Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Semana Santa’ Category

Aquí estoy… “Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad”. En un borriquillo viene, cabalgando victorioso por la verdad y la justicia. Se dirige hacia su Pasión, para llevar a plenitud el misterio de la salvación de los hombres. Humilde y pobre entra en la ciudad; manso y cercano. Él no grita, los que le reciben sí. Salen a su encuentro, lo aclaman como Rey y Mesías; pero lo suyo es el silencio, la sencillez y la entrega. Podemos correr también nosotros, primero a por nuestro ramo de olivo, después para arropar a este modesto Jesús con el más firme y limpio propósito de acompañarle hasta el final, hasta donde Él va a llegar para salvarnos.

Subamos con Él a esa montaña, desnudos como Él, para que pueda lavarnos con su sangre y vestirnos con su gracia. “Bendito el que viene, como rey, en nombre del Señor”. Vencedor de la muerte y del mal, condúcenos a los que en ti creemos, esperamos y amamos a tu gloriosa resurrección. Convierte el madero de nuestro dolor en árbol de vida. Porque… no he de morir, viviré para contar las hazañas del Señor y cantar al triunfador de la muerte.

Read Full Post »

Señor Jesús, con este mismo ramo te acompañamos hoy
a recordar tu entrada en Jerusalén, con nuestra presencia en el templo
dijimos que somos tus seguidores y que tú eres el rey de los reyes.
Ahora te pedimos que protejas a nuestra familia de todo mal
y nos conviertas en testigos de tu amor y tu paz,
para que un día podamos reinar contigo en la Jerusalén celestial,
donde vives y reinas por los siglos de los siglos amén.

Read Full Post »

LO SABES, SEÑOR
Que con tu entrada en Jerusalén, con asno incluido,
se cumple lo anunciado por los profetas
Que, los que hoy te aclaman, y te exaltamos,
aun recordando tus milagros y tus hazañas,
tus palabras y tu consuelo
muy pronto, a la vuelta de la esquina,
cambiaremos las palmas por el “reo de muerte”

LO SABES, SEÑOR
Que, como Pedro, hoy prometemos amistad sin fisuras
te cantamos himnos y alabanzas
y, mañana, fingiremos no haberte conocido
o esconderemos nuestros rostros
en un intento de no complicarnos la vida 

LO SABES, SEÑOR
Que, el arco de triunfo que hoy levantamos
pronto lo brindaremos al mejor postor
a los simples reyes de la tierra
a los que, sin tener palabras eternas,
nos seducen y nos confunden
nos alejan de Ti y nos apartan de tu Gracia

LO SABES, SEÑOR
Que, la corona que te espera,
no es de oro, sino forjada por espinas
Que, el trono que te aguarda,
no está tallado en madera de ébano
y sí esculpida en cruz que produce vértigo y llanto 

LO SABES, SEÑOR
Que nuestro sí, mañana será un no
Que nuestros cantos, se convertirán en silencios
Que nuestros vítores, darán lugar a deserciones
Que nuestros gritos, se tornarán en timidez 

LO SABES, SEÑOR
Que, tu entrada en Jerusalén,
es el inicio de una aventura teñida de sufrimiento
de sacrificio, prueba y muerte…
pero con redención final
LO SABES… SEÑOR

Read Full Post »

Una oración

Cuando el amor os llame, seguidlo,
aunque su camino sea duro y difícil.
Y cuando sus alas os envuelvan, entregaos,
aunque la espada entre ellas escondida os hiera.
Y cuando os hable, creed en él,
aunque su voz destroce nuestros sueños,
como el viento del norte devasta al jardín.
Porque así como el amor os corona, así os crucifica.
Así como os acrece, así os poda.
Así como asciende a lo más alto
y acaricia vuestras más tiernas ramas,
que se estremecen bajo el sol,
así descenderá hasta vuestras raíces
y las sacudirá en un abrazo con la tierra.
Como trigo en gavillas él os une a vosotros mismos,
os desgarra para desnudaros,
os cierne, para libraros de vuestras coberturas,
os pulveriza hasta volveros blancos,
os amasa, hasta que estéis flexibles y dóciles.
Y os asigna luego a su fuego sagrado,
para que podáis convertiros en sagrado pan
para la fiesta sagrada de Dios.
Todo esto hará el amor en vosotros
para que podáis conocer los secretos
de vuestro corazón y convertiros,
por ese conocimiento,
en un fragmento del corazón de la Vida.…
Cuando améis, no debéis decir:
“Dios está en mi corazón”,
sino más bien: “Yo estoy en el corazón de Dios”.
Y pensad que no podéis dirigir el curso del amor
porque él, si os encuentra dignos,
dirigirá vuestro curso…

