Feeds:
Entradas
Comentarios

Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. El otro discípulo era conocido del sumo sacerdote, de modo que entró con Jesús en la casa (Jn 18, 15).

I VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Himno: HOY ES DEL DIVINO AMOR

Hoy es del divino amor
la encarnación amorosa,
fineza que es tan costosa
que a las demás da valor.

¿Qué bien al mundo no ha dado
la encarnación amorosa,
si aun la culpa fue dichosa
por haberla ocasionado?

Ni ella sola ser podía
causa, que, si se repara,
para que Dios encarnara
bastaba sólo María.

Aunque de ser encarnado
pudo ser doble el motivo:
de todos por compasivo,
de ella por enamorado.

Y así al bajar este día
al suelo por varios modos,
fue por la culpa de todos
y la gracia de María. Amén.

SALMODIA

Ant 1. Saldrá un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz brotará un vástago; sobre él se posará el Espíritu del Señor.

Salmo 112 – ALABADO SEA EL NOMBRE DEL SEÑOR

Alabad, siervos del Señor,
alabad el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor,
ahora y por siempre:
de la salida del sol hasta su ocaso,
alabado sea el nombre del Señor.

El Señor se eleva sobre todos los pueblos,
su gloria sobre los cielos.
¿Quién como el Señor Dios nuestro,
que se eleva en su trono
y se abaja para mirar
al cielo y a la tierra?

Levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para sentarlo con los príncipes,
los príncipes de su pueblo;
a la estéril le da un puesto en la casa,
como madre feliz de hijos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Saldrá un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz brotará un vástago; sobre él se posará el Espíritu del Señor.

Ant 2. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y reinará para siempre.

Salmo 147 – RESTAURACIÓN DE JERUSALÉN.

Glorifica al Señor, Jerusalén;
alaba a tu Dios, Sión:
que ha reforzado los cerrojos de tus puertas
y ha bendecido a tus hijos dentro de ti;
ha puesto paz en tus fronteras,
te sacia con flor de harina.

Él envía su mensaje a la tierra,
y su palabra corre veloz;
manda la nieve como lana,
esparce la escarcha como ceniza;

hace caer el hielo como migajas
y con el frío congela las aguas;
envía una orden, y se derriten;
sopla su aliento, y corren.

Anuncia su palabra a Jacob,
sus decretos y mandatos a Israel;
con ninguna nación obró así,
ni les dio a conocer sus mandatos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y reinará para siempre.

Ant 3. El que era la Palabra substancial del Padre, engendrado antes del tiempo, hoy se ha anonadado a sí mismo, haciéndose carne por nosotros.

Cántico: CRISTO, SIERVO DE DIOS, EN SU MISTERIO PASCUAL – Flp 2, 6-11

Cristo, a pesar de su condición divina,
no hizo alarde de su categoría de Dios,
al contrario, se anonadó a sí mismo,
y tomó la condición de esclavo,
pasando por uno de tantos.

Y así, actuando como un hombre cualquiera,
se rebajó hasta someterse incluso a la muerte
y una muerte de cruz.

Por eso Dios lo levantó sobre todo
y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»;
de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble
en el cielo, en la tierra, en el abismo
y toda lengua proclame:
Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El que era la Palabra substancial del Padre, engendrado antes del tiempo, hoy se ha anonadado a sí mismo, haciéndose carne por nosotros.

LECTURA BREVE   1Jn 1, 1-3a

Lo que existía desde un principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y lo que tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de vida (porque la vida se ha manifestado, y nosotros hemos visto y testificamos y os anunciamos esta vida eterna, la que estaba con el Padre y se nos ha manifestado): lo que hemos visto y oído os lo anunciamos, a fin de que viváis en comunión con nosotros.

RESPONSORIO BREVE

V. Ha brotado un renuevo del tronco de Jesé, ha salido una estrella de la casa de Jacob.
R. Ha brotado un renuevo del tronco de Jesé, ha salido una estrella de la casa de Jacob.

V. La Virgen ha dado a luz al Salvador.
R. Ha salido una estrella de la casa de Jacob.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Ha brotado un renuevo del tronco de Jesé, ha salido una estrella de la casa de Jacob.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. El Espíritu Santo descenderá sobre ti, María, y el poder del Altísimo te envolverá como una nube.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Espíritu Santo descenderá sobre ti, María, y el poder del Altísimo te envolverá como una nube.

PRECES

Acudamos a Dios Padre, que por medio del ángel anunció hoy a María su designio de salvarnos, y digámosle confiados:

Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros.

Tú que elegiste a la Virgen María para madre de tu Hijo,
ten piedad de todos los que esperamos la redención de Jesucristo.

Tú que por boca de Gabriel anunciaste a María el gozo y la paz,
concede a todo el mundo la alegría de la salvación y el don de una paz verdadera.

Tú que por la aceptación de María y por obra del Espíritu Santo hiciste que tu Verbo habitara entre nosotros,
haz que nosotros recibamos siempre a Cristo como lo recibió María.

Tú que enalteces a los humildes y a los pobres los colmas de bienes,
conforta a los que se sienten abatidos, socorre a los necesitados y ayuda a los moribundos.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Tú que eres el único que realizas maravillas y el Dios para quien nada hay imposible,
resucita a los muertos en el último día.

Ya que Cristo al hacerse hombre nos ha hermanado a todos, digamos a nuestro Padre común:

Padre nuestro…

ORACION

Señor Dios nuestro, que quisiste que tu Verbo se hiciera hombre en el seno de la Virgen María, concede a quienes proclamamos que nuestro Redentor es realmente Dios y hombre que lleguemos a ser partícipes de su naturaleza divina. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Lectio: Viernes, 24 Marzo, 2017

Tiempo de Cuaresma

1) ORACIÓN INICIAL

Infunde, Señor, tu gracia en nuestros corazones para que sepamos dominar nuestro egoísmo y secundar las inspiraciones que nos vienen del cielo. Por nuestro Señor.

2) LECTURA

Del santo Evangelio según Marcos 12,28b-34

Se acercó uno de los escribas que les había oído y, viendo que les había respondido muy bien, le preguntó: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?» Jesús le contestó: «El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos.» Le dijo el escriba: «Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que Él es único y que no hay otro fuera de Él, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios.» Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.

3) REFLEXIÓN

• En el Evangelio de hoy (Mc 12,28b-34), los escribas y los doctores quieren saber de Jesús cuál es el mayor mandamiento. Hoy también mucha gente quiere saber qué es lo más importante en la religión. Algunos dicen: ser bautizados. Otros: la oración. Otros dicen: ir a Misa o participar en el culto del domingo. Otros: amar al prójimo y luchar por un mundo más justo. Otros se preocupan sólo de las apariencias y de los cargos de la iglesia.

• Marco 12,28: La pregunta del doctor de la Ley. Poco antes de la pregunta del escriba, la discusión había sido con los saduceos entorno a la fe en la resurrección (Mc 12,23-27). Al doctor, que había asistido al debate, le había gustado la respuesta de Jesús, y había percibido en él una gran inteligencia. Quiso aprovechar la ocasión para plantear una pregunta y recibir una aclaración: “¿Cuál es el mayor de todos los mandamientos?” En aquel tiempo, los judíos tenían una gran cantidad de normas para reglamentar la práctica y la observancia de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios. Algunos decían: “Todas estas normas tienen el mismo valor, pues vienen todas de Dios. No nos compite introducir distinciones en las cosas de Dios”. Otros decía: “¡Algunas leyes son más importantes que otras y, por ello, obligan más!” El doctor quiere saber la opinión de Jesús.

• Marcos 12,29-31: La respuesta de Jesús. Jesús responde citando un pasaje de la Biblia para decir que el mandamiento mayor es “¡amar a Dios con todo el corazón, con toda la mente y con toda la fuerza!” (Dt 6,4-5). En el tiempo de Jesús, los judíos piadosos recitaban esta frase tres veces al día: por la mañana, a medio día y por la noche. Era tan conocida entre ellos como entre nosotros el Padre Nuestro. Y Jesús añade, citando de nuevo la Biblia: “El segundo es éste: ‘Amarás tu prójimo como a ti mismo’ (Lev 19,18). No existe otro mandamiento mayor que estos dos”. Respuesta breve y ¡muy profunda! Es el resumen de todo lo que Jesús ha enseñado sobre Dios y sobre la vida (Mt 7,12).

