Oración de los fieles (Sagrado Corazón de Jesús)

Dios Padre, rico en misericordia, manifestó su amor incondicional por medio de Jesús, cuyo corazón vivía la misma pasión de Dios. A Él dirigimos hoy nuestras plegarias:

• Por la Iglesia, para que tenga la misma grandeza del corazón de Cristo y abra siempre sus puertas a todos los hombres y mujeres que necesitan una palabra de esperanza.

• Por todos sobre quienes recae la responsabilidad de hacer un mundo más justo. Que, en aras de su propia humanidad, sean capaces de superar la complejidad de las estructuras y pongan como centro de sus intereses la dignidad de la persona.

• Que nuestro corazón sea, como el de Jesús, un corazón paciente, capaz de transformar el mundo desde la no violencia y la ternura.

• Que nuestro corazón sea, como el de Jesús, un corazón misericordioso y no caiga en la insensibilidad y la indiferencia ante el sufrimiento de la gente.

• Que nuestro corazón sea, como el de Jesús, un corazón soñador, que supere todo individualismo teniendo como horizonte de su vida la lucha por el Reino de Dios en nuestra sociedad.

• Que todos nosotros, los cristianos, logremos un corazón unido por un único ideal y formemos una fraternidad en comunión teniendo todos los mismos sentimientos de Cristo.

Escucha, Padre, nuestra oración y convierte nuestro corazón para que sea semejante al corazón de Cristo.