Comentario Domingo V de Tiempo Ordinario

Oración preparatoria

Señor Jesús, que Tu palabra se me haga Palabra de Dios, que acogiéndola Tu vida sea mi pesca y, mostrándome quién soy yo y quién eres Tú, sin temor, salga al mundo a ganar hombres y mujeres para el sueño de Tu Reino, AMEN.

 

Lc 5,1-11

«1Pero sucedió al estar agolpada la muchedumbre sobre él y escuchar la Palabra de Dios: también él estaba parado junto al lago Genesaret 2y vio dos barcas paradas junto al lago; pero los pescadores, habiendo bajado de ellas, lavaban las redes.

3Pero, tras subir a una de las barcas, que era de Simón, le rogó alejarse un poco de la tierra; pero, habiéndose sentado, enseñaba desde la barca a las muchedumbres.

4Pero cuando acabó de hablar, dijo a Simón: “Rema a lo profundo y echad vuestras redes a pesca”.

5Y, respondiendo, Simón dijo: “Jefe, habiendo bregado toda la noche nada hemos recogido; pero, por tu palabra, echaré las redes”.

6Y, tras hacerlo así, pescaron una gran cantidad de peces, de modo que sus redes se rompían. 7E hicieron señas a los compañeros de la otra barca, para venir a ayudarlos.

Y vinieron, y llenaron tanto las dos barcas, hasta el punto de hundirse.
8Pero, al verlo, Simón Pedro cayó a las rodillas de Jesús, diciendo: “Aléjate de mí,

que soy un hombre pecador, Señor”.

9(Porque el asombro lo había rodeado y a todos los [que estaban] con él, por la pesca de peces que habían recogido juntos; 10pero lo mismo también a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón). Y dijo Jesús a Simón:“¡No temas! Desde ahora serás pescando hombres”.

11Y, habiendo llevado las barcas a tierra, dejándolo todo, le siguieron».
¡PALABRA DEL SEÑOR!

 

CONTEXTO

A la presentación programática de Jesús en Nazaret sigue, en el evangelio luca- no, la realización de ese programa: Jesús enseña y cura en Cafarnaún (4,31-39), un sumario de curaciones (4,40-41) y la evangelización por Judea (4,42-44). Ahora llega Lc 5,1-11, un relato vocacional muy elaborado por Lucas a partir de la llamada a los cuatro primeros discípulos de Mc 1,16-20. Llega el momento deldiscipulado. A nuestro evangelio seguirán otros relatos de curación (un leproso: 5,12-16; un paralítico: 5,17-26) y de llamada (a Leví: 5,27-28). La forma lucana de presentar los acontecimientos nos indica que la llamada al discipulado es una expresión más de las obras de salvación que Jesús, ungido y enviado, realiza. Y, a su vez, que el discipulado de muestra haciendo las cosas que el Maestro hacía.

 

TEXTO

Podemos estructurar el texto en 5 partes, con un elemento central que destaca elgran resultado que supone hacer las palabras de Jesús:

a) vv. 1-3: introducción: la situación inicial tiene como referencia la actividad de Jesús entre la muchedumbre, una enseñanza considerada ‘Palabra de Dios’; a su vez, se presentan los demás elementos del relato (redes, barcas, Simón);

b) vv. 4-5: conversación entre Jesús y Simón: orden extraña de Jesús y sorprendente respuesta de Simón. Curiosa secuencia singular-plural-plural-singular en las palabras de Jesús y de Simón; c) vv. 6-7: el gran resultado que se obtiene obedeciendo a Jesús; destacan los elementos hiperbólicos;

d) vv. 8-10: conversación entre Simón y Jesús; impacto del resultado obtenido y oferta de Jesús;

e) v. 11: consecuencias de lo sucedido: el discipulado.

 

ELEMENTOS A DESTACAR

• Jesús es presentado con una gran autoridad: su enseñanza es Palabra de Dios, enseña sentado, es llamado Jefe (epistates) y Señor (kyrios), da órdenes que se obedecen, es seguido. Todos estos elementos realzan el papel de Jesús y nos hacen pensar en el papel que juega en nuestra vida de discípul@s.

• ‘Por tu palabra’: se pesca mejor de noche, pero Simón pone fe y confianza enJesús, con un sorprendente resultado. ‘Por tu palabra’… ¿qué cosas estamos dispuest@s a hacer fiad@s de Jesús?

• ¡Apártate de mí, Señor, que soy un pecador!’: el encuentro con Jesús conduce a Simón a reconocerse pecador. La verdadera experiencia de Dios conduce, no tanto a ver los pecados de los demás, sino a reconocerse uno mismo pecador, no merecedor de la atención divina: ¿qué tal ando de modestia espiritual? ¡Todo es Gracia!

• ‘No temas’: fórmula frecuente en Lucas; expresión típica de Jesús, por la que es reconocible. ¿Cuáles son nuestros miedos y temores? ¿Qué efecto tiene en ellos esta palabra de Jesús? Jesús parte de lo que Simón es (pescador) para lanzarle a una aventura mayor (pescador de hombres). Poner a disposición de Dios lo que somos, y abrirnos a ser más, a crecer en la misión.

• ‘Dejándolo todo, le siguieron’: dos elementos básicos del discipulado, dejar y seguir. ¿Hasta qué punto nos caracteriza esto como discípul@s? ¿Qué dejamos, o no, por Jesús? ¿En qué le seguimos con más decisión y en qué con no tanta?

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?