Kahlil Gibran

Read Full Post »

Un día me miraste como miraste a Pedro.
No te vieron mis ojos, pero sentí que el cielo
bajaba hasta mis manos.

¡Qué lucha de silencios libraron en la noche
tu amor y mi deseo!

Un día me miraste y todavía siento
la huella de ese llanto que me abrasó por dentro.
Aún voy por los caminos soñando aquel encuentro.
Un día me miraste como miraste a Pedro.

(Ernestina de Champourcín)

Read Full Post »

Montado en un borrico entras en Jerusalén.
Vienes de enseñarnos la pasión de vivir
y ahora nos vas a demostrar la pasión de morir…
Todo Tú, Jesús, eres una lección de vida.
Nos vas marcando el camino,
nos vas dejando las huellas de cómo hemos de vivir,
de cómo ser felices, de cómo hacer posible
ese cielo nuevo y esa tierra nueva que tú nos propones.
Entras en borrico, vehículo ridículo para nosotros.
Siempre elegías lo más pequeño,
todo lo contrario de lo que nos suele gustar a nosotros,
que cuidamos la imagen,
que queremos parecer más de lo que somos,
que nos gusta ser valorados y aparentar.
Vienes de una vida sencilla y atrevida al mismo tiempo.
No te has guardado nada para ti,
has dicho todo lo que tenías que decir,
has dado mil lecciones con palabras sencillas,
con cuentos, con historias que hablaban del amor,
de la igualdad, de la sencillez, del dejarse cuidar por ti.
Has querido a la gente hasta el extremo,
has adivinado el dolor de cada uno y el peso de sus vidas.
Has vivido rodeado de amigos y seguidores y ahora,
todos te abandonan.
Tú entras triunfal en el borrico,
sabiendo lo que te espera,
dispuesto a cumplir la voluntad de tu Padre.

Contigo sabemos que LA VIDA,
la verdadera vida, no nos la pueden quitar,
sólo nos pueden robar el poder, el prestigio,
el dinero, la salud y la vida física,
pero la buena vida, la vida en abundancia,
esa no nos la puede quitar nadie
si nos sentimos habitados por ti
y hacemos las cosas contigo y a tu manera.
Jesús, eres el mejor maestro del morir
y del vivir, del amar y del perdonar.
Jesús, estar cerca de ti nos hace sabios,
nos hace fuertes, nos hace inmortales.
Cuando no podamos con nuestros cálices,
o con los de los hermanos,
envuélvenos en tu pasión de vivir y morir;
mas no se haga nuestra voluntad,
sino la tuya… siempre.

Read Full Post »

En ti está la luz.
Reina en mí la oscuridad, pero en Ti está la luz;
estoy solo, pero Tú no me abandonas;
estoy desalentado, pero en Ti está la ayuda;
estoy intranquilo, pero en Ti está la paz;
la amargura me domina, pero en Ti está la paciencia;
no comprendo tus caminos,
pero Tú sabes el camino para mí.
La muerte tal vez sí.
La muerte es la mejor manera
de encontrar al Dios inencontrable.
Es la mejor manera de darse por entero,
de hundirse de una vez en ese pozo
a donde nunca bajábamos del todo:
el pozo de la entrega irrevocable,
de la inmersión segura y verdadera
en las aguas heladas del misterio.
Si el misterio es ya Dios o en él habita,
la muerte sola podrá romper los hielos infrangibles,
sólo la muerte podrá tocar el primer fondo
y trascender la vida que, endiosándonos,
nos impedía encontrar al Dios de nuestra búsqueda.
La muerte tal vez sí. La muerte sola.

(DIETRICH BONHOEFFER)

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: