Comentario: Jesucristo, Rey del Universo

Del Salmo 21

YHWH, el rey celebra tu fuerza, le colma de alegría tu victoria.
Le has concedido el deseo de su corazón,
no has rechazado el anhelo de sus labios.
Te adelantaste con buenos augurios, coronaste su cabeza de oro fino;
vida pidió y se la otorgaste, largo curso de días para siempre.

Gran prestigio le da tu victoria, lo rodeas de honor y majestad;
lo conviertes en eterna bendición, lo llenas de alegría en tu presencia.
Porque el rey confía en YHWH, por gracia del Altísimo no vacilará.
¡Levántate, YHWH, lleno de fuerza,

cantaremos, celebraremos tu poder!

 

Jn 18, 33b-37

«33Así que Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo:“¿Tú eres el rey de los judíos?”.
34Respondió Jesús: “¿Tú dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?”.

35Respondió Pilato: “¿Acaso yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí: ¿qué has hecho?”.

36Respondió Jesús: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis guardias habrían combatido para que no fuese entregado a los judíos; ahora bien, mi reino no es de aquí”.

37Así que le dijo Pilato: “¿Con que, ¿tú eres rey?”.
Respondió Jesús: “Tú dices que soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para testimoniar la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz”».
[[38Le dice Pilato: “¿Qué es verdad?”]

¡PALABRA DEL SEÑOR!

 

CONTEXTO

Este evangelio forma parte del relato de la Pasión según Juan (18,1-19,42), que difiere notablemente de los relatos sinópticos (Mc, Mt, Lc). En Juan, Jesús es Señor soberano en todo momento y su majestad se eleva por encima de cualquier tormento humano, porque para Juan el momento de laelevación en la cruz es el momento de la glorificación de Jesús. En 18,1 comienza el relato con el prendimiento de Jesús, que después se las verá con Anás y Caifás (18,12-27). Ahora es el momento del encuentro con Pilato (18,28-19,16),magistralmente organizado en torno al “entrar” y “salir” dePilato: entra al pretorio, donde está Jesús, y sale de él, donde se encuentran los enemigos de Jesús. Con este esquemaespacial, se entrecruzan distintas conversaciones del prefecto romano con “los judíos” (título de un “personaje” que engloba alos enemigos de Jesús, no una referencia étnica o religiosa) y con Jesús. En ellas quedarán claras las características de los personajes: voluntad de matar a Jesús unos, debilidad cómplice otro, soberana y solemne dignidad el tercero, Jesús.

 

TEXTO

El evangelio de hoy recoge la práctica totalidad (excepto vv. 33a y 38) de la primera “entrevista” de Pilato con Jesús. Pilato es un personaje confundido, lleno de preguntas, pero todavía deseoso de conocer la verdad. Jesús, en cambio, se presenta lleno de serenidad y de autoridad, capaz con sus intervenciones de llevar a Pilato a su terreno, conocedor de todo lo que va a pasar (cf. v. 36 y 19,16). El texto presenta unjuego de pronombres personales (tú-yo) en el que claramente acaba vencedor el que comenzaba siendo más débil, el reo frente al pretor. Sobre ese juego de identidades (el fuerte que no lo es, el débil que no lo es, un cambio de situación que hace perfectamente explicable la última pregunta del v. 38), dostemas: la realeza de Jesús y la verdad a la que Jesús se debe: ambas inquietan al representante de otra realeza y de otra verdad. ¿Nos inquietan también en algo a nosotros?

 

ELEMENTOS A DESTACAR

• La autoridad de Jesús: no responde a lo que Pilato pregunta, sino que le hace ir a su terreno. Entre dos identidades (Pilato y Jesús), entre dos proyectos (Imperio Romano y Reino de Dios, y frente a las apariencias externas y coyunturales, uno puede al otro. Esto nos plantea qué estilos y qué proyectos de vida rivalizan en nosotros, y a cuál le damos la primacía: ¡y las apariencias engañan!

• La famosa frase “Piensa globalmente, actúa localmente” (P. Geddes) la podemos transformar en “piensa escatológicamente, actúa históricamente”. Esto viene a cuentoporque la afirmación principal (central) del texto (v. 36:“Mi reino no es de este mundo”) se ha utilizado para apoyaruna concepción espiritualista de la fe cristiana, como si fuera una orden de Jesús que prohíbe a sus discípulos intervenir en los asuntos mundanos. Ciertamente, el Reino de Dios no es de este mundo, en cuanto no pertenece al sistema de injusticia imperante; pero el proyecto de Jesús está destinado a estar en el mundo, a transformar las personas y las estructuras:“Donde está el ser humano padeciendo dolor, injusticia, pobreza o violencia, allí debe estar la voz de la Iglesia con su vigilante caridad y con la acción de los cristianos” (Juan Pablo II).

• Nacer y vivir (y morir) para dar testimonio (martyreo) dela verdad: aquí no se refiere sólo a la dimensión intelectual, según la entiende la filosofía griega; la verdad, en sentido bíblico, afecta a toda la existencia humana. La palabra hebrea ’emet (verdad) significa también fidelidad, rectitud, sinceridad, justicia. Jesús es la verdad (Jn 14,6) y da testimonio de la verdad porque a través de su persona revelaal Padre en toda su fidelidad misericordiosa y salvadora. ¿Es el rostro que nosotros revelamos?

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?