Oración de los fieles – Domingo XXI de Tiempo Ordinario

Pedro, confirma hoy que Cristo es el Mesías tanto tiempo esperado. Ha sido el Padre quien, por medio del Espíritu, se lo ha revelado. También nosotros le pedimos:

QUE NOS GUÍE TU ESPÍRITU, SEÑOR.

1. – Por el Papa, piedra que fundamenta la Iglesia, para que sea la fuerza del Espíritu quien constantemente le sostenga. OREMOS

2. – Por los gobernantes de todos los países de la tierra, para que se dejen guiar por la misericordia de Dios. OREMOS

3. – Por todos aquellos que reconocen a Cristo por vez primera, para que no dejen de ahondar en el misterio que nos trae. OREMOS

4. – Por los padres de familia, para que la fuerza del Espíritu les ayude y sean fundamento y ejemplo para sus hijos. OREMOS

5. – Por todos los que sufren y los necesitados, para que sean escuchados en su súplica. OREMOS

6. – Por todos los que hoy nos reunimos ante tu mesa, haz que, reconociéndote como Mesías, llevemos una vida ejemplar como los primeros apóstoles. OREMOS

Padre, escucha nuestra oración y haz que tu Espíritu reparta sus siete dones sobre la tierra para que prosperemos en Paz y armonía. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.


Oremos con mucha esperanza por nosotros y por todos los hombres. Dirijamos nuestra oración a Dios Padre. Y respondamos:

ESPERAMOS TU SALVACIÓN, SEÑOR.

1. Por la Iglesia, por el Papa, los obispos, presbíteros y diáconos y por todos los hombres y mujeres pertenecientes a ella, para que estén unidos en el amor, la esperanza y la entrega. OREMOS.

2.- Por todos los países de la tierra, para que los Gobernantes y los gobernados, se den cuenta que solamente en Dios encontrarán el sosiego y el bienestar. OREMOS.

3.- Para que entendamos que la riqueza de la tierra es de todos y la repartamos con más justicia y más caridad. OREMOS.

4.- Por todos los que están enfermos, solos, despreciados, para que encuentren fuerza y esperanza en Dios y consuelo a partir de nosotros y de nuestras buenas obras. OREMOS.

5.- Para que Dios –Padre, Hijo y Espíritu Santo– sea conocido y amado en todo el mundo. OREMOS.

6.- Por nosotros presentes en esta Eucaristía (cada uno expresa en silencio su petición), en especial por aquel que más urgencia tenga en ser atendido. OREMOS.

Ven, Dios Padre, renuévanos, condúcenos a tu Reino, donde habita la paz, la justicia, la generosidad, la verdad y el amor. Te lo pedimos por tu Hijo Jesucristo que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Amén.