,20).

No obstante, el triunfo de Jesús sobre el diablo y sus huestes culminará al final de los tiempos, como lo enseña San Pablo en su segunda carta a los Tesalonicenses:

Porque el misterio de la iniquidad está ya en acción,. sólo falta que el que le retiene sea apartado del medio. Entonces se manifestará el inicuo, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, destruyéndole con la manifestación de su venida. ” (2 Tes 2, 7 -8)

  1. ¿Qué Hacer?

Como hemos visto, muchas personas -consciente o inconscientemente- se han puesto al servicio del Maligno y del mal. Todo esto puede llenarnos de terror y paralizarnos, mientras que nuestra actitud debiera ser completamente diferente. Una vez que hemos reconocido el peligro al que nos enfrentamos, los cristianos debemos oponernos a ello. Debemos denunciar estas cosas y organizarnos como familias y como comunidades para combatirlas. Con todo, siempre hemos de recordar que nuestro combate no es contra las personas, nuestra lucha es contra las ideas y prácticas equivocadas y deberá sustentarse siempre en el amor y la caridad fraterna.

Ciertamente, esta actitud no es fácil. Invariablemente, ante la denuncia de la escalada de la violencia, la pornografía y el terror a través de la música, las películas y los programas de televisión, los medios de comunicación esgrimen un mismo argumento: la libertad consagrada por la constitución política de los diversos países. Así pues, “nadie tiene derecho de decirme lo que debo hacer y lo que debo pensar.” Se olvida que la libertad es el poder o la facultad que el hombre tiene de obrar o no obrar, de elegir una cosa en lugar de otra. Sin embargo, se olvida que la libertad es al mismo tiempo un don que Dios nos ha regalado para servir a la verdad y al bien, no para hacer el mal.

Por otro lado, cuando estas denuncias son encabezadas por cristianos dispuestos a oponerse a la cultura de la muerte, como Juan Pablo lI la ha llamado y que lenta pero seguramente ha ido apoderándose de nuestra sociedad, se les tacha siempre de “oscurantistas” , de personas de mentalidad “medieval” que pretenden coartar la libertad de expresión.

Sí, no va a ser fácil oponemos a la celebración pagana de HALLOWEEN. Se trata de un entretenimiento tan difundido en nuestros días que la labor que habremos de desempeñar seguramente será ardua. Pero no nos queda otro camino. y es que los cristianos, en lugar de acomodamos al espíritu de la época, debemos ser quienes imprimamos de nuevo en ese espíritu el sello cristiano. Los cristianos no podemos vivir como vive “cualquiera”. Así lo ha afirmado el Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien dijo además: “Hoy más que nunca, el cristiano debe tener conciencia clara de pertenecer a una. minoría y de estar enfrentado con lo que aparece como bueno, evidente y lógico a los ojos del espíritu del mundo, como lo llama el Nuevo Testamento. Entre los deberes más urgentes del cristiano está la recuperación de la capacidad de oponerse a muchas tendencias de la cultura ambiente…” (cf. Informe sobre la Fe, Card. Joseph Ratzinger y Vittorio Messori).

Hace algunos años, en 1988 para ser exactos, el Cardenal Bemardin Gantin, Prefecto de la Congregación para los Obispos, señaló lo siguiente a Proyección Mundial de 30 Días: “La revista recuerda los temores de Pablo VI (confiados a Jean Guitton) acerca de la invasión de un “pensamiento no católico” dentro mismo de la cristiandad. Pero a mí me viene a la mente otra acertada expresión del Papa Montini: “Hoy, muchos cristianos -decía- se han “mirtridatizado” .” El rey Mitríadates absorbía en su organismo diariamente una pequeña dosis de veneno, a fin de acostumbrarse y prevenir así cualquier intento de asesinarlo para sustituirle en el trono. Del mismo modo, explicaba Pablo VI, los creyentes respiran día con día un aire que ya no es cristiano; pero algunos, muchos desgraciadamente, acaban, sin advertirlo, por acostumbrarse y hasta llegan a pensar que en ese aire venenoso sopla el verdadero espíritu evangélico. Pero así, casi sin darse cuenta, están al borde del suicidio”.

Pues bien, ha llegado la hora de que los cristianos tomemos el antídoto de la verdad para libramos del veneno de la mentira que se esconde tras el ocultismo y el satanismo que hemos estado probando por años y que poco a poco nos ha ido adormeciendo, a nosotros, a nuestros niños ya nuestros jóvenes, hasta hacemos participar sutil e inconscientemente en las obras mismas del Demonio.

¿Cómo empezar? Primeramente, debemos tener valentía, como nos dice el Papa Juan Pablo II:

“Debemos decidimos conscientemente a querer ser cristianos que profesan su fe ya tener la valentía para distanciamos, si fuera necesario, de nuestro ambiente.” El mismo añade: “Una condición necesaria para este testimonio decido de vida cristiana es percibir y comprender por nuestra parte, la fe como una ocasión estupenda de vida, que trasciende las interpretaciones y la conducta ambiental. Debemos aprovechar cualquier ocasión para experimentar de qué manera la fe enriquece nuestra existencia, realiza en nosotros una fidelidad auténtica en la lucha por la vida, corrobora nuestra esperanza contra los ataques de cualquier clase de pesimismo o desesperación, nos empuja a evitar cualquier pesimismo ya comprometemos con reflexión por la justicia y la paz del mundo; también puede consolamos y animamos en el dolor.” (Osnabrück, 16 de noviembre de 1988).

Esto es fundamental para nuestro combate -decidimos a vivir nuestra fe ya dar testimonio de ella, aún cuando tengamos que sufrir el rechazo de los demás. y para vivir nuestra fe debemos aprender a conocer a Cristo y Su Palabra. No olvidemos que la ignorancia es el peor enemigo de nuestra fe. ¿ Cómo podremos decir que verdaderamente amamos a Cristo si no nos empeñamos en conocerle mejor? Aún más, debemos vivir nuestra fe en la tradición de la Iglesia porque es en ella donde encontramos con seguridad la verdad de Jesucristo. También aquí nos remitimos a las enseñanzas del Vicario de Cristo:

“Os exhorto hoya mantener firme la fe de la Iglesia. Es lo que han hecho vuestros padres y vuestras madres. Ateneos a la fe también vosotros y trasmitidla sucesivamente a vuestros hijos… «Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os anuncié, que recibisteis y en el que habéis perseverado» (1 Cor 15, 1). Sin una fe firme carecéis de apoyo y estáis a merced de las enseñanzas cambiantes del tiempo. Ciertamente hay también hoy algunos ambientes en los que ha dejado de aceptarse la doctrina correcta, y se busca en ellos, conforme a los propios deseos, maestros nuevos que os lisonjean, como advirtió San Pablo. No os dejéis engañar…

“Para poder decir «creo», «yo creo», es necesario estar dispuestos a la abnegación, a la entrega de sí mismos, es necesario también está dispuesto al sacrificio y la renuncia y tener un corazón generoso. Quien tiene esta valentía verá que se disuelven las tinieblas. Quien cree, ha encontrado el faro que facilita un camino seguro. Quien cree, conoce la dirección y es capaz de orientarse. Quien cree, ha dado con el camino acertado y ninguna insensatez de ningún falso maestro conseguirá desviarle.” (Homilía en la Catedral de Münster, 1° de mayo de 1987). Otro aspecto fundamental es no dejarnos llevar por la desesperanza y el pesimismo. Una vez más Juan Pablo II nos orienta en este camino:

“Lo primero que deseo es dirigiros una invitación al optimismo, a la esperanza ya la confianza. Es verdad que la humanidad atraviesa un momento difícil y que se tiene la impresión de que las fuerzas del mal acabarán prevaleciendo… Somos de Cristo y es El quien vence en nosotros. Debemos creer esto profundamente, debemos vivir esa certeza, pues de lo contrario las continuas dificultades que surgen tendrán desgraciadamente la fuerza de inocular en nuestras almas la carcoma insidiosa que se llama desánimo, costumbre, acomodamiento pleno a la prepotencia del mal. La tentación más sutil que acecha actualmente a los cristianos, y especialmente a los jóvenes es precisamente la de la renuncia a la esperanza en la afirmación victoriosa de Cristo.” (Discurso a la juventud salesiana, 5 de mayo de 1979).

Aún tenemos otro remedio y Cristo mismo nos lo dio. Ante la crisis de fe que vive el mundo nos queda un recurso que ha demostrado fielmente su eficacia a lo largo de la historia del Cristianismo – su nombre es María. En el libro del Génesis, Dios señala el papel asignado a María, Madre de los vivientes: “Entonces, el Señor Dios dijo a la serpiente: «.. Pondré enemistades entre ti y la mujer, entre su linaje y el tuyo. Ella te aplastará la cabeza y tú acecharás su talón»” (Gen 2, 14-15). La, Virgen María nos precedió en el camino de la fe, convirtiéndose en modelo de la Iglesia, en el orden de la fe, la caridad y la perfecta unión con Cristo (cf. Carta Encíclica Redemptoris Mater).

En los momentos más difíciles para la Iglesia y la humanidad, la presencia maternal de María se ha hecho sentir e sus diversas manifestaciones como Guadalupe, Lourdes y Fátima, por citar tan solo unas cuantas. También hoy, vivimos en el mundo un reavivamiento de una auténtica devoción a la Madre de Cristo y tenemos noticia de apariciones que la Iglesia está estudiando. María viene a nosotros para decirnos lo mismo que dijo en las bodas de Caná: “Haced lo que El os dice”. Invariablemente, los mensajes marianos son una invitación a vivir el Evangelio, a convertirnos, a hacer oración y penitencia para que Dios derrame Su misericordia en este mundo tan necesitado de ella. Pues bien, antela tarea que nos proponemos será indispensable fortalecer nuestra vida espiritual a través de la oración, el ayuno, la conversión y la penitencia. Diríamos además que es lo primero que debemos hacer antes de iniciar cualquier acción. Así pues, de ahora en adelante deberemos orar intensamente y ayunar, asistir ‑diariamente, si es posible- a la Santa Misa y acudir frecuentemente al Sacramento de la Reconciliación y lo más importante – vivir nuestra fe, vivir el Evangelio, ser evangelios vivientes.

En cuanto a acciones concretas, proponemos las siguientes:

– Hable con su familia acerca del significado pagano de la forma como actualmente se celebra HALLOWEEN. Instruya a sus hijos respecto a los peligros que conlleva involucrarse en cualquier forma de ocultismo o esoterismo. Comiencen a orar en familia. El rezo diario del Santo Rosario en familia es un medio muy eficaz para reavivar la fe de todos. Si sus niños son pequeños, enséñelos a rezar y comience poco a poco. Se asombrará de cómo la gente menuda toma gusto por la oración cuando la hacemos accesible para ella.

– Instrúyase en su fe. Si aún no lo hace, participe más activamente de la vida comunitaria en su parroquia. Intégrese a un grupo de oración o forme uno con sus amistades. Conozca mejor la palabra de Dios. Inscríbase a un curso bíblico. Es indispensable que lea la Biblia. Conozca los documentos de la Iglesia, las encíclicas del Santo Padre Juan Pablo II. Una de las grandes obras de su pontificado es el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica. Adquiéralo y consúltelo frecuentemente, será una ayuda invaluable para que usted y sus hijos conozcan mejor las verdades de la fe católica.

– Familiarícese con los Santos, con su vida y su obra. Hay una antigua costumbre croata que constituye una forma sencilla de relacionarnos con nuestros amigos, los Santos. Cada fin de año, los croatas suelen dar a familiares y amigos un regalo muy especial: un Santo que acompañará a la persona durante el Nuevo Año. Quien lo recibe, lo adopta como su compañero y se empeña en conocer su vida y practicar sus virtudes. Lleve a la práctica esta hermosa costumbre, se sorprenderá de los resultados.

– Supervise los programas de televisión, juegos y videos que miran sus hijos. Hable con ellos y analicen juntos las actitudes y el comportamiento de los cantantes de rock y los contenidos de sus canciones.

– Cultive una relación de amistad y confianza con sus hijos. Mantenga siempre una comunicación abierta con ellos. Caminen juntos por el camino de la fe. Aliéntelos a tener una relación personal con Cristo. Hábleles de la importancia que la vida espiritual tiene para todo ser humano. Recuerde que uno de los peligros más grandes de la vida actual es el vacío existencia!, propiciado por el egoísmo. Practique con sus hijos obras de misericordia, ayudando a los más necesitados, visitando a los enfermos y los ancianos.

– Comente con su párroco o capellán los aspectos negativos de la fiesta de HALLOWEEN. Conjuntamente con él y con otros miembros de su comunidad organicen alguna campaña para eliminar cualquier costumbre pagana en la celebración de HALLOWEEN. .Si en la escuela de sus hijos se celebra la fiesta de HALLOWEEN recurriendo a costumbres paganas, hable con el director y los maestros de sus hijos. Comparta con ellos su preocupación y su oposición a que sus vástagos se involucren en actividades de ocultismo-

– Si pertenece a alguna organización vecinal, comparta la información de que ahora dispone sobre los peligros de la celebración pagana de HALLOWEEN. Esta puede ser una oportunidad para dar testimonio de su fe y ayudar a otros a acercarse a Cristo.

– Participe en las campañas que sociedades de padres de familia y otras organizaciones comunitarias realizan en favor de detener la violencia y la pornografía en los medios de comunicación.

– No se desanime si no ve resultados inmediatos. Cambiar las costumbres que hemos practicado por años, lleva tiempo. Pero la recompensa a nuestra paciencia será grande. Asimismo, nunca trate de imponer sus ideas.

  1. Halloween -la fiesta cristiana

Como ya mencionamos en la introducción, la palabra “HALLOWEEN” es una abreviación de la expresión All Hallows Eve y cuya traducción literal es “víspera de Todos los Santos”. La Iglesia Católica celebra el 1º de noviembre la festividad de Todos los Santos y su particularidad es que conmemora no sólo a los santos canonizados sino a todos aquellos que han muerto en gracia y amistad con Dios y que creemos que ya gozan de la inmortalidad gloriosa.

Esta fiesta surgió a raíz de la dedicación del Panteón de Roma bajo el título de Santa María y los Mártires, en el año 610 de nuestra era. En un principio, esta conmemoración tenía lugar el 13 de mayo. Fueron los irlandeses quienes comenzaron a celebrarla el 1° de noviembre ya que a menudo solían conmemorar las fiestas importantes el día primero de cada mes. Esta fecha pasó de Irlanda a Inglaterra y de ahí al resto del continente europeo. Eventualmente, Roma adoptó este día bajo el pontificado del Papa Gregorio VII en 1085.

¿Quiénes son los Santos?

En la Sagrada Escritura encontramos el sentido de la palabra “santos” al referirse a las personas servidoras de Dios que habían aceptado en su vida a Cristo (cf. Hch 9,32.41; 1 Cor 1,2; Flp 1, 1). San Pablo mismo, al inicio de sus cartas, se dirigía así a sus fieles que con el esfuerzo cotidiano de sus oraciones y trabajos trataban de ser más perfectos en su entrega a Dios. Así pues, podemos definir a un santo como a una persona que se esfuerza en vivir con Cristo siempre con mayor empeño. Los santos no son ni unos iluminados, ni ángeles bajados del cielo, sino hombres de carne y hueso que, con sus defectos y virtudes e independientemente de su estado o régimen de vida vivieron plenamente el llamado de Cristo a la perfección.

Entre la gran multitud de santos que ha habido a lo largo de la historia, la Iglesia ha señalado a unos cuantos que, por ser . particularmente agradables a Dios, son modelo de caridad y virtud. El Concilio Vaticano II subraya que los santos “son dignos de recibir culto por ser ejemplos de vida típicamente cristiana y por ser principalmente aceptables y agradables a Dios por su íntima unión con Cristo y conformidad a su voluntad” (Lumen Gentium no.50).

¿Qué papel juegan los Santos en nuestra vida de fe? Como consecuencia de su profunda amistad con Cristo la intercesión de los santos por nosotros es muy eficaz. Ciertamente, el único Mediador ante Dios es Cristo (cf. 1 Tm 2,5). No obstante, la Iglesia ve a los Santos no como mediadores distintos de Cristo, sino como extensiones de Su misma misión.

En los Hechos de los Apóstoles, encontramos muchos casos en los cuales Dios no actúa directamente sino que se vale de Sus siervos, los Santos. Recordemos como San Pablo recobro la vista por la imposición de manos de Ananías, un hombre santo, y no directamente por Cristo con Quien se había encontrado (cf. Hch 9, 19).

De igual forma, incontables enfermos fueron sanados por los ap6stoles, tal como lo relata el libro de los Hechos de los Apóstoles: “… sacaban a los enfermos a las calles en camas y camilllas, para que cuando Pedro pasara, al menos su sombra cubriera a algunos de ellos. Acudía mucha gente, aún de las ciudades vecinas a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados por espíritus malos y todos quedaban sanos” (Hch 5, 15-16).

Hay que resaltar que a Dios no le disgusta que honremos a Sus siervos, sino que por medio de los milagros y favores que El realiza a través de ellos manifiesta que su vida le es muy agradable.

Recordemos que es en los humildes donde resplandece la gloria y la grandeza de Dios. Por otro lado, al conmemorar a los Santos, como dice el R.P. Alberto Aranda, M.Sp.S., comentarista de Actualidad Litúrgica, “celebramos, ante todo, el don maravilloso de la salvación, el que Dios, de quien proclamamos «sólo Tú eres santo», nos haya comunicado Su propia vida divina. Celebramos que el Padre con la fuerza del Espíritu Santo y por medio de Cristo, nos participe Su santidad… Esta fiesta, pues, es la celebración ante todo de la santidad de Dios que nos es comunicada.”

Los Santos son nuestros amigos que constantemente abogan por nosotros. Poco antes de morir, Santa Teresita del Niño Jesús dijo: “Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”. Así como todos necesitamos de amigos que con sus consejos y oraciones nos ayudan en nuestros problemas, así también tenemos necesidad de los santos para nuestro crecimiento en la amistad con Dios y es que no podemos negar el tesoro de gracias que ellos derraman sobre la Iglesia. ¿Acaso no pedimos a nuestros amigos “que están más cerca de Dios” que oren por nosotros? Pues con mayor razón debemos pedir la intercesión de nuestros amigos los Santos que están unidos a Cristo el Señor en la eternidad.

Los santos, por otra parte, son un ejemplo vivo de que sí se puede lograr el mandamiento de Cristo «sed perfectos como es perfecto su Padre que está en el cielo» {Mt 5, 48). Con su testimonio y su palabra animan a toda la Iglesia a perseguir la santidad como exigencia primordial de la vida cristiana.

Muchas veces, solemos tener de los santos una imagen sufriente y aburrida. Pero el santo es por excelencia el bien- aventurado que está dispuesto a todo con tal de ganar a Cristo.

Por otra parte, cabe señalar que la devoción a los Santos no consiste simplemente en pedirles favores y gracias, sino en un compromiso serio por imitar sus virtudes. Es decir, todo aquello que ellos hicieron durante su vida en la tierra debe servirnos de inspiración y estimular nuestra propia vida espiritual. Leer la vida de los santos, recurrir a su intercesión y divulgar su conocimiento son expresión de una sana devoción. La Iglesia, sin los Santos, sería una institución fría y sin testimonio de vida. No olvidemos que el Cristianismo desde sus primeros siglos guardó en su memoria a los mártires ya los confesores como ejemplos conmovedores para todos los tiempos.

Hoy en día, cuando nuestros jóvenes y adolescentes buscan ardientemente una respuesta para su vida, cuán importante resulta mostrarles que a lo largo de la historia del Cristianismo hubo muchos niños y jóvenes como ellos que se lanzaron a la aventura de hacer de Cristo el modelo para sus vidas. Simplemente, recordemos el ejemplo de San Francisco de Asís, un joven que lo tuvo todo: dinero, poder, popularidad. Después de participar en la guerra como miembro distinguido de la clase dominante de Asís, se dio cuenta que la única batalla que valía la pena librar era: la de hacer de Cristo el Señor de nuestras vidas y llevar a todos el Evangelio a través del propio testimonio. Abandonándolo todo para llevar una vida conforme a las enseñanzas del Hijo de Dios, atrajo a su causa a una multitud de jóvenes que formaron con él la orden religiosa de los Franciscanos que tantos buenos frutos ha dado y sigue dando a la Iglesia y al mundo. Santa María Goretti es otra joven bienaventurada cuyo testimonio de vida tiene mucho que decir a nuestra sociedad y un ejemplo para jóvenes y adolescentes en los problemas que hoy enfrentan al tratar de permanecer fieles al mensaje de pureza y castidad que Jesús nos dejó.

Tenemos en la Iglesia modelos de santidad para todas las edades y estados de vida. No pensemos que para hacernos santos es necesario entrar a un convento. Todos los cristianos, laicos y consagrados, estamos igualmente llamados a la santidad, como Juan Pablo lllo recordó en su visita a Brasil con estas palabras:

“La verdad es que estarnos llamados todos -¡no temamos a la palabra!- a la santidad (jY el mundo de hoy necesita tanto de los santos!), una santidad cultivada por todos, en los varios modos de vida y en las diferentes profesiones y vivida según los dones y las tareas que cada uno ha recibido avanzando sin vacilaciones por el camino de la fe viva, que enciende la esperanza y actúa por medio de la caridad.”

Y refiriéndose a los jóvenes, el mismo Pontífice les dijo en Francia:

“Permítaseme, en todo caso, decir que los santos no envejecen prácticamente nunca, que los santos no “prescriben” jamás. Continúan siendo los testigos de la juventud de la Iglesia. Nunca se convierten en personajes del pasado, en hombres y mujeres “de ayer”. Al contrario: son siempre los hombres y mujeres “del mañana”, los hombres del futuro evangélico del hombre y de la Iglesia, los testigos del “mundo futuro”.

Hay algo más que debemos señalar en relación a la celebración de la fiesta de Todos los Santos. Se trata igualmente de nuestra fiesta, porque también aquí en la tierra tenemos a muchos santos, tal como aparece en la catequesis de la hoja de las lecturas de la Misa editada por la Obra Nacional de la Buena Prensa y que con su permiso reproducimos aquí:

La Palabra de Dios hoy:

DÍA DE TODOS LOS SANTOS

* Como la gran familia que somos, los cristianos tenemos que alegrarnos hoy por todos los santos de la Iglesia católica. * Por todos los santos que están ya en el cielo… y por todos los “santos” que todavía andan por este mundo.

* Porque, afortunadamente, todavía tenemos entre nosotros: * Muchos apóstoles: la muchacha que emplea tantos fines de semana sin salir con las amigas, tal vez sin conseguir novio, en irse a aquel barrio a enseñar el catecismo a los niños, a charlar con los enfermos…; esos cristianos que no dicen sino que hacen cristianismo: los que se molestan por los demás, los que aman al prójimo más que al dinero…

* Muchos mártires: los que aguantan por Dios, por sus hermanos, por las cosas de la otra vida; los crucificados en tantas cruces del mundo, que todavía tienen el valor de perdonar a los que los crucificaron allí; nuestros mártires gloriosos desde esa cama de hospital,. desde ese hogar difícil, desde aquella situación humillante, desde aquella soledad insoportable…

* Muchas vírgenes: que podemos mostrar a Dios con orgullo: la muchachita esa a la que dejó el novio por no acceder a lo que no podía acceder; las monjitas que cuidan ancianos o niños o se parten el alma entre los pobres y los indígenas; las tías solteras de los hogares, de los catecismos, de los suburbios…

* Alegrémonos por ellos y pidámosles que intercedan ante Dios para que podamos siquiera asemejarnos un poco a ellos.

“En aquel tiempo, cuando Jesús vio a la muchedumbre, subió al monte y se sentó. Entonces se le acercaron sus discípulos. Enseguida comenzó a enseñarles hablándoles así:

«Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.

Dichosos los que lloran, porque serán consolados. Dichosos los sufridos, porque heredarán la tierra.

Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Dichosos los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.

Dichosos los limpios de corazón, porque verán a Dios.

Dichosos los que trabajan por la paz, porque se les llamará

hijos de Dios.

Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de

ellos es el Reino de los cielos.

Dichosos serán ustedes, cuando los injurien, los persigan y digan cosas falsas de ustedes por causa mía. Alégrense y salten de contento, porque su premio será grande en los cielos. »

Mc 5, 1-12)

  1. La celebración de los Fieles Difuntos

Inmediatamente después del Día de todos los Santos, esto es, el 2 de noviembre, la Iglesia conmemora el Día de los Fieles Difuntos. En este día, los católicos suelen visitar los cementerios, limpiar y adornar con flores las tumbas de sus familiares y celebrar Misas en memoria suya.

Se trata de la manifestación de nuestra la fe en la vida eterna y la resurrección, así como del respeto y veneración por los que ya han partido de este mundo. Esta devoción es conforme a las enseñanzas de la Iglesia que, desde los primeros siglos del Cristianismo, ha acompañado al moribundo hasta su muerte y sepultura.

La celebración de esta solemnidad se remonta al siglo séptimo. Probablemente la institución de la misma fuera un reflejo de la fiesta de Todos los Santos que en un principio se celebraba en muchas comunidades de Occidente el domingo siguiente a Pentecostés. Se sabe igualmente que había otras fechas para tal celebración, según las diversas comunidades cristianas.

En el siglo XI, San Odilón, abad de Cluny, fijó la fecha del 2 de noviembre como el día en que todos sus monasterios debían celebrar Misas y dar limosnas para el eterno descanso de las almas de todos los fieles. Según Angelo Lameri, “la idea le vino a Odilón después de la narración de un peregrino de Rodez (Aquitania) que, habiéndose refugiado en un islote a causa de una tempestad durante la navegación de Jerusalén a Sicilia, supo por un siervo de Dios que allí habitaba, que los demonios se lamentaban porque muchas almas les eran arrebatadas por las muchas oraciones y limosnas de los buenos, de modo especial de los monjes de CIuny.” (Actualidad Litúrgica, no. 127).

De ahí, esta fiesta se extendió a otras Iglesias locales, particularmente a Gales e Inglaterra, siendo finalmente adoptada por Roma en el siglo catorce. Los ritos orientales tienen otras fechas para dicha conmemoración. De acuerdo al Ritual Romano, los sacerdotes pueden ofrecer tres Misas por los difuntos el Día de los Fieles Difuntos. EI Misal del Papa Paulo VI presenta tres diferentes formularios para la Misa. Esta costumbre se inició en el Priorato Dominico de Valencia y fue extendida a todos los sacerdotes por Benedicto XIV en 1748. En 1911, el Papa Pío X incluyó oficialmente esta solemnidad en el calendario, dándole un oficio propio, el cual fue completado en 1914 cuando el2 de noviembre se concedió la indulgencia plenaria.

Muchas gente suele llamar a esta celebración “Día de Muertos” y en realidad se trata de un término equivocado. En esta fecha, nosotros no recordamos a los “muertos” porque la muerte es el salario del pecado y nosotros creemos en la promesa de Nuestro Señor Jesucristo: “Yo soy la resurrección y la vida, dice el Seño1: El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá y el que vive y cree en mí no morirá para siempre. “. (Jn 11, 25- 26)

Especialmente en este día, la Iglesia nos invita a recordar ya orar por las almas del purgatorio, incluyendo a nuestros seres queridos ya fallecidos porque, como dice el Cardenal Ratzinger, refiriéndose a este tema: “De mi recuerdo o de mi olvido depende un poco de la felicidad o de la infelicidad de aquel que me fue querido y que ha pasado ahora a la otra orilla, pero que no deja de tener necesidad de mi amor.”(Informe sobre la fe).

A este respecto debemos recordar la doctrina de la Iglesia en cuanto al Purgatorio, la cual a menudo es malentendida. El Purgatorio no es un lugar donde el residuo del pecado es remitido a través del sufrimiento. Se trata más bien de un proceso en el que el alma es perfeccionada hasta el punto en el que puede unirse en armonía con la plenitud del amor y la vida que es Dios. Tal como el agua y el aceite no pueden mezclarse, también nosotros debemos asemejamos al Espíritu de Dios y estar libres de pecado antes de entrar a Su gloria, esto es, al Cielo.

Este proceso permanece en el misterio, pero sin lugar a dudas es un concepto benevolente, un don de Dios que concede al hombre un tiempo después de la muerte para ganar el cielo. Al mismo tiempo nos permite a nosotros, que aún vivimos en esta tierra, ayudar a quienes se nos han adelantado en e definitivo con el Señor.

La conmemoración del Día de Todos los Santos ya Solemnidad de los Fieles Difuntos nos remiten a un dogma de la fe: la Comunión de los Santos y que vale la pena recordar aquí. Confirmado por el Segundo Concilio de Nicea, el Concilio de Florencia y el Concilio de Trento, el noveno artículo del Credo de los Apóstoles afirma que existe una unión espiritual entre los santos en el cielo, las almas en el purgatorio y los files vivos en la tierra. El Concilio Vaticano II dice a este respto :

“La Iglesia de los peregrinos desde los primeros tiempos del cristianismo tuvo perfecto conocimiento de esta comunión de todo el Cuerpo Místico de Jesucristo, y así conservó con gran piedad el recuerdo de los difuntos. y ofreció sufragio por ellos, “porque santo y saludable es el pensamiento de o arar por los difuntos para que queden libres de sus pecados ” ( 2 Mac, 1-46). Siempre creyó la Iglesia que los apóstoles y mártires de Cristo, por haber dado un supremo testimonio de fe y de amor con el derramamiento de su sangre, nos están íntimamente unidas; a ellos, junto con la Bienaventurada Virgen María y los santos ángeles, profesó peculiar veneración e imploró,  piadosamente el auxilio de su intercesión. A éstos, luego se también aquellos otros que habían imitado más de cerca la virginidad y la pobreza de Cristo; y, en fin, otros cuyo preclaro ejercicio de virtudes cristianas y cuyos divinos carismas los hacían recomendables a la piadosa devoción e imitación de los fieles.”

Así pues, la Comunión de los Santos es la unió espiritual que existe entre los fieles de la tierra (Iglesia militante), las almas del Purgatorio (Iglesia purgante) y los Santos del cielo (Iglesia triunfante). Esta unión mística se realiza de la siguiente manera:

-la Iglesia peregrina o militante se relaciona con los difunto purgante ofreciendo Misas y oraciones por ellos;

-al mismo tiempo se relaciona con los Santos o Iglesia triunfante, implorando su auxilio e intercesión y, al contemplar su vida y su ejemplo en el seguimiento fiel a Cristo, encontramos el impulso como Iglesia peregrina a buscarla ciudad futura.  

Recordemos que, como dice San Pablo en su carta a los Hebreos, «no tenemos aquí una ciudad fija, sino que vamos en busca de la que es eterna» (Heb 13, 14 y 11, 12).

Nosotros, aunque seamos muchos, formamos en Cristo un solo cuerpo, siendo todos recíprocamente miembros los unos de los otros” (Rom 12,5). Así pues, siendo todos miembros de un mismo cuerpo cuya cabeza es Cristo, los unos tenemos parte en las buenas obras de los otros: oraciones, gracias, méritos y buenas obras.

  1. Halloween -Relato de una transformación

Su nombre es Fray René Alcocer Sáenz, O.F. Con su perenne sonrisa, su trato amable y el amor que desborda a raudales, en poco tiempo se ha ganado el cariño y la admiración de los fieles de la Rectoría de Cristo Rey de la Paz, ubicada en una unidad habitacional del sur de la Ciudad de México y cuya atención pastoral le fue asignada recientemente. El 23 de agosto de 1986, Fray René fundó la Fraternidad Sacerdotal de Oblatos Franciscanos en la ciudad de Monterrey. Sus patronos son: San Francisco de Asís, en el amor fraternal; el Santo Cura de Ars en su labor sacerdotal y la Virgen de la Encarnación en su sí al Señor. Esta orden cuenta con 14 miembros, todos ellos jóvenes que han abrazado con fervor la vocación religiosa y que contagian a la comunidad con su amor y alegría. El carisma de la orden es la confesión, la dirección espiritual y la adoración al Santísimo Sacramento del Altar. Fray René accedió gustoso a compartir con nosotros el testimonio de la experiencia que vivió la comunidad congregada alrededor de la Casa General en Monterrey.

Hace cinco años, Fray René decidió que la comunidad debía prepararse de manera especial para celebrar el Día de Todos los Santos y la solemnidad de los Fieles Difuntos. Como sucede en muchos lugares en el mundo, también la sociedad de Monterrey ha sido fuertemente influenciada por las costumbres norteamericanas y en especial por la fiesta de HALLOWEEN. Pues bien, Fray René decidió aprovechar la ocasión para instruir a los fieles sobre la forma cristiana de conmemorarla, esto es, no suprimir la celebración sino de darle otro sentido.

La preparación se inició desde el 1º de octubre, fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús. Ese día, se entregó a los fieles unas papeletas conteniendo el nombre de un Santo. Cada uno tenía la tarea de buscar una estampita y la historia del Santo que les había tocado. Había otro compromiso: imitar durante todo el mes alguna de sus virtudes y hacer alguna oración en familia, por ejemplo el rezo del Santo Rosario, Para cuando llegó HALLOWEEN, todos estaban ya familiarizados con “su” Santo, Asimismo se acordó que esa noche seguirían dando dulces a los niños que tocaran a su puerta pero también una estampita del Santo y les. hablarían un poco de él o ella. Si se trataba de adolescentes les darían además una breve historia de su vida. La capilla de la Casa General se llenó de niños que acudían con Fray René para que les bendijera las estampitas con imágenes de los Santos y que posteriormente ingresaron también a las clases de doctrina. En el catecismo, se alentó a los niños a imitar las virtudes de los Santos.

A lo largo de los años la forma de prepararse y la misma celebración se fue perfeccionado. Un año, por ejemplo, se rifaron entre los fieles imágenes de mayor tamaño de un Santo. Asimismo se declaró el mes de noviembre como el ii Mes del Santo y Alma ” .La idea surgió justamente del libro que escribió Santa Teresita del Niño Jesús, Historia de un alma. La imagen era bendecida solemnemente y la familia que la recibía le asignaba un lugar especial en su casa. Diariamente, todos unidos hacían oración y ésta era dirigida por Un miembro de la familia según le fuera tocando.

Cada domingo de noviembre, después de la homilía, pasaban al frente dos o tres familias y en forma sencilla compartían con la comunidad algún testimonio acerca del Santo y del alma del Santo, qué hacían para honrarlo, la virtud que se habían pro- puesto imitar etc. Durante la oración que hacían en la noche en sus casas,. cada miembro de la familia reconocía si había perseverado o no en imitar la virtud de su Santo, calificándose a sí mismos.

¿Por qué el término “Santo y Alma”?

Nos dice Fray René que el propósito de esta práctica es, por así decirlo, el de “exprimir” el alma del Santo. Esto es, además de conocer la historia de su vida, saber dónde nació, quiénes fueron sus padres y ubicarlo en el tiempo y el espacio como el hombre o la mujer que fue, los fieles tenían la tarea de conocer su alma y sacar el mayor provecho de este conocimiento para imitar sus virtudes y cualidades.

Esta práctica, tan sencilla pero tan profunda a la vez, ha dado muchos y muy buenos frutos. Entre otras cosas, ha servido de manera formidable para unir a las familias. De ello han surgido, además, otras prácticas como “la Semana de las Virtudes” que se realiza en Adviento. Para tal fin, cada uno de los fieles elige del Santo o Santa que les tocó en el Mes del Santo y Alma la virtud que más trabajo les costo practicar y se comprometen a ejercitarla. Por otro lado, a partir de ese trato más personal con los Santos y Bieriaventurados, nació igualmente una costumbre entre los Oblatos Franciscanos -religiosos y seglares- que consiste en asignar el ejercicio de una virtud para cada día de la semana, por ejemplo: lunes- obediencia, martes -humildad, miércoles – amabilidad. Los jueves, que son jueves eucarísticos, son un día de acción de gracias con esta intención: “Me voy a hacer hostia y gastarme en ti, hermano, por amor a Cristo”. El viernes se practica la penitencia y el motivo es “hacerme más Cristo”. El sábado es el Día del Amén, a imitación de Nuestra Madre Santísima y del Sí que Ella dio al Altísimo. Los domingos son el Día del Señor.

Otro aspecto muy importante, según Fray René, es el de celebrar el Día de los Fieles Difuntos, insistiendo en que no es Día de Muertos, porque “nuestro Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos” (Mt 22,32).

Cuenta Fray René que la transformación que la comunidad ha vivido a partir de estas prácticas ha sido extraordinaria y que ha influido notablemente en la celebración que los niños hacen de HALLOWEEN. El año pasado, por ejemplo, los disfraces utilizados eran más bien de monjitas, frailecillos, angelitos y cada vez menos de monstruos y otros personajes siniestros.

Finalmente, Fray René nos da un último consejo: ¡nunca estigmatizar, nunca prohibir, nunca condenar! Que nuestra única arma y el motor de todas nuestras acciones sea siempre el amor, la comprensión, la amabilidad. Recordemos, pues, esta máxima San Juan Hosco: “Se atraen más moscas con miel que con vinagre.”

  1. Celebrando cristianamente Halloween

He aquí algunas sugerencias para celebrar cristianamente HALLOWEEN, esto es, la víspera del Día de Todos los Santos:

-Invite a todos los miembros de su familia a prepararse con anticipación a celebrar la fiesta de Todos los Santos. Elijan algún Santo como patrono de la familia y conozcan su vida y su alma. Si tiene niños pequeños, acostúmbrese desde ahora leerles vidas de Santos. Hoy en día, las librerías de artícuk religiosos ofrecen diversos materiales como cuadernos para dibujar, tarjetas, rompecabezas, videos, etc, que resultan muy atractivos para la gente menuda.

-Sugiera a sus hijos usar disfraces diferentes a los que ha acostumbrado hasta ahora. En lugar de vestirse de monstruos fantasmas, ¿por qué no vestirse de Santos y Santas, de ángel, etc. Entre los diversos disfraces que podrían usar tenemos siguientes: obispos, sacerdotes, vírgenes, ermitaños o monje franciscanos, dominicos, carmelitas. Lo único que necesita (una túnica y agregarle alguna vestidura o capa, un velo y el cordón para ceñir la cintura. Asimismo, según el Santo que ha elegido, puede agregar el símbolo que lo identifica como una palma, una azucena, un crucifijo etc. Otra alternativa para los disfraces seria que sus hijos elijan a su héroe o heroína favoritos de la Biblia.

-Utilice elementos que tengan un significado cristiano para decorar su casa: nubes, arco iris, halos etc. Si va a utilizar calabazas, esculpa en ellas símbolos cristianos como una cruz o una paloma que simbolice al Espíritu Santo.

-Organice una fiesta de Todos los Santos para sus hijos. Adquiera estampitas con imágenes de Santos para regalar a los niños, además de las golosinas. Elabore tarjetas con versículos de la Biblia y colóquelos en la mesa. También puede poner letreros en las sillas con nombres de Santos.

-Una buena idea es elaborar platillos especiales y golosinas y ponerles nombres adecuados a la ocasión: “emparedados celestiales”, “panqués de nubes”, “pastel de ángeles”, “galletas de los diez mandamientos” , “helado de leche y miel” ; “malteadas angelicales” etc. Para ello aproveche sus recetas favoritas y sólo cambie el decorado, haciéndolo alusivo a la ocasión.

-Use su inventiva para organizar juegos y competencias que involucren a los niños en conocer mejor a los Santos, a los personajes de la Biblia, los mandamientos, las obras de miseri- cordia. i N o olvide el concurso de disfraces! (En el Anexo I le presentamos algunas sugerencias.)

-Estimule a sus hijos para que le ayuden a organizar todo. Elaboren invitaciones con dibujos alusivos, Póngale nombre a su fiesta: “Sube con nosotros al Arca de Noé para divertirnos en HALLOWEEN” , “HALLOWEEN Bíblico” etc.

-Adquiera o alquile en una tienda de videos o en una librería católica una película adecuada para la ocasión como la vida de San Francisco de Asís, Santa Bernardita de Lourdes, San Martín de Porres o alguna historia bíblica y proyéctesela a los niños.

-Si no tiene la posibilidad de organizar una fiesta en su casa, proponga esta iniciativa en su parroquia, en la escuela de sus hijos o bien, entre sus vecinos.

-Si suele regalar dulces y golosinas a los niños que tocan a su puerta en HALLOWEEN, adopte la costumbre de los Oblatos Franciscanos: tenga a la mano suficientes estampitas con imágenes de santos y regáleselas a los niños. Cuénteles brevemente  sobre su vida e invítelos a ir a la iglesia para que el sacerdote se las bendiga.

-No impida que sus hijos recorran el vecindario para pedir dulces. Pero hágales las siguientes recomendaciones para que tengan un HALLOWEEN seguro y feliz (tomadas de Halloween Alternatives, Pauline Books & Media, Boston, MA 02130):

-Usa maquillaje en tu rostro, en vez de una máscara. (Las máscaras pueden bloquear tu visión).

-Usa un disfraz brillante y de color claro- .Sé súper cuidadoso al cruzar las calles. .Apártate de automóviles estacionados.

– Sal a recorrer el vecindario con tres o cuatro amigos y un adulto.

-Toca sólo en casas cuyas luces estén encendidas.

-Nunca entres a la casa de desconocidos, aún cuando la gente te parezca amable, quédate a la entrada- .

– Lleva contigo una lámpara de bolsillo

– De ser posible, no salgas de tu vecindario.

-Antes de probar cualquier golosina, deja que tus padres la revisen.

-Evita aquellos juegos que tengan que ver seriamente con espíritus, brujas, dragones, fantasmas etc. cono es la tabla ouija. En vez de ello, diviértete con juegos alegres.

-Asista a Misa, de ser posible con toda su familia, el Día de Todos los Santos o bien a la de los Fieles Difuntos. Anote a sus familiares difuntos en la lista que todas las parroquias e iglesias ponen a disposición de los fieles en esos días para que sean recordados en las celebraciones eucarísticas. Rece con su familia el Santo Rosario por los fieles difuntos y encomiende también a todas las personas que el día de HALLOWEEN participan en actos reprobables. Pida a Dios por su conversión, nuestra oración es un arma poderosísima para alcanzarles la gracia de experimentar el amor de Dios en sus corazones.

“¡Familias cristianas…! Vuestra dignidad y responsabilidad como discípulos de Jesús procede del hecho de que estáis llamados a la santidad ya ayudaros unos a otros, a la comunidad eclesial y al mundo, a ser santos. Escuchamos de nuevo las palabras de San Pablo…: «Que la Palabra de Cristo habite en vosotros en todas sus riquezas. Instruíos los unos a los otros y amonestaos unos a otros con plena sabiduría. »

Sed santos con la ayuda de los dones divinos de la fe, la esperanza y el amol; con la ayuda de la oración personal y familiar, ayudados por una amorosa confianza en nuestro Padre celestial, el buen ejemplo y la vida de gracia alimentada y animada por medio de los sacramentos. Sed santos participando en la vida de la Iglesia en vuestras comunidades locales, en vuestras parroquias, en vuestras diócesis, respetando y amando a vuestros sacerdotes ya vuestros obispos. Sed santos en el “servicio del amor”, el amor a Dios ya vuestros semejantes, especialmente a vuestras familias. Sed santos y procurad que vuestra vida y las diferentes actividades de vuestras comunidades sociales y nacional sean santas.”

