Oración de los fieles – Domingo XXVIII de Tiempo Ordinario

Te suplicamos Señor y te invocamos para que nos concedas la prudencia y sabiduría que vale más que el oro la salud y la belleza. Repetimos:

ENVÍANOS, SEÑOR, TU PRUDENCIA

1.-  Por el Papa, los obispos y sacerdotes para que llenos de la bondad del Señor, haga prósperas las obras de sus manos. OREMOS

2.- Por los gobernantes y dirigentes de las naciones, para que gobiernen a sus pueblos guiados por la sabiduría y prudencia que nos viene de lo alto. OREMOS

3.- Por todas las personas que no creen en Dios para que la palabra de Dios viva y eficaz, les penetre como espada de doble filo y les haga descubrir el mensaje de Cristo. OREMOS

4.- Por los enfermos, los necesitados, los que viven solos para que sus súplicas sean pronto atenidas por el Señor. OREMOS

5.- Por los jóvenes, para que fiados de la palabra de Jesús, estén dispuestos siempre a darse a Él por completo. OREMOS

6.- Por todos los que celebramos esta eucaristía, para que siendo los mandamientos nuestra luz y guía, no nos contentemos solo con ello y vivamos más atentos a las necesidades de los demás. OREMOS

Padre que tu sabiduría venga sobre nosotros, haz que adquiramos un corazón sensato y lleguemos un día ver la eternidad a tu lado. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


Padre, nos proponemos hoy “tenerte como luz” para desechar miedos y tinieblas que acobardan el corazón por eso nuestra plegaria es:

SEÑOR ILUMINA NUESTRA VIDA.

1.- Ilumina a tu Iglesia: al Papa, a los obispos, sacerdotes y todos los que trabajan en la propagación de la Buena Noticia, para que a través de ellos llegue tu luz al mundo. OREMOS

2.- Ilumina a los que andan confusos, los que no te encuentran, los que se alejaron, los que sufren crisis de fe, para que al superar esos momentos difíciles salgan con una mayor fe en Jesucristo. OREMOS

3.- Pon especialmente tu Luz en todos los hogares del mundo para limpiar de los corazones cualquier resquicio de falsedad y oscuridad. OREMOS

4.- Ilumina también a los que deben dirigir los pueblos de la tierra para que fomenten la paz y la armonía entre todos. OREMOS

5.- Que tu luz no deje nunca de acompañar a los que están enfermos, para que tu compañía les devuelva pronto la salud y retomen de nuevo la tarea de sembrar tu palabra. OREMOS

6.- Danos, Padre, personas capaces de responder a tu llamada y reflejen la Luz que tu nos mandas para guiar a tu pueblo hacia el encuentro con Cristo. OREMOS

Padre, pon tu luz en nuestros corazones, para que se lleve las tinieblas y hagamos de nuestra vida un continuo vivir junto a aquel que nos ha creado. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén