Liturgia – Domingo XV de Tiempo Ordinario

XV DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

Misa del Domingo (verde)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria, Credo. Prefacio dominical.

Leccionario: Vol. I (B)

  • Am 7, 12-15. Ve, profetiza a mi pueblo.
  • Sal 84. Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
  • Ef 1, 3-14. Él nos eligió en Cristo antes de la fundación del mundo.
  • Mc 6, 7-13. Los fue enviando.

Antífona de entrada          Cf. Sal 16, 15
Yo aparezco ante ti con la justicia, y me saciaré mientras se manifestará tu gloria.

Monición de entrada
De nuevo nos reunimos en domingo en el nombre del Señor para escuchar su Palabra, orar juntos y participar de su Pan partido y compartido. Jesús nos llama y nos envía a anunciar el Reino de Dios, como lo hizo con los Doce apóstoles. Que esta Eucaristía nos ayude a mostrarnos abiertos y disponibles a responder a la misión que Él nos confía.

Acto penitencial
Comencemos, pues, la celebración, poniéndonos en silencio ante Dios, reconociendo nuestros pecados

• Tú, que fuiste enviado por el Padre a nuestro mundo. Señor, ten piedad.
• Tú, que nos envías a anunciar tu mensaje a todos los pueblos. Cristo, ten piedad.
• Tú, que quieres que todos conozcan el Evangelio. Señor, ten piedad.

Gloria

Oración colecta
OH, Dios, que muestras la luz de tu verdad
a los que andan extraviados
para que puedan volver al camino,
concede a todos los que se profesan cristianos
rechazar lo que es contrario a este nombre
y cumplir cuanto en él se significa.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo
Profesemos ahora juntos la fe que hemos recibido de los apóstoles y que la Iglesia nos ha transmitido de generación en generación.

Oración de los fieles
Confiados en la bondad de Dios, nuestro Padre, que conoce los corazones de sus fieles, le presentamos nuestras oraciones pidiéndole que nos dé su gracia para ser fieles a su Palabra.

1.- Para que la Iglesia, enviada por Cristo al mundo, pueda anunciar el Evangelio en todas partes con entera libertad. Roguemos al Señor.

2.- Para que nunca falten en nuestra diócesis sacerdotes que anuncien la salvación de Dios y denuncien las injusticias de los hombres. Roguemos al Señor.

3.- Para que la justicia y la paz se besen en nuestro mundo, y todos disfrutemos de prosperidad y libertad. Roguemos al Señor.

4.- Para que los enfermos reciban nuestra ayuda y afecto cristiano que les haga superar con fe y esperanza su dolor. Roguemos al Señor.

5.- Para que todos los cristianos nos hagamos presentes en medio del mundo y los hombres reconozcan en nuestras actitudes la fidelidad de Dios. Roguemos al Señor.

Escucha, Padre todopoderoso, nuestras oraciones y concédenos no tener nada por encima de tu Hijo, que revela al mundo el misterio de tu amor y la verdadera dignidad del hombre; cólmanos de tu Espíritu para que lo anunciemos a los hermanos con la fe y con las obras. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
MIRA Señor, los dones de tu Iglesia suplicante
y concede que sean recibidos
para crecimiento en santidad de los creyentes.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Sal 83, 4-5
Hasta el gorrión ha encontrado una casa; la golondrina, un nido donde colocar sus polluelos: tus altares, Señor del universo, Rey y Dios mío. Dichosos los que viven en tu casa, alabándote siempre.

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir estos dones,
te pedimos, Señor,
que aumente el fruto de nuestra salvación
con la participación frecuente en este sacramento.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
La paz de Dios,
que sobrepasa todo juicio,
custodie vuestros corazones y vuestros pensamientos
en el conocimiento y el amor de Dios
y de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Y la bendición de Dios todopoderoso
Padre, † Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre todos vosotros.
R./ Amén.