Liturgia – Santos Timoteo y Tito

SANTOS TIMOTEO y TITO, obispos, memoria obligatoria

Misa de la memoria (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias, Prefacio común o de la memoria.

Leccionario: Vol. IV para la 1ª lectura y vol. III-impar para el Evangelio

  • 2Tim 1, 1-8. Evoco el recuerdo de tu fe sincera.
  • Sal 95. Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.
  • Mc 3, 31-35. El que haga la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre.

Antífona de entrada          Sal 95, 3-4
Contad a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones; porque es grande el Señor y muy digno de alabanza.

Monición de entrada y acto penitencial
Ellos dos, junto con san Lucas, fueron los fieles colaboradores de san Pablo. Timoteo, educado por su madre judía, fue bautizado por Pablo y lo acompañó en sus viajes misionales hasta que fue designado obispo de Éfeso. Tito fue compañero de misión de Pablo desde el principio del apostolado de éste. Tuvo a su cargo la evangelización de la isla de Creta.

• Tú que nos envías a dar testimonio de ti por todo el mundo. Señor, ten piedad.
• Tú que nunca abandonas a tu Iglesia. Cristo, ten piedad.
• Tú que siempre estás a nuestro lado animándonos a seguirte. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH, Dios,
que hiciste brillar con virtudes apostólicas
a los santos Timoteo y Tito,
concédenos, por su intercesión,
que, viviendo en este mundo
con piedad y justicia,
merezcamos llegar a la patria celestial.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Reflexión

Celebramos hoy, un día después de la fiesta de la conversión de san Pablo, a dos de sus más excepcionales discípulos y de sus más estrechos colaboradores: los santos Timoteo y Tito. A ellos están dirigidas unas cartas –conocidos como cartas pastorales– que ofrecen directrices muy prácticas a fin de que, pastores y fieles, se mantengan en la unidad de la fe y de las buenas costumbres, en el seno de unas comunidades que apenas se iban estructurando…

A Timoteo se le menciona seis veces en los Hechos de los Apóstoles y san Pablo lo nombra en 17 ocasiones en sus cartas (además, de que aparece una vez en la Carta a los Hebreos). Por lo que se refiere a Tito, sabemos que era griego de nacimiento, es decir, pagano (Cfr. Gal 2, 3). En la carta que le dirige, el Apóstol lo elogia definiéndolo como «verdadero hijo según la fe común» (Tit 1, 4). Y en otra ocasión lo llama «compañero y colaborador» (2 Cor 8, 23), Ulteriores noticias lo presentan como obispo de Creta (Cfr. Tit 1, 5; 3, 12)…

De ambos hay que subrayar su ejemplar disponibilidad para asumir la tarea de representar a San Pablo incluso en situaciones muy difíciles. Ambos nos enseñan a servir al Evangelio con generosidad, sabiendo que esto puede implicar incluso grandes sacrificios al servicio de la Iglesia de Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos a Dios, Padre de todos los hombres, pidiéndole que sepamos cumplir siempre tu voluntad.

1.- Por los pastores de la Iglesia; para que Dios infunda en ellos la luz y la verdad que llevó a los santos Timoteo y Tito a dar testimonio de Jesucristo con ardiente celo apostólico. Roguemos al Señor.

2.- Por los jóvenes; para que estén dispuestos a entregar su vida en el ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor.

3.- Por los pueblos de la tierra; para que superen todo lo que les desune y promuevan todo cuanto les acerca. Roguemos al Señor.

4.- Por los que odian, por los resentidos y amargados; para que descubran que la felicidad se encuentra en el perdón. Roguemos al Señor.

5.- Por todos nosotros; para que cumplamos siempre la voluntad de Dios y sepamos perdonar como Dios mismo nos perdona. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, que nos tienes un lugar reservado en el seno de tu familia, guarda con amor a tu pueblo y concédele vivir siempre llevando a cabo tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, los dones de tu pueblo
ofrecidos en la festividad de tus santos Timoteo y Tito
y concédenos agradarte
con sincero corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Mc 16, 15; Mt 28, 20
Id al mundo entero y proclamad el Evangelio; yo estoy con vosotros todos los días, dice el Señor.

Oración después de la comunión
SEÑOR, Dios nuestro,
que los sacramentos que hemos recibido
alimenten en nosotros aquella fe
que nos enseñó la predicación apostólica
y conservaron celosamente los santos Timoteo y Tito.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Anuncio publicitario