Papa Juan Pablo II (a las familias de Nigeria)

Read Full Post »

Halloween y cristianismo

Halloween y cristianismo

HALLOWEEN Y CRISTIANISMO

1- ¿Qué es realmente Halloween?

De manera creciente Halloween va incorporándose a la mentalidad común como un acontecimiento de jóvenes y niños. Es impulsado desde los medios de comunicación social, institutos de inglés, desde boliches bailables e incluso algunos colegios católicos permiten que sus alumnos festejen y celebren Halloween.

¿Pero qué es realmente Halloween? ¿Es solamente una fiesta? ¿Es una ocasión para disfrazarse y divertirse? ¿Es una fiesta similar a la fiesta de todos los santos o de los difuntos que celebra la Iglesia? ¿Es otra manifestación de la cultura globalizada a la que nos tenemos que acostumbrar? ¿Qué significado encierra esta fiesta? ¿Cuáles son sus orígenes? ¿Cuáles son los valores que encierra en sí? ¿Cómo influye en la mentalidad de nuestros hijos?

 En estas líneas se tratará de dar algunas pistas para responder a estos interrogantes.

2-  Origen del Halloween y su relación con la Fiesta de Todos los Santos

El origen celta

El halloween tiene un origen ajeno a la fe cristiana. Esta celebración se atribuye a los celtas (que vivían en la actual zona de Irlanda) y se llamaba originalmente “Samhain”, que entre otras cosas, tenía como objetivo dar culto a los muertos. La invasión de los romanos (46 a.C.) a las Islas Británicas dio como resultado la mezcla de la cultura Celta con los usos y costumbres de la Europa continental. El Druidismo, religión de los celtas, fue disminuyendo paulatinamente con la evangelización cristiana, y terminó por desaparecer en la mayoría de las comunidades celtas a finales del siglo II.

Las festividades de Samhain se celebraban muy posiblemente entre el 5 y el 7 de noviembre con una serie de festividades que duraban una semana, finalizando con la fiesta de “los muertos” y con ello se iniciaba el año Celta.

 

Antecedentes de la festividad cristiana

Siglo IV: la iglesia de Siria consagraba un día a festejar a “Todos los mártires”.

Año 615 d.C: el Papa Bonifacio IV (+615) transformó un templo romano dedicado a todos los dioses (pantheón) en un templo cristiano dedicándolo a “Todos los Santos”.

Año 741 d.C: el Papa Gregorio III cambió la fecha de la fiesta en honor de Todos los Santos que se celebraba inicialmente el 13 de mayo al 1° de noviembre, que era el día de la “Dedicación” de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma.

Año 840 d.C: el Papa Gregorio IV ordenó que la fiesta de “Todos los Santos” se celebrara universalmente. Como era una fiesta mayor, tuvo su celebración vespertina en la “vigilia” para preparar la fiesta (el día 31 de octubre). Esta celebración cristiana de la vigilia o tarde del día anterior a la fiesta de todos los Santos, dentro de la cultura inglesa se llamó “All Hallow’s Even” (Vigilia de todos los Santos). Con el tiempo su pronunciación fue cambiando primero a “All-Hallowed Ev” y posteriormente a “All Hallow Een” para terminar con la palabra que hoy conocemos: “halloween”.

Año 998 d.C: San Odilón, abad del monasterio de Cluny (en el sur de Francia) había añadido la celebración del 2 de noviembre, como una fiesta para orar por las almas de los fieles que habían fallecido, por lo que fue llamada fiesta de los “Fieles Difuntos”, la cual se difundió en Francia y, posteriormente al resto de la Iglesia.

Halloween tiene de cristiano solamente un nombre deformado, pues la esencia de la fiesta de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos es totalmente distinta a la costumbre anglosajona de la cual nació la Fiesta de Halloween.

3.- Disfraces y Costumbres. “Obsequio o daño”

Disfrazarse y solicitar dulces a cambio de no hacer daño. Esa es la propuesta “divertida” de Halloween

Los Disfraces

Origen: Europa sufrió durante un largo período de tiempo la “peste bubónica” (también conocida como la “muerte negra”) la cual aniquiló a casi la mitad de la población. Esto creó un gran temor a la muerte y una enorme preocupación por ésta. Se multiplicaron las misas en la fiesta de los Fieles Difuntos y nacieron muchas representaciones satíricas que le recordaban a la gente su propia mortalidad.

Estas representaciones eran conocidas como “Danzas de la Muerte”. Dado el espíritu burlesco de los franceses, en la víspera de la fiesta de los Fieles Difuntos (1 de Noviembre), se adornaban los muros de los cementerios con imágenes en las que se representaba al diablo guiando a Papas, reyes, damas, caballeros, monjes, campesinos, leprosos, etc…, y los conducía hacia la tumba. Estas representaciones también se hacían por medio de cuadros plásticos, con gente disfrazada de personalidades famosas y en distintas etapas de la vida, y que incluía por supuesto a la muerte a la que todos debían de llegar. De estas representaciones, se fue estableciendo la costumbre de disfrazarse durante estas fechas.

 

“Obsequio o daño”

La tradición del “obsequio o daño propia del Día de Halloween tiene su origen en la persecución que hicieron los protestantes en Inglaterra (1500-1700) contra los católicos. En este período, los católicos no tenían derechos legales. No podían ejercer ningún puesto público y eran acosados con multas, impuestos elevados y hasta cárcel. El celebrar misa era una ofensa capital y cientos de sacerdotes fueron martirizados por ejercer su ministerio.

En esta época hubo un intento de los católicos de asesinar al rey protestante Jaime I utilizando pólvora de cañón. Sin embargo el complot fue descubierto y los instigadores fueron a la horca. Esto se convirtió en una gran celebración en Inglaterra (incluso hasta nuestros días). Los protestantes de esas regiones, ocultos con máscaras, celebraban esta fecha (los primeros días de noviembre) visitando a los católicos y exigiéndoles cerveza y comida para su celebración amenazándolos que les harían daño si no proveían esto para el festejo. Esta costumbre fue llevada por los emigrantes a las nuevas tierras de Norteamérica, tradición que se fue uniendo al Halloween. Si bien en Europa esta fiesta fue perdiendo fuerza, en América se constituyó en un signo de identidad de su cultura.

  

4.- Relación con el ocultismo y la brujería

¿Somos conscientes de todo lo que implica esta costumbre?

Muchos grupos satánicos y ocultistas han tomado el 31 de octubre como la fecha más importante de su calendario. Ese día es llamado el día del “Festival de la muerte” y constituye la víspera del año nuevo para la brujería.

Anton LaVey, autor de “La Biblia Satánica” y sumo sacerdote de la iglesia de satanás, dice que el día más importante para los seguidores del maligno es el de Halloween. En esta noche los poderes satánicos ocultos y de brujería están a su nivel de potencia más alto. Satanás y sus poderes están en su punto más fuerte esta noche.

El halloween está directamente ligado al ocultismo. Es un hecho registrado y documentado que en la noche del 31 de octubre en Irlanda, Estados Unidos y muchos países de Hispanoamérica se realizan misas negras, cultos espiritistas y otras reuniones relacionadas con el mal y el ocultismo.

Haciendo un simple análisis, es evidente la connotación negativa de las imágenes con que se “adornan” tarjetas, afiches, pegatinas y disfraces relacionados al Halloween. Salta a simple vista que el mensaje de amor, caridad, paz y esperanza que nos trajo Nuestro Señor Jesucristo se haya totalmente divorciado de estas imágenes sangrientas, que retratan a brujas, hechiceras, muertos andantes, vampiros y demás engendros que nada tienen de constructivo. Halloween, es, por sí misma, una “celebración” de la maldad.

  

5.- Cultura y negocio del terror

Una cultura de consumo que propicia y aprovecha las oportunidades para hacer negocios, sin importar cómo.

Hollywood ha contribuido a la difusión del Halloween con una serie de películas en las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado morboso de angustia y ansiedad. Estas películas son vistas por adultos y niños, creando en estos últimos miedo y una idea errónea de la realidad. El Halloween hoy es, sobre todo, un gran negocio.

Máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos necesarios son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el “consumo del terror”. Se busca además favorecer la imitación de las costumbres norteamericanas por considerarse que esto está bien porque este país tiene chapa de “superior”.

  

6.- Problemas de seguridad de esta fiesta

Toda precaución y cuidados pueden ser insuficientes para salvaguardar a los niños en una “noche de brujas”.

Es muy divertido para los niños disfrazarse y salir a la calle en compañía de los hermanos y vecinos a pedir dulces e ir asustando a cuanto desafortunado transeúnte se topa con ellos.

Las posibilidades de un desenlace desagradable en una noche de Halloween no son pocas. Revisemos algunos problemas que se dieron:

  • Los disfraces de Halloween suelen ser oscuros, evidentemente, lo que dificulta la visibilidad de los conductores, quienes suelen distraerse con facilidad. La imprudencia propia de la edad los hace correr de una acera a otra o transitar por en medio de una calle con poca o nula iluminación. Además las enormes máscaras que algunos se colocan obstruyen considerablemente la visibilidad. Muchos han sido los niños que en diferentes países han sufrido accidentes graves debido a que un conductor no vio al niño disfrazado que cruzó la calle corriendo en la noche.
  • Debido a los disfraces ocurre otro fenómeno frecuente: los niños extraviados. Debido a la comercialización masiva de disfraces, es muy fácil que varios niños tengan el mismo atuendo, y en ocasiones la identificación de un niño concreto puede resultar casi imposible.
  • Por otra parte y a pesar de las múltiples recomendaciones de los padres, los niños tienen la tendencia a salir del área en la que se les dio permiso para jugar. La seguridad de estar en un grupo los hace buscar aventuras: entrar a casas abandonadas, cruzar por lotes baldíos o investigar si más allá pueden conseguir dulces.

Un niño no reconoce la diferencia entre una casa y otra, ni en las personas que las habitan. Para ellos lo único importante es recolectar golosinas. A veces con engaños o por la fuerza los niños son introducidos en las casas o edificios para abusar de ellos ¿qué puede hacer un grupo de niños, el hermanito mayor o el jovencito ante quienes son más fuertes?. A veces se confía en el adulto o el joven que vive tres casas más allá, quien amablemente se ofrece a cuidar de ellos esa noche, pero la verdad es que se conoce poco de su persona y de sus verdaderas intenciones.

  • Por ser un día en que todo adulto debe tener golosinas a la mano, los pequeños reciben cualquier cantidad de productos, incluso en su envoltura original, pero otros son preparados con mala intención para esta noche. Uno podría creer que la locura de envenenar o drogar a un niño es impensable. La realidad es que ha ocurrido y que hay locos en todas partes. ¡Si hasta aparecieron tatuajes con droga hace poco tiempo en el mercado!. La tentación a probar todo lo que le regalan para comer en la noche de Halloween, los hace ingerir inocentemente sustancias nocivas para su salud. Esto puede ocurrir en cualquier casa, en el vehículo que se detiene o con el caminante que les ofrece algo de su bolsillo

Podemos tomar innumerables precauciones, pero el fondo de la cuestión es que permitir que los niños participen en el Halloween es potencialmente peligroso. Objetivamente ¿Vale la pena arriesgar la seguridad e integridad de los hijos?

 

7.- Pensándolo desde la fe 

Una propuesta de temas para considerar detenidamente nuestra fe católica y la actitud que debemos tomar ante el halloween.

Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos en las puertas, etc.)? Respecto de la conducta de los demás se puede leer el criterio de Nuestro Señor Jesucristo en Lc 6,31.
  • ¿Qué experiencia (moral o religiosa) queda en el niño que para “divertirse” ha usado disfraces de diablos, brujas, muertos, monstruos, vampiros y demás personajes relacionados principalmente con el mal y el ocultismo, sobre todo cuando la televisión y el cine identifican estos disfraces con personajes contrarios a la sana moral, a la fe y a los valores del Evangelio.? Veamos qué dice Nuestro Señor Jesucristo del mal y lo malo en Mt. 7,17   Mt. 6,13. La Palabra de Dios nos habla de esto también en 1ª Pe. 3, 8-12.
  • ¿Cómo podemos justificar como padres de una familia cristiana que nuestros hijos, el día de Halloween hagan daño a las propiedades ajenas? ¿No seríamos totalmente incongruentes con la educación que hemos venido proponiendo en la cual se debe respetar a los demás y que las travesuras o maldades no son buenas? ¿No sería esto aceptar que, por lo menos, una vez al año se puede hacer el mal al prójimo? ¡Qué nos enseña Nuestro Señor Jesucristo sobre el prójimo? Leamos Mt. 22, 37-40

Con los disfraces y la identificación que existe con los personajes del cine … ¿no estamos promoviendo en la conciencia de los pequeños que el mal y el demonio son solo fantasías,  un mundo irreal que nada tiene que ver con nuestras vidas y que por lo tanto no nos afectan? La Palabra de Dios afirma la existencia del diablo, del enemigo de Dios en St. 4,7  1ª Pe 5,18  Ef. 6,11  Lc. 4,2  Lc. 25, 41

  • ¿Qué experiencia religiosa o moral queda después de la fiesta del halloween?
  • ¿No es Halloween otra forma de relativismo religioso con la cual vamos permitiendo que nuestra fe y nuestra vida cristianas se vean debilitadas?

Si aceptamos todas estas ideas y las tomamos a la ligera en “aras de la diversión de los niños” ¿Qué diremos a los jóvenes (a quienes durante su infancia les permitimos jugar al Halloween) cuando acudan a los brujos, hechiceros, médiums, y los que leen las cartas y todas esas actividades contrarias a lo que nos enseña la Biblia?

Es que nosotros, como cristianos, mensajeros de la paz, el amor, la justicia, portadores de la luz para el mundo ¿podemos identificarnos con una actividad en donde todos sus elementos hablan de temor, injusticia, miedo y oscuridad? Sobre el tema de la paz podemos leer Fil. 4,9  Gál. 5,22. Ver qué dice Jesús sobre esto en Mt. 5,14  Jn. 8,12

Si somos sinceros con nosotros mismo y buscamos ser fieles a los valores de la Iglesia Católica, llegaremos a la conclusión de que el halloween no tiene nada que ver con nuestro recuerdo cristiano de los Fieles Difuntos, y que todas sus connotaciones son nocivas y contrarias a los principios elementales de nuestra fe.

 

8.-Fiesta de Todos los Santos: Una alternativa positiva

Un grupo de padres propone que se ponga el acento en la Fiesta de Todos los Santos como un modo de proponer una alternativa positiva a esta costumbre negativa de Halloween. De este modo se podría promover una fiesta familiar hermosa y positiva, para poder disfrutarla junto a los hijos.

 “Padres y Educadores en Acción”, es  un grupo de laicos profesionales que comenzaron en Chile con esta interesante iniciativa para cambiar el sentido negativo que tiene la celebración de Halloween.

 9.-Sugerencias para los padres de familia

¿Cómo darle a los hijos una enseñanza auténtica de la fe católica en estas fechas? ¿Cómo hacer que se diviertan con un propósito verdaderamente católico y cristiano? ¿Qué podemos enseñarles a los niños sobre esta fiesta?

Ante la realidad que inunda nuestro medio y que es promovida sin medida por el consumismo nos preguntamos ¿qué hacer? ¿Taparnos los ojos para no ver la realidad? ¿Buscar buenas excusas para justificar su presencia y no darle mayor importancia a este “juego”? ¿Debemos prohibirles a nuestros hijos participar en el halloween mientras que sus vecinos y amigos se “divierten”? ¿Serían capaces los niños de entender todos los peligros que corren y por qué de nuestra negativa a participar en esto?

La respuesta no es sencilla, sin embargo creemos que sí hay algunas cosas que podemos hacer:

Lo primero es organizar una catequesis con los niños en los días anteriores al halloween, con el objeto de enseñarles el por qué de la festividad católica de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, haciéndoles ver la importancia de celebrar nuestros Santos, como modelos de la fe, como verdaderos seguidores de Cristo.

En las catequesis y actividades previas a estas fechas, es buena idea que nuestros hijos inviten a sus amigos, para que se atenúe el impacto de rechazo social y sus compañeros entiendan por qué no participan de la misma forma que todo el mundo.

Debemos explicarles de manera sencilla y clara, pero firme, lo negativo que hay en el Halloween y la manera en que se festeja. Es necesario explicarles que Dios quiere que seamos buenos y que no nos identifiquemos ni con las brujas ni con los monstruos, pues nosotros somos hijos de Dios.

Proponemos a los padres de familia una opción para sus hijos, pues seguramente los niños querrán salir con sus amigos en la noche del Halloween: Los niños pueden disfrazarse de ángeles y preparar pequeñas bolsas con dulces, regalos o tarjetitas con mensajes y pasar de casa en casa, y en lugar de hacer el “obsequio o truco” o de pedir dulces, regalarlos a los hogares que visiten y que expliquen que entregan dulces porque la Iglesia Católica tendrá muy pronto una fiesta muy importante en la que se celebra a todos aquellos que fueron como nosotros deberíamos ser: los Santos.

Aunque este cambio no será sencillo para los niños, es necesario vivir congruentemente con nuestra fe, y no permitir que los más pequeños tomen como algo natural la connotación negativa del halloween. Con valor y sentido cristiano, los católicos podemos dar a estas fechas, el significado que tienen en el marco de nuestra fe.

10- Chilenos cambian “Halloween” por fiesta positiva

SANTIAGO, 28 Oct. 03 (ACI).-Con el fin de cambiar los contenidos de muerte y terror promovidos en la fiesta de Halloween, numerosas instituciones y familias chilenas están impulsando una campaña para establecer el 31 de octubre como la “Fiesta de la Primavera”, en donde los principales disfraces son de ángeles, santos y princesas, en vez de los terroríficos modelos de la celebración de origen celta y popularizado por Estados Unidos.

Algunos colegios, organizaciones comerciales y hasta supermercados de la capital se han sumado a la campaña. “Hay un público consumidor que está de acuerdo con el formato del festejo, pero otro que está mirando qué pasa y buscando tener algo para que sus hijos participen. Entonces vimos una masa que necesitaba tener una nueva fiesta y lanzamos otros productos”, explicó el gerente de ventas de Arcor-Dos en Uno, Jorge Borselli.

Dicha empresa estrenó el año pasado la línea de caramelos “Hadas y magos”; junto con la empresa de golosinas Ambrosoli, que incorporó también esta temporada su línea “Magic” asociada a la bondad, la sabiduría y la valentía.

Asimismo, diversas compañías de disfraces están modificando su oferta para atender los requerimientos de esta nueva celebración. La socia de Duende Azul –con locales en la zona oriente y centro de Santiago–, Belén Aleu, afirmó que “la demanda ha ido cambiando en los últimos diez años. Antes pedían solo cosas de terror. Ahora llevan trajes de princesas, ángeles, cenicientas o damas antiguas”.

Por otro lado, los supermercados de la capital se están sumando a este “Halloween blanco” cambiando su decoración para la festividad. “Ahora es una fiesta a la chilena, ya no sólo con la connotación de fiesta de brujas”, explicó el gerente de marketing de Jumbo, Francisco Guzmán.

FIESTA DE TODOS LOS SANTOS

Los invitamos a participar de una alegre celebración 31 de Octubre del 2003

Tercer año

  • Hace ya dos años, una simple presentación como esta, distribuida por mail, inició un cambio radical en nuestra sociedad: rescatar el sentido original de la víspera de Todos los Santos.
  • Esta iniciativa tuvo una gran acogida, adultos, jóvenes y niños celebramos esta fiesta en forma positiva, entretenida, sana y alegre y más acorde con nuestras costumbres y valores.
  • Cada año somos más, por eso los invitamos a sumarse a esta iniciativa.
  • En este año de consolidación queremos llegar a todos los rincones, celebrando masivamente

“La Fiesta de Todos los Santos”.

Estrategia

  • Más que combatir la forma en que hoy se celebra “Halloween”, que nada tiene que ver con nuestras costumbres y valores; queremos  retomar el sentido original de esta fecha  y celebrar la  “Fiesta de Todos los Santos”.
  • Mantendremos los elementos buenos y positivos; celebrar, disfrazarse y compartir, pero proponemos cambiar los negativos:

– muerte y oscuridad, ….por vida,

– terror y miedo, …..por alegría,

– violencia, …..por paz y amor,

– amedrentamiento y chantaje, ……por respeto y entrega.

  • Proponemos una celebración amplia a la cuál todos se sumen alegremente independiente de su cercanía con la religión.
  • De esta manera formaremos valores positivos en los niños ya que aprenderán a dar parte de sí para lograr sus objetivos, a respetar y no amedrentar y que por sobre todo deben prevalecer la vida, el amor, la paz y la alegría.

Planteamiento

Celebraremos la fiesta de “Todos los Santos”.

Los niños y jóvenes saldrán a la calle a compartir con sus vecinos en un sano ambiente de amistad.

Los niños:

  • Se disfrazarán de algo positivo como payaso, flor, santo, princesa, animalito, etc..
  • Saldrán a las calles acompañados de algún adulto o joven responsable, a pedir dulces.
  • Sólo tocarán el timbre en las casas que tengan globos o cintas de color blanco en sus puertas o rejas, aceptando así participar en esta celebración. Al resto sencillamente no se les molestará.
  • Para recibir los dulces los niños deberán entregar algo a cambio.
  • A lo que entreguen le llamaremos “gracia” y puede ser un dibujo, una poesía, una oración, una flor, un santito, una tarjeta o algo hecho por ellos en su clase de Religión o de Arte.

Los jóvenes:

  • Acompañarán a los niños en esta celebración siendo modelo y ejemplo para ellos, es decir celebrando en forma positiva para sembrar paz, amor y alegría.
  • Si quieren organizar alguna fiesta o celebración los invitamos a hacer “Fiestas Blancas” donde todos se vistan de ese color y lo pasen muy bien en un ambiente positivo y alegre.

¿Qué les pedimos?

  • Distribuyan esta presentación a todas las personas que puedan.
  • Que comenten esta iniciativa con su familia, amigos y conocidos.
  • Que la hagan llegar a las empresas que estén interesadas en esta fiesta, a los medios de comunicación y a quienes puedan apoyarla.
  • Propongan en Colegios, Jardines Infantiles e Iglesias, que la fiesta se aborde de manera positiva y constructiva.
  • Apoyen y acompañen a sus hijos en esta celebración, así estaremos educándolos en los valores que esta fiesta nos invita a celebrar.

SI  TODOS  EMPUJAMOS  ESTA  IDEA,  CADA DÍA SEREMOS MÁS LOS QUE CELEBRAREMOS CON ALEGRÍA

11- El episcopado francés ilustra las fiestas de Todos los Santos y de los Difuntos

PARÍS, 28 octubre 2003 (ZENIT.org) .- En medio de las campañas publicitarias de promoción de la fiesta de Halloween, la Conferencia Episcopal de Francia ha publicado un comunicado para explicar el sentido de las fiestas de Todos los Santos y del día de los Difuntos.

«A lo largo del año, la Iglesia católica celebra a los santos que ha canonizado oficialmente y que presenta como modelos y testigos ejemplares de la fe», recuerda el texto.

Con la fiesta del 1 de noviembre, día de Todos los Santos, la Iglesia desea «honrar a los santos “anónimos” –mucho más numerosos– que con frecuencia han vivido en la discreción al servicio de Dios y de sus contemporáneos».

En este sentido, aclara el documento, es la fiesta de «todos los bautizados, pues cada uno está llamado por Dios a la santidad». Constituye, por tanto, una invitación a «experimentar la alegría de aquellos que han puesto a Cristo en el centro de su vida».

El 2 de noviembre, día de oración por los difuntos, explican los prelados franceses, propone una práctica que comenzó con los primeros cristianos.

La idea de convocar una jornada especial de oración por los difuntos, continuación de Todos los Santos, surgió antes del siglo X, siguen explicando.

«El 1 de noviembre, los católicos celebran en la alegría la fiesta de Todos los Santos; al día siguiente, rezan de manera más general por todos los que han muerto», afirman.

De este modo, la Iglesia quiere dar a entender que «la muerte es una realidad que se puede y que hay que asumir, pues constituye el paso en el seguimiento de Cristo resucitado».

Esto explica las flores con que en estos días se adornan las tumbas, «signo de vida y de esperanza», concluyen los prelados.

12 – Holywins una propuesta creativa de la Diócesis de París

En la cruzada de ser creativos para el 31 de octubre, víspera del Día de todos los Santos,

www.holywins.org  cuenta cómo se organizan en la Diócesis de París !

La iniciativa, bautizada con el nombre de «Holy wins» («la santidad gana») –juego de palabras contrapuesto a Halloween– ha sido lanzada por la arquidiócesis de París.

En  el 2002, varios centenares de jóvenes en la misión en las calles de París, más de 8000 personas al concierto del Place St-Sulpice, con una amplia cubierta en los medios.

para el 2003: Con el éxito de la primera edición, la gente joven va otra vez por  las calles el 31 de octubre. ¿Su motivación? “atestigüe  su esperanza y a su fe en la Resurrección”.

(…) En una sociedad que tiende a eludir la cuestión de la muerte, la fiesta de Halloween tiene el mérito de interrogarnos sobre este tema, pero sólo hace referencia a los rituales morbosos y macabros. Por este motivo los jóvenes de París quieren aprovechar el éxito de Halloween para testimoniar su fe y la esperanza cristiana ante la muerte en la vigilia de la fiesta de Todos los Santos (1 de noviembre) y de los Difuntos, de los que se hace memoria al día siguiente.

Lic. Eduardo R. Cattaneo

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: