Liturgia 31 de marzo

DOMINGO DE LA IV SEMANA DE CUARESMA, feria

Misa del Domingo (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Sin Gloria. Credo. Prefacio propio. No se puede decir la Plegaria Eucarística IV.

Leccionario: Vol. I (C)

  • Jos 5, 9a. 10-12. El pueblo de Dios, tras entrar en la tierra prometida, celebra la Pascua.
  • Sal 33. Gustad y ved qué bueno es el Señor.
  • 2Cor 5, 17-21. Dios nos reconcilió consigo por medio de Cristo.
  • Lc 15, 1-3. 11-32. Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido.

_________________________________________________________________________

Antífona de entrada Cf. Is 66, 10-11
Alégrate, Jerusalén, reuníos todos los que la amáis, regocijaos los que estuvisteis tristes para que exultéis; mamaréis a sus pechos y os saciaréis de sus consuelos.

Monición de entrada
La liturgia de este cuarto domingo de Cuaresma nos invita a la alegría de la reconciliación con Dios y al gozo del regreso a la casa paterna; pues no podemos gustar lo bueno que es el Señor si no nos acercamos a Él.

Acto penitencial
Pues, al encuentro con el Señor, que sale a buscarnos, reconociendo, como el hijo pródigo del evangelio, que nos hemos equivocado al separarnos de Dios, y que hemos pecado contra Él y contra nuestros hermanos.

Señor, ten misericordia de nosotros.
Porque hemos pecado contra Ti.

Muéstranos, Señor, tu misericordia.
Y danos tu salvación.

Oración colecta
Oh, Dios, que, por tu Verbo,
realizas de modo admirable
la reconciliación del género humano,
haz que el pueblo cristiano
se apresure, con fe gozosa y entrega diligente,
a celebrar las próximas fiestas pascuales.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo
Proclamemos ahora nuestra fe en el único Dios, el Dios que nos libera del pecado y nos salva.

Oración de los fieles
Unidos a toda la Iglesia, presentamos nuestras plegarias a Dios Padre, que escucha al afligido y lo salva de sus angustias.

1.- Por la Iglesia, encargada de transmitir el mensaje de la reconciliación; para que se muestre siempre acogedora y compasiva con todo el mundo. Roguemos al Señor.

2.- Por  las vocaciones al ministerio sacerdotal; para que nunca falten sacerdotes santos al servicio de nuestra diócesis, ni les falle el relevo generacional. Roguemos al Señor.

3.- Por nuestra sociedad, hipócrita e injusta; para que sea capaz de dar siempre nuevas oportunidades a aquellos que las necesitan. Roguemos al Señor.

4.- Por los pecadores; para que recapacitando sobre su vida, se pongan en camino y se dejen reconciliar con Dios. Roguemos al Señor.

5.- Por todos nosotros; para que nunca nos sintamos superiores y mejores que los demás, sino pecadores perdonados por la misericordia divina. Roguemos al Señor.

Dios, rico en misericordia, que acoges con el abrazo del perdón a tus hijos que, arrepentidos, retornan a ti; escucha nuestras oraciones, perdona nuestras culpas y revístenos con vestiduras de fiesta, para que podamos participar en el banquete pascual. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Señor, al ofrecerte alegres
los dones de la eterna salvación,
te rogamos nos ayudes
a celebrarlos con fe verdadera
y a saber ofrecértelos de modo adecuado
por la salvación del mundo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio
SIGNIFICADO ESPIRITUAL DE LA CUARESMA

El Señor esté con vosotros

Levantemos el corazón

Demos gracias al Señor, nuestro Dios

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo Señor nuestro.

Por él concedes a tus fieles
anhelar, año tras año, con el gozo de habernos purificado,
los sacramentos pascuales,
para que, dedicados con mayro entrega
a la oración y a la caridad fraterna,
por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida,
lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios.

Por eso,
con los ángeles y arcángeles,
tronos y dominaciones,
y con todo los coros celestiales,
cantamos sin cesar el himno de tu gloria:

Santo, santo, santo es el Señor, Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión Lc 15, 32
Deberías alegrarte, hijo, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido y lo hemos encontrado.

Oración después de la comunión
O
h, Dios,

luz que alumbras a todo hombre
que viene a este mundo,
ilumina nuestros corazones con la claridad de tu gracia,
para que seamos capaces
de pensar siempre, y de amar con sinceridad,
lo que es digno y grato a tu grandeza.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo
D
efiende, Señor, a los que te suplican,

fortalece a los débiles,
vivifica siempre con tu luz a los que caminan
en sombras de muerte,
y, libres de todo mal por tu compasión,
concédeles llegar a los bienes definitivos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.