• Marcos 12,32-33: La respuesta del doctor de la ley. El doctor concuerda con Jesús y concluye: “Sí, amar a Dios y amar al prójimo es mucho más importante que todos los holocaustos y todos los sacrificios”. Es decir, el mandamiento del amor es más importante que los mandamientos relacionados con el culto y los sacrificios del Templo. Esta afirmación viene de los profetas del Antiguo Testamento (Os 6,6; Sal 40,6-8; Sal 51,16-17). Hoy diríamos que la práctica del amor es más importante que las novenas, las promesas, las misas, los rezos y las procesiones.

• Marcos 12,34: El resumen del Reino Jesús confirma la conclusión del doctor y dice: “¡No estás lejos del Reino de Dios!” De hecho, el Reino de Dios consiste en unir los dos amores: amor a Dios y amor al prójimo. Pues si Dios es Padre/Madre, nosotros todos somos hermanos y hermanas, y tenemos que mostrarlo en la práctica, viviendo en comunidad. “¡De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas!” (Mt 22,40) Los discípulos y las discípulas tienen que ponerse en la memoria, en la inteligencia, en el corazón, en las manos y en los pies esta ley mayor, pues no se llega a Dios de no ser a través la entrega total al prójimo.

• Jesús había dicho al doctor de la Ley: “¡No estás lejos del Reino!” (Mc 12,34). El doctor ya estaba cerca, pero para poder entrar en el Reino tenía que dar un paso más. En el AT el criterio del amor al prójimo era: “Amar el prójimo como a sí mismo”. En el NT, Jesús ensancha el sentido del amor: “¡Este s mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado! (Jn 15,12-13). Ahora el criterio será: “¡Amar al prójimo como Jesús nos amó!”. Es el camino seguro para llegar a una convivencia más justa y más fraterna.

4) PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL

• Para ti, ¿qué es lo más importante en la religión?

• Nosotros hoy, ¿estamos más cerca o más lejos del Reino de Dios del doctor que fue elogiado por Jesús? ¿Qué piensas?

5) ORACIÓN FINAL

Señor, ningún dios como tú,
no hay obras como las tuyas;
pues eres grande y haces maravillas,
tú solo eres Dios. (Sal 86,8.10)

Salmo del ayuno

No queremos, Señor,
caras largas
ni corazones tristes.
Ayunar es tener hambre de ti,
es solidarizarse con los pobres,
con los pequeños del mundo,
que ayunan de todo
porque apenas tienen nada.Sabemos, Señor,
que el ayuno que tú quieres
es amor derramado,
entrega ofrecida,
cambio de corazón.
Señor, por el ayuno,
haznos partir el pan
con los que no lo tienen,
repartir esperanza
con los que carecen de ella,
amar a todos
sin excluir a nadie.
Danos Señor,
ser sencillos y transparentes,
acogiendo de ti
la iniciativa,
a poner el corazón en marcha. Amén.

Oración Buenos días

Oración para la mañana en la semana del 27 al 31 de marzo, con los materiales publicados por los salesianos.

Buenos días 7-11 septiembre. Infantil

Buenos días 27 al 31 de marzo. Ed Infantil

 

Buenos días 7-11 septiembre. Ed. Primaria

Buenos días 27 al 31 de marzo. Ed. Primaria

 

Historia del Corpus Christi

Buenos días 27 al 31 de marzo Ed. Secundaria

 

Cortar y pegar

Buenos días 27 al 31 de marzo Bachiller

303. A partir del reconocimiento del peso de los condicionamientos concretos, podemos agregar que la conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en algunas situaciones que no realizan objetivamente nuestra concepción del matrimonio. Ciertamente, que hay que alentar la maduración de una conciencia iluminada, formada y acompañada por el discernimiento responsable y serio del pastor, y proponer una confianza cada vez mayor en la gracia. Pero esa conciencia puede reconocer no sólo que una situación no responde objetivamente a la propuesta general del Evangelio. También puede reconocer con sinceridad y honestidad aquello que, por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, y descubrir con cierta seguridad moral que esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo. De todos modos, recordemos que este discernimiento es dinámico y debe permanecer siempre abierto a nuevas etapas de crecimiento y a nuevas decisiones que permitan realizar el ideal de manera más plena.

Guión litúrgico Domingo IV de Cuaresma del Ciclo A, 26 de marzo de 2017.

Guión Litúrgico Domingo IV de Cuaresma

DOMINGO IV de CUARESMA (A)

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Estamos ya en el cuarto domingo de cuaresma. Todos los días, sin miramos con atención a nuestro alrededor, nos podemos encontrar con muchas cosas que nos hablan de Dios. Pero para verlas, hay que tener los ojos bien abiertos y, sobre todo, que sean sensibles al amor de Dios. 

¡Cuántas personas que dicen verlo todo, y no ven lo esencial! ¡Cuántas personas que dicen saberlo todo, y desconocen lo más importante!

Que nosotros, camino hacia la Pascua, pidamos a Jesús que nos abra los ojos a la fe, a su presencia y, sobre todo, que nos cure de las cataratas que nos impiden caminar con El y verle en medio de nosotros. 

Nos ponemos de pie e iniciamos esta celebración en el domingo de la alegría. ¡La Semana Santa está cada vez más cerca!

(Junto con la cruz pueden salir varios chicos/as con cirios que representan la LUZ en medio de la oscuridad)

2. PENITENCIAL

2.1. El Señor nos conoce tal y como somos. Pero no siempre, nosotros, nos esforzamos por conocerle a Él a través de su Palabra o de la oración. Señor ten piedad.

2.2. El Señor comparte con nosotros toda nuestra vida. ¿Y nosotros? ¿Por qué le olvidamos tan a menudo? ¿Por qué vivimos como si no existiera? Cristo, ten piedad

2.3. El Señor quiere que vayamos por los caminos de la luz y de la alegría. No siempre estamos dispuestos a cambiar de forma de pensar o de actuar para vivir según el Evangelio. Señor, ten piedad

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Las lecturas de  hoy nos hablan de un Dios que nos quiere tal y como somos. Pero, para ello, es necesario descubrir que sólo EL es la luz y la salvación. Que el Evangelio de hoy, además, nos ayude a ponernos delante del Señor y a descubrir aquellas enfermedades que no nos dejan verle, amarle, confesarle o defenderle. Escuchemos atentamente.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia. Para que a pesar de las dificultades siga llevando la luz a aquellos hombres y mujeres que viven en la oscuridad y no se dan cuenta de ello. Roguemos al Señor.

4.2. Por los ciegos. Por aquellos que no tienen la suerte de ver lo que nosotros disfrutamos. Para que sepamos valorar su riqueza interior, su vida espiritual. Roguemos al Señor.

4.3. Por nosotros. Que no nos dejemos engañar por la apariencia. “No todo lo que reluce es oro”. Que sepamos descubrir a Dios en las cosas de cada día. Roguemos al Señor.

4.4. Para que seamos agradecidos. Que pensemos que, Jesús, todos los días sale a nuestro encuentro para fortalecernos y llevarnos por los caminos que conducen hacia Dios y hacia un mundo mejor. Roguemos al Señor.

4.5. Por todos los que nos estamos preparando para la Semana Santa. Para que en la oración, la limosna, la eucaristía y el esfuerzo personal encontremos vitaminas para ver cara a cara a Jesús. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. En el mundo hay cada día más ciegos. Personas que no creen en Dios. Que ya no lo ven ni lo sienten en sus vidas. Con estas vitaminas: ORACION, EUCARISTIA, AMOR y JESUS queremos simbolizar los remedios que hemos de tomar para no quedar definitivamente ciegos a la visión de Dios. (Salen cuatro chicos/as con cuatro tarros donde estén señaladas las vitaminas oración, eucaristía, amor y Jesús. Pueden sustituirse por otras)

5.2. El domingo pasado, alrededor de la cruz, anudábamos la cuerda que simbolizaba nuestro deseo, al igual que la Samaritana, de beber del agua viva de Jesús. Hoy, con el letrero “INRI” queremos simbolizar que nada ni nadie hay como Jesús. Es el Rey de la luz y de la salud.

5.3. Finalmente traemos las ofrendas más puras, santas y verdaderas. Las que más agradan al Señor: el pan y el vino. Sin ellas, los ojos de nuestra fe, se debilitan y se enferman. Que no dejemos ni un solo domingo sin comulgar el pan que fortalece la visión de Dios: la Fe.

6. ORACIÓN FINAL

QUIERO VER, SEÑOR

Para sentirte cerca y nunca abandonarte

QUIERO VER, SEÑOR

Porque me pierdo y camino confundido

QUIERO VER, SEÑOR

Para verte y nunca perderte

QUIERO VER, SEÑOR

Porque, sin Ti, no soy tan feliz como creo ser

QUIERO VER, SEÑOR

Para vivir alegre y abierto a los demás

QUIERO VER, SEÑOR

Y agradecer lo mucho que haces por mí

QUIERO VER, SEÑOR

Y defenderte cuando algunos te ignoren

QUIERO VER, SEÑOR

Y no tropezarme cuando surjan dificultades

QUIERO VER, SEÑOR

Para que nadie me confunda con falsas luces

QUIERO VER, SEÑOR

Para que nada me aleje de tu amistad

QUIERO VER, SEÑOR

Amén.

7. NOTAS: 

a) Hoy es uno de los Evangelios que mejor se pueden representar: Jesús, el ciego, los padres….

b) Es el domingo de la alegría: unos carteles que indiquen la cercanía de la Semana Santa (Jesús es la luz; Jesús es la alegría; Jesús es salvación; Jesús es sanación; Jesús es vida; etc.)

c) AnécdotaDos jóvenes enfermos estaban ingresados en la habitación de un gran hospital. Uno, al lado de la pared, era ciego. El otro, al otro lado de la habitación, tenía sus ojos totalmente vendados por una grave operación en la cabeza y desconocía que, su compañero, no podía ver. Éste último comenzó a preguntar a su compañero; ¿Qué ves al otro lado de la ventana? El joven ciego, le respondió: ¡No te lo puedes ni imaginar! Unos preciosos jardines; personas que se quieren; una fuente de colores; niños que juegan. 

Fueron pasando los días y, cuando se quedaban solos, de nuevo el que tenía los ojos vendados preguntaba una y otra vez: ¿Y ahora? ¿Qué ves hoy? Y, el joven ciego le respondía; ¡Cosas muy bonitas! Un perro que juega con su amo. Unos montes nevados al fondo. Una banda de música que toca en un parque y, sobre todo, miles de pájaros que cruzan el cielo. Incluso veo a Dios que dirige todo.

El joven de los ojos vendados estaba emocionado. ¿A Dios también?  Nunca había sido tan feliz. Estaba deseando curarse para observar por sí mismo todo aquel paisaje que su compañero le relataba.

Una mañana, cuando despertó, llamó a su compañero ciego pero éste no le contestó. Una enfermera le dijo: se lo han llevado esta noche y ha fallecido hace un momento. La cara del joven de los ojos vendados palideció pero, enseguida, recuperó parte de la alegría cuando le dijeron que, durante la mañana le quitarían el vendaje y podría recuperar la vista.

En cuanto le retiraron las vendas preguntó: ¿Pueden ponerme al otro lado de la habitación? La enfermera le preguntó. ¿Al otro lado? ¿Para qué? El joven respondió; quiero ver el paisaje, los montes, los pájaros, los niños, las fuentes, los enamorados, el parque, y sobre todo a Dios que dirige todo….quiero contemplar ese mundo precioso que mi compañero me ha descrito.

La enfermera, con lágrimas en los ojos, le contestó: amigo mío. En esta habitación no hay ninguna ventana. El compañero que ha estado junto a ti durante este mes, era ciego y….todo lo que te ha comentado que existía…existía de verdad…pero en su corazón. Lo ha hecho para que fueras tú más feliz y se te hiciera la enfermedad más tolerable. El sin ver, ha sido los ojos que tú necesitabas para vivieras y contemplaras lo que en su corazón habitaba y vibraba.

Que también nosotros sepamos comunicar a los demás la alegría que llevamos dentro. Y, una de ellas, ha de ser la belleza de la fe.

A %d blogueros les gusta